Salte la navegación

Tag Archives: Smoke

Martín Manhattan

Una vez superado el Jetlag, el stress post vacacional y demás chorradas me dispongo a relatar los conciertos que pude disfrutar durante mis vacaciones en la gran manzana.

El primer encuentro musical importante que pude disfrutar fue en la Sala Smoke, en este club de jazz escuche en vivo por primera vez en mi vida a Brad Mehldau, uno de los mejores pianistas de jazz del actual panorama musical. Un set de hora y media donde demostró su capacidad interpretativa al máximo, este sujeto puede emocionar como pocos, en sus manos los standards cobran otra dimensión, el momento mas alto fue su interpretación de “Under My Skin”, desarmo la estructura de la canción en mil partes sin perder en ningún momento la emoción, un verdadero genio.

Al día siguiente cuando todavía me duraba la emoción de la noche anterior nos fuimos al Blue Note a escuchar a un artista que jamás pensé que podía ver en vivo y del que soy un gran fanático, me refiero al músico y poeta Gil Scott Heron. Tenía un poco de miedo ya que el amigo tiende a colgarse mucho con el spoken y poco con la música. Subió al escenario y después de 20 minutos de charla yo estaba empezando a ponerme un poco nervioso, pero en un momento se sentó al piano y empezó a endulzarnos los oídos con sus canciones, después de su primer canción llego la banda y a partir de ese momento sonó el funk mas compacto y tremendo que escuche en mucho tiempo, el momento mas alto (y más esperado por mi) fue una tremenda versión de “Pieces of a Man” que me dejo con los ojos llenos de lagrimas y con el corazón pletórico de felicidad.

Un par de días después el pop llego a nuestros oídos, en Governor island tocaban en una playa artificial los ochenteros B-52’s, el marco era el ideal para escuchar a estos viejos fiesteros del pop, desde el primer acorde comenzó una fiesta que lamentablemente se vio interrumpida a la mitad del concierto por una tormenta que nos obligo a ponernos a cubierto, pero antes de que esto suceda pudimos escuchar tremendas versiones de “Give Me Back My Man”, “Rock Lobster” y “Roam” , disfrute total y absoluto.

Y para cerrar los conciertos que mejor que con una española, un show gratuito en el Lincoln Centrer de la enorme Concha Buika. Acompañada de un piano, cajón y un repertorio cosmopolita logro una larga ovación de pie por parte de una audiencia que vibro con cada una de sus canciones. Mis momentos favoritos fueron “Jodida pero Contenta” y una increíble versión de “Volver,Volver”, pura emoción.

Esta fue mi primera recorrida musical por una ciudad repleta de arte, seguramente este blog se seguirá llenando de historias musicales de New York en un futuro cercano, a estar atentos.

navidad1

Yo formo parte de este grupo de gente que no soporta la navidad, en general no aguanto las fiestas que van atadas a fechas, creo que uno tiene que festejar con quien quiere y cuando le de la gana.
Pero la navidad tiene un par de bonus para convertirse en mi ágape mas detestado. La combinación de evento religioso con consumo comercial ya es un factor importante a tener en cuenta. Las reuniones forzadas de gente que no se soporta en general pero que al parecer en esas fechas el “espíritu navideño” los hermana junto al belén me parece el ejercicio de hipocresía más grande. La única ventaja que encuentro a esta situación es la sencilla excusa de beber hasta poder decirle en la cara las cuatro verdades que uno tiene reservadas para ellos.
Todos saben que soy un sujeto fiestero (y los que no me conocen les recomiendo una noche de sábado conmigo en Madrid) pero en estas fechas me marchito ante tanta imbecilidad generalizada. Lógicamente la edad profundiza este sentimiento y pronto me convertiré en el típico personaje nefasto de las películas de Macaulay Culkin; nada más que al final no cambio de actitud ante la gracia y simpatía del niño. Deprimo al protagonista con mis palabras y el se sumerge en el oscuro mundo de las drogas duras.
Que quede claro que cada uno puede hacer de su culo un pito, no obligo a nadie a que piense lo mismo, pero en estas fechas si uno tiene cara de ojete la gente tiende a tildarlo de ser horroroso. Les pido un favor, no insistan en hacerme felíz, en serio, no lo lograrán y lo más probable es que salgan heridos en el intento…
Lo bueno del asunto es que Dios nos cría y el viento nos amontona, conozco a varios que piensan como yo, gente que escapa (o al menos lo intenta) a la vorágine de estos días, e intenta sobrevivir entero hasta el 6 de enero donde concluye todo al fin. Ahí algunas almas perdidas volvemos a tomar las calles con naturalidad, caminar sin ser atropellado y disfrutar de nuestro espacio público sin tener que escuchar villancicos horrorosos.
Sepan que no es necesario alejar a vuestros niños de mi presencia, a ellos no pienso desilusionarlos, ni hablar de la falsedad de sus padres con respecto a algunos personajes, lo único que pido es que no me obliguen a parecer alegre durante este período,  cualquiera que me conoce sabe que puede brindar conmigo un 24 de diciembre o un 7 de febrero.

Felíz navidad para quien la desee. Los dejo con bonito cuento hecho canción.