Salte la navegación

Tag Archives: Rockdelux

Photo by: Rolling Stone España

Esta noche en Madrid pudimos disfrutar del primero de los tres conciertos de presentación del último disco de Nacho Vegas, La Zona Sucia.

Entendamos que Nacho ya no es ese chico taciturno que los críticos amaban y el público ignoraba, el chico triste de Gijón ahora suena en ipods de chicas que jamas leyeron la Rockdelux. El reconocimiento a tanto trabajo llegó y personalmente opino que se lo merece con creces.

La banda suena MUY potente, como este disco es más de teclados Abraham Boba destaca más que Xel Pereda. Uno de los inconvenientes de la noche fueron los problemas de sonido que no permitían un don de fluir sobre las canciones, pero cuando estas empezaban a sonar todo era sutil belleza melancólica y potencia sonora.

Tocó completo su último disco, repasó algunos de sus “hits” haciendo las delicias de los fans de la primera hora, apenas converso con el público. Quizás este es el concierto mas profesional que vi del asturiano, supongo que eso es bueno, tanto para el público como para la salud de nuestro interprete,  Nacho Vegas cala hondo en los corazones y uno siempre quiere más.

Si consiguen entradas (o ya las tienen) les aconsejo que no se pierdan la “Experiencia Vegas” No se arrepentirán.

Les dejo aquí mi playlist de Nacho, escuchar con las orejas limpias y el corazón abierto.

Cuando me vine a vivir a España logre darme un gusto de mi juventud, comprar la revista Rockdelux en su país de origen, Recuerdo que conseguí unos números en Buenos Aires allá por el año 1989 y comparada con nuestra humilde revista Pelo pertenecía a una dimensión paralela, tenia muchas mas páginas y estas estaban repletas de información, fotos y entrevistas, mas allá que la revista Pelo fuera muy importante en mi adolescencia la Rockdelux eran palabras mayores. Gracias a ella conocí a artistas como Gabinete Caligari o la Fura Dels Baus.
Uno de los primeros números que compre aquí, allá por el 2003 venia acompañado de un CD con los artistas españoles mas importantes de la escena alternativa, así fue como llegue al protagonista de este post, el señor Nacho Vegas.
Debo reconocer que la primera vez que lo escuche no me gusto para nada, me parecía un vulgar imitador de Dylan y pase completamente de el. A medida que pasaban los años veía (mejor dicho, leía) que la critica especializada hablaba maravillas de su obra. Entonces ahí (soy tan snob) me empezó a picar el bicho de la curiosidad.
Y fue un verano maravilloso cuando volvía de Galicia y Asturias que mi amigo Elías me dio un CD con todos sus discos y me hizo escuchar la canción “ella me confundió con otra persona”. A partir de ese momento ya no pude volver atrás, Nacho Vegas había entrado en mi vida.
Un par de meses después de este acontecimiento salió publicado el disco que grabo a dúo con Enrique Bunbury, este disco no conoce la estantería de cds de casa, siempre esta al lado del reproductor, lo escucho constantemente, nació para ser un clásico.
Vegas es un problema, una vez que entra en tu vida y uno entra en sus canciones no se puede hacer nada, no existe escapatoria, tiene unas letras absolutamente increíbles, la música que las acompaña no se queda atrás, sus historias son cortometrajes o cuentos perfectos y su voz que al principio me irritaba ahora me acompaña a diario, no podría dejar de escuchar a Nacho Vegas.
Pude disfrutar del artista en vivo en varias ocasiones, en acústico con Xel Pereda, con Cristina Rosenvinge y con su ultimo proyecto, Lucas 15 (ya publique un post al respecto) y estas actuaciones sirvieron para confirmar mi percepción de su obra.
Canciones como “El Hombre que Casi Conoció a Michi Panero”, “Ocho y Medio”, “El Cazador” o “Días Extraños” son solo un mínimo ejemplo del talento de este músico asturiano, después de mucho tiempo de trabajo su obra se esta empezando a reconocer de una manera mas masiva, que esto suceda es genial ya que sería un tremendo pecado que su arte fuera valorado solo por unos pocos.
Personalmente les recomiendo que no lo dejen escapar, que lo escuchen y se sumerjan en su oscuro mundo. Eso si, no me hago responsable de los efectos secundarios que provoca, ni de la capacidad adictiva que genera. Todos mis amigos que cayeron en la trampa pueden dar testimonio de lo que sucede después de escucharlo. Esta en vuestras manos animarse a este oscuro placer.