Salte la navegación

Tag Archives: Velvet Underground

Rock-Roll-072-Creedence-Clearwater-Revival

Cuenta la leyenda familiar que mi mamá me ponía Creedence Clearwater Revival de pequeño para que me durmiera plácidamente en mi cuna, parece que el efecto que eso causo en mi vida fue una adicción incontrolable a la música en general y a Rock & Roll en particular. Otro de los tantos motivos por el que le estaré agradecido a mi querida madre de por vida.


Pero ante todo seamos sinceros, Creedence Clearwater Revival es la banda menos cool del planeta, en mi país natal se asociaba a taxistas, colectiveros y camioneros, las chicas que bailaban al ritmo desenfrenado de sus melodías eran odiadas por sus amigas pero adoradas y deseadas por sus amigos, las canciones de esta banda eran de gran aceptación en los círculos mas obreros y marginales y su música era considerada rústica y sin demasiados matices. Pero si somos mas sinceros todavía no podemos negar que cuando empiezan a sonar los primeros acordes de maravillas como “Suzie Q” o “Green River” la patita se empieza a mover sola y no hay forma de que se quede quieta.


Tambien entendamos que estos muchachos surgen en un momento en que la música pop estaba empezando a volverse compleja, para la época de su primer trabajo ya sonaban bandas como Velvet Underground, The Doors o Jefferson Airplaine. De repente en ese contexto sonoro plagado de psicodelia aparecen estos cuatro peludos en sus camisas de leñador a marcarse el rock mas clásico y puro del mundo, y justamente en esa simpleza radica su éxito, no sobra ni falta nada, es solo rock & roll y no solo nos gusta, nos encanta.


Y este post surge como consecuencia de algo horrible, el lunes 13 de julio de 2009 lo recordaré como el día que me perdí de ver a John Fogerty en vivo. Lo peor del asunto es que amigos míos de orejas tan pulidas de rock como yo dijeron “presente” y solo con escuchar sus relatos del concierto lloro desconsolado abrazando la esperanza de que el maestro decida repetir próximamente por estas tierras.

Este post solo estará completo cuando mi amigo Mr. G escriba su comentario describiendo su visión de tan mítico concierto, yo mientras tanto seguiré orando a los dioses sagrados del rock que me concedan el deseo de poder ver en vivo a semejante pedazo de rock viviente.



Anuncios

La frase que da título a este post lógicamente tiene una historia detrás, me la espetó en la cara mi mujer hace muchos años. Con esta sentencia me hacia responsable de su estado emocional por haber roto con ella la primera vez que comenzamos nuestra relación, allá por los tiempos de nuestra mas tierna juventud. Lo notable del asunto es que yo lo sentía como un reconocimiento a la influencia que había causado durante ese breve período de relación en su gusto musical. Espero que por este comentario las mujeres que leen este blog no me consideren un cretino, a más de 20 años de este suceso seguimos juntos, así que tan malo no debo ser…
En el post que hice hace un tiempo sobre Cocteau Twins les contaba como la música gótica o dark de los años ’80 llegó a penetrar profundamente en la juventud argentina, bandas como The Cure, Bauhaus, Echo & The Bunnymen o Joy Divison marcaron a una generación con su sonido melancólico y oscuro.
Recuerdo la primera vez que escuche “Bela Lugosi is Dead” de los Bauhaus, era una cinta copiada que me paso mi amigo Fernando, allá por el año 1987. La canción era extremadamente tétrica, y para colmo de males esta versión era extendida, 9 minutos de calvario y opresión. Ideal para cualquier corazón adolescente con ganas de conflictuarse al pedo.

De todas las bandas que sonaban en aquella época mi favorita era (y sigue siendo) Echo & the Bunnymen, este grupo fue un nexo perfecto entre dos generaciones, ellos estaban influenciados por gente como Los Doors o la Velvet Underground, y a su vez sirvieron de influencia a bandas como Radiohead, Oasis, Blur o Coldplay. En lo personal creo que su importancia en la música inglesa es comparable a la de los Clash.

Pero la banda que mayor cantidad de fans cosecho por mis tierras fue The Cure, creo que durante la segunda mitad de los ’80 la mitad de la juventud Argentina escuchaba a Robert Smith y Compania. La otra mitad bailaba imitando a una gallina creyéndose Mick Jagger al ritmo de “Under my thumb” en la versión del mítico disco en vivo “Still Life”. debo reconocer que amo a los Rolling Stones pero esa versión me da ganas de vomitar.

Yo elegí rendirme inmediatamente a la tristeza de Los Cure, como la gran mayoría llegué a esta banda gracias al disco “The Head on the Door”, canciones como “In Between Days” o “Close o Me” son indelebles en la memoria de una generación. Mi favorita de este disco es la inmensa “A Night Like This”, insuperable.
Lo mejor del asunto fue cuando empecé a escuchar sus trabajos anteriores, discos como “The Top”, “Seventeen Seconds” o “Pornography”, eran obras impresionantes, todos diferentes entre si pero con la marca registrada de Mr. Smith. Canciones como “Play for Today”, “Shake Dog Shake” o la juvenil “10.15 Saturday Night” son de lo mejorcito que se hizo por aquellos años.
Su pico de popularidad mundial fue con Disco “Desintegration”, este trabajo es para mi el último de la banda, siguieron sacando discos, tocando en festivales y reciclándose mil veces, pero ya no era lo mismo, en lo personal siento que Robert Smith ya no podía mas con el personaje. Y lógicamente, yo tampoco.
Y ahora, unos cuantos años después, cuando estamos en casa viendo clips en VH1 y aparece alguna banda de las citadas en este post nos miramos a los ojos con mi mujer para vez cual de los dos es el primero en soltar la frase “por tu culpa me hice dark” y reír con mil recuerdos de juventud.