Salte la navegación

Tag Archives: youtube

julio-de-la-rosa-11-02-13

Llevo casi 11 años viviendo en Madrid, el mismo tiempo que llevo escuchando a Julio de la Rosa. En el momento de mi llegada a España  nuestro artista en cuestión estaba disolviendo su grupo – El Hombre Burbuja- y comenzando su carrera Solista. El enganche fue inmediato, sus canciones tenian la dosis exacta de oscuridad, sarcasmo e ironía que yo necesitaba para sobrevivir en esta nueva ciudad.

Años después, exactamente en el 2006, una coincidencia marvillosa me permitió conocerlo y compartir unas cañas y parloteo musical. Publicaba su segundo disco solista y lo presentaba en la Fnac. En ese momento yo era el feliz poseedor de una de las primeras cámaras HDR pro que salian al mercado, el amigo @MusicaMaldita nos conectó y de ese material salieron dos videoclips muy guerrilleros que siguen dando vuelta por los youtubes.

Su obra creció sana y fuerte, cosechando criticas cada vez más generosas por sus trabajos y fans entregados concierto a concierto. Hace unos meses se publicó el enorme y maravilloso “Pequeños transtornos sin importancia” y el miércoles 10 de abril lo presentó en la Sala Sol de Madrid.

El concierto fue genial, yo no puedo decir otra cosa ya que soy muy fan de su obra, la banda es enorme, suena tan potente como en estudio y logra transmitir la inmensidad del disco en vivo sin quedarse cortos en ningún momento.

Pero lo que más disfrute fue ver el crecimiento del artista y de su público. Fue un placer ver a todo el mundo entregado a sus canciones, cada día más épicas y emocionantes. Y en estos tiempos tan carentes de emoción es sano, bueno y necesario que existan sujetos como Julio de la Rosa para poder seguir sintiendo que estamos vivos.

Les dejo los dos videos antes citados (la calidad es la máxima que dejaba subir Youtube en aquellos juveniles años) y su último video clip que es una puta maravilla (mi frase de cabecera)

El martes de la semana pasada tuve el placer de disfrutar de un concierto privado de Russian Red. El contexto no podía ser más idóneo, un jardín, muchos almohadones, velas y un armario de fondo para entregarse a las canciones de Lurditas. La naturaleza acústica de sus canciones se mezclaba con el aire bucólico de este oasis en el sofocante verano madrileño. La pequeña pero efectiva banda tiene muy lubricadas estas canciones y suenan de maravilla, realmente fue un concierto muy agradable.

Trina fue la marca responsable detrás de este evento, todo en el marco de su campaña de publicidad “Al Natural” donde bandas de diferentes estilos y públicos (Dover, El Pescao y Maldita Nerea completan el staff) hacen versiones despojadas de sus hits. Es interesante ver como algunas marcas empiezan a entender como acercarse a sus consumidores en estos nuevos tiempos que corren, como empiezan a identificar los canales (spotify, redes sociales) donde esta su target y se acercan a ellos de una manera menos intrusiva y muchísimo más efectiva.

Y para terminar, si no escucharon todavía el segundo disco de Russian Red “Fuenteventura” no pierdan más tiempo, prejuicios off y a disfrutar de tanto talento, que esta niña suena cada vez mejor.

Desde que el mundo es pop y la música un instrumento más de entretenimiento existieron productos de éxito efímero y pésima calidad, sin valor musical aparente, pero que se pegan más que las moscas a la mierda. Eso es lo que yo denomino anti música.

Antes solo eran radiables en época estival o a lo sumo las padecíamos una y otra vez en casamientos o discotecas cutres. Pero desde que el mundo es web y Youtube se convirtió en nuestra nueva ventana del horror, esta anti música esta presente todo el tiempo en nuestra vida, y nuestros amigos más morbosos se encargan de desperdigarla por el mundo. O mejor dicho, por nuestros mails, perfiles de Facebook o timeline de Twitter.

Y como uno se crió con lo bizarro no puede evitar escucharlas, y lo que es peor, disfrutar con estas bazofias deluxe. El morbo que provocan es como si te pusieras cachondo con una peli snuff. Un verdadero horror del que no se puede escapar.

Por este motivo aquí les presento mi top five de anti música, espero no lo disfruten tanto como yo.

Ayudame! – Anónimas

Un minuto con treinta y ocho segundos de dos hijas de una hiena. El culpable de que esta canción se convierta en un mantra en mi vida es @oli_n. El necesitaba compartir esta experiencia con el horror porque no podía con tanto peso sobre su conciencia. Cuando a la pequeña vaca rubia le ponen voz satánica me entra un miedo que solo se compara con ver la película El resplandor solo en un hotel vacío.

Nuevo Amanecer – La Tigresa del oriente

Una exaltación del optimismo a cargo de algo que no se como definir, lo único que tengo claro que no es ni animal ni vegetal. Un monstruo espantosamente voluptuoso canta al ritmo de un desesperante órgano una canción digna de iglesia evangelista. Lo mejor la parte es cuando se la dedica “a todos los pescadores de Perú y el mundo”… Será la famosa “sirena varada” de Bunbury?

La Tetita – Wendy Sulca

Un trauma en el mas amplio sentido. Una niña de ocho años con un agudo demoniaco dice que su madre la provoca cada vez que la ve con su tetita. El comienzo con los muñecotes y la base de “chiquitita” de Abba es un capítulo aparte, no se priven de este horror.

Torres Gemelas – Delfin Quishpe

Un clásico, creo que lo vi mas de 100 veces. Tiene detalles imperdibles como cuando señala a una de las víctimas del atentado como si fuera su chica. El link que estoy poniendo aquí lleva mas de 4 millones de visitas, es un clásico del tubo. Si alguno de Uds. se lo perdió esta es su oportunidad de disfrutar del espanto.

Watagatapitusberry – Blackpoint

Hay un antes y un después del día que mi amigo @ajpaniagua nos presento esta canción a @oli_n y a quien suscribe, creo que nos estuvimos riendo al menos 24 hs sin parar. Cuenta la leyenda urbana que el titulo de la canción sale del lenguaje callejero de Santo Domingo y que significa lo siguiente:

Wata=Leña Gata=Chica Pitus=Para tu Berry=Vagina

Lindo, no?