Salte la navegación

Tag Archives: Sui Generis

Hace unos días mi amigo dominicano Jaime (@tatalab para los twitteros que leen esto) me contaba sobre los primeros artistas argentinos de rock que escuchó, y me sorprendió mucho descubrir que eran artistas del rock de los ’70. Eso me recordó el prolífico y potentísimo rock de mi país por aquellos años.

(Re)escuchando la obra de varios artistas de ese período (re)descubrí con alegría el enorme nivel musical que existía en el panorama del rock en mi tierra. No creo que en ningún otro país de habla hispana podamos encontrar un sonido tan interesante y particular como el que se generaba en la Argentina de aquel entonces, arreglos súper complejos acompañados de letras plagadas de mística, denuncia y simbolismo que al día de hoy me siguen volando la peluca.

Bandas como Pescado Rabioso, Aquelarre, Almendra, Invisible, Sui Generis, Color Humano y  solistas como Raul Porchetto, León Gieco, Billy Bond, Moris, Pappo y muchos más crearon un universo sonoro maravilloso en años muy duros y complicados donde la realidad política no le dejaba demasiado espacio para la fantasía al ciudadano de a pie. Estos son solo algunos ejemplos del enorme talento musical de la época.

Los dejo con un playlist que es solo una pequeña muestra. Les recomiendo que, si les apetece, se tomen el trabajo de recorrer la obra de estos artistas, no creo que terminen defraudados.

Casi siempre que tienen que relacionar Argentina con algún personaje famoso hacen referencia a Maradona, el Che o Evita. Pero para muchos que nacimos entre los últimos años de los ‘60 y los primeros ‘80 nos sentimos más identificados con otro personaje, el enorme Charly Garcia.
Charly estuvo presente en casi toda mi vida. Un par de años después de mi nacimiento edita su primer disco con Sui Generis, y su último material lo registró el año pasado (Kill Gil aún no fue editado oficialmente pero se consigue fácilmente en la red) el bigotudo bicolor me acompaña desde hace 35 años aproximadamente.
Personalmente creo que su mejor etapa es la que comprende de 1978 a 1991. No creo que exista en el mundo un artista tan fructífero y creativo, tanto a nivel letras como a nivel musical. Empezando con “La Grasa de las Capitales” y llegando hasta “Filosofía barata y Zapatos de Goma” el tipo se encargó de regalarnos muchas de las mejores canciones del rock en español.
Si Charly hubiera nacido en USA o UK probablemente hubiera sido una estrella a la altura de Lennon, O quizás se hubiera conformado con parecerse a Todd Rundgren, un tremendo talento a las sombras del gran público. Me inclino mas por la primera opción.
Sin querer parecer exagerado creo que tiene más de 50 canciones geniales, a nivel mundial me sobran los dedos de una mano para poder decir esto de otros artistas.
Su arte logro traspasar las barreras de la dictadura logrando que su mensaje llegue directamente a la gente. Si están leyendo esto y no nacieron en Argentina la mejor manera para conocer más sobre los años oscuros de mi país se pueden enterar escuchando toda la obra de Seru Giran y sus dos primeros discos solistas: “Yendo de la Cama al living” y “Clics modernos”.
En cierta medida Charly es como David Bowie, siempre se adelantó a su época, nadie lo pudo imitar jamás. Fito Páez lo intentó durante años pero solo logró ser un triste esbozo. Hay muchos García, pero Charly hay uno solo.
La parte triste de esta historia comienza a partir del año 1992, nuestro genio particular se desbordó y su personaje paso de loco lindo a peligroso. No tanto para los demás (excepto para algún que otro asistente personal, periodista o su propio hijo) sino con su persona. Publicó discos caóticos y desbordados, “Say no More” o “El aguante” son una prueba clara (aún así contienen algunas canciones geniales), personalmente creo que se hincho las pelotas de todo, que pego la vuelta y se dijo a si mismo “no juego más”.
A partir de 2002 tuvo un breve y bonito renacer en los discos “Influencia” y “Rock and Roll Yo”. Creo que son sus dos últimas gemas. Estos discos tienen bastante del Charly que me acompaño durante mi juventud.
Días antes de venir a vivir a España presentó el disco Influencia en el estadio Luna Park, como era de esperar mi situación emocional no era la mejor (para variar) y temía que arruinara el concierto (1 de cada 3 se lo carga con sus brotes) pero muy por el contrario comenzó el show en paz y con una de mis canciones favoritas “desarma y sangra”, fue un bálsamo para mis emociones mezcladas de aquel momento.
También tuve la suerte de poder verlo actuar en Madrid. Hacia 17 años que no tocaba aquí y dio un concierto maravilloso, ver a 3 generaciones disfrutando de sus clásicos fue altamente gratificante.
La intención de este humilde post no es otra que rendir homenaje a uno de los artistas más importantes de mi vida, y si alguno de los lectores de este blog no conoce a Mr. García los invito a sumergirse en su arte, estoy seguro que no se arrepentirán.