Salte la navegación

Tag Archives: Paris

2166946278_60ee071574_b

Photo by oli_n

El fin de semana pasado tuve la suerte de estar disfrutando de una de mis ciudades europeas favoritas. París es un lugar maravilloso del que nunca me voy a cansar. Me encanta perderme en sus calles, disfrutar de su arquitectura, su comida y sobretodo de su arte.

Debo reconocer que no soy un gran conocedor de la música francesa pero aquí los dejo con los 5 que más profundo me llegaron, espero los disfruten tanto como yo.

Rachid Taha

De origen argelino este muchacho se las trae con sus declaraciones sobre la segregación racial en francia, escucharlo hablar es tan interesante como escucharlo cantar, un sujeto que puede combinar trabajos arqueologicos sobre sus raices musicales con versiones de Los Clash de una manera tan demoledora que te pueden volar la peluca.

Serge Gainsbourg

El desfachatado más grande de la música popular francesa. Serge no solo era un artista en escena, era un provocador. Su versión de La Marseillaise le trajo más de un problema, y siempre nos va a quedar la duda si los jadeos que se escuchan de fondo en “Je t’aime… moi non plus”  son los que el le provoco realmente a Birgitte Bardot. Tiene muy buenos discos pero si tuviera que recomendar una cancion seria “Ballade de Melody Nelson”, un poco pedofila para los tiempos que corren pero realmente impresionante.

Benjamin Biolay

Este chico no es que sea la última coca cola en el desierto, pero saco hace unos años un disco llamado “Home” con Chiara Mastroianni (si la hija de Marcelo) que esta muy, pero que muy bien.

Boris Vian 

Y aquí mas que a un músico tenemos a un pensador. Debo reconocer que llegue a el por la sintonia del programa de humor Cha Cha Cha, allá por los primeros 90, hace poco Andy Chango editó un disco con versiones de sus canciones en “argentino”, una pequeña maravilla.

Jacques Brel

Este Director, actor y cantante de origen belga es el autor de una de las canciones más bonitas e inmensamente tristes que escuche en mi vida, “Ne me quite pas”. Es la suplica de un enamorado que no se da por vencido ni aun vencido, una verdadera maravilla. Brel tiene otras joyas impresionantes como “La chanson des vieux amants” o “Amsterdam”, este musico fue inspirador de mucha gente como David Bowie, Scott Walker o Neil Hannon de los Divine Comedy. los dejo con su lamento de enamorado… venga, lloren a corazón abierto.

Anuncios

La Velvet Underground es uno de los grupos mas importantes en mi vida, en lo personal hay un antes y un después en la música pop/rock a partir de ellos, ocupan en mi corazón y mis oídos el mismo lugar que Los Rolling Stones, Los Beatles, Los Doors, o Los Who.
Lou Reed y John Cale eran los protagonistas principales de la banda, sus carreras solistas demostraron lo enorme de su genialidad, pero el famoso disco de la bananita tiene otra protagonista fundamental y esa es Nico, el mito femenino mas bestia del rock junto a Janis Joplin.
Ya desde el título del primer disco de la velvet queda claro su lugar en la banda, cuenta la leyenda que Lou Reed no la soportaba y Andy Warhol (que ponía el nombre, o sea, la pasta) la impuso en la banda. No entra en mi cabeza que canciones como “Femme Fatale” o “All tomorrow parties” fueran interpretadas por otra voz. Ese inglés bestial y despojado de acento solo podía salir de la boca de este ángel alemán (o húngaro, no esta claro donde nació), esa voz seca, ausente y bestial es la indicada para esas letras y esa música.
Su belleza era tan particular como el timbre de su voz, su primer disco solista post Velvet Underground se llamo “Chelsea Girl” y en su momento no tuvo mucho reconocimiento, para mi es uno de sus mejores trabajos, contiene canciones bellísimas como “These Days” o “The Fairest of Seasons”( Wes Anderson uso estas dos canciones en su película “The Royal Tenembaums”), tuvo otros trabajos solistas muy interesantes como “The Marble Index”, “The End” y otro de mis discos favoritos “Camera Obscura”, un trabajo totalmente precursor para su época, lo mejor de este disco es una versión del clásico “My Funny Valentine” que puede partir el corazón mas duro en mil pedazos.
Lamentablemente Nico nos abandono en el año 1988, sufrió un derrame cerebral mientras paseaba en bicicleta en Ibiza, sus cenizas fueron sepultadas junto con las de su madre en una ceremonia íntima en la que sonaban sus canciones de fondo, una bella despedida.
Hace unos años editaron en CD un concierto grabado en el año 1972 en el teatro Bataclan de Paris donde se reunieron Lou Reed, John Cale y Nico 6 años después de la grabación del mítico álbum de la Velvet, este disco es una de mis joyas mas preciadas.
Los dejo con un fragmento de este concierto, espero que sea de vuestro agrado y sirva como presentación para aquellos que no conocían la obra de esta tremenda y fundamental artista.

Hay mucha gente en el mundo que logra mas reconocimiento por su obra fuera de su tierra que dentro de ella, casi siempre este hecho esta vinculado a que el artista en cuestión tiene tanto peso propio que no necesita de chauvinismos ni banderas para valerse en el mundo, solo con su arte le alcanza. Creo que dos de los mejores ejemplos de artistas con estas características que ofreció la Argentina son Jorge Luis Borges y Astor Piazzolla, y como este es básicamente un blog de música el maestro del bandoneón es nuestro tema en cuestión.

Personalmente llegue a Piazzolla por la banda de sonido de la película “Sur” de Pino Solanas, recuerdo que cuando se estreno el film mi corazón estaba mal de amores y el sonido del bandoneón lograba amplificar la angustia del amor hasta limites inimaginables. A partir de ese momento el maestro entro en mi vida. Lamentablemente un par de años después cayo enfermo y nunca tuve la oportunidad de verlo en vivo, pero dejo una obra tan genial e inmensa que me acompañara el resto de mi vida.

Ahora en Argentina se puede encontrar gran parte de su discografía en ediciones muy completas y con mucha información, pero esto se debe al efecto “for export” del tango y al aluvión de turistas post crisis que valoran lo que puertas adentro se bastardeo durante mucho tiempo, hace unos años no se encontraban mas que compilados mal armados en ediciones miserables y espantosas. Recuerdo que un melómano tan enfermo como yo me dijo, “si quieres buen material de Piazzolla lo vas a encontrar en Bélgica o Dinamarca, para ellos es Dios”.

En Argentina a Piazzolla no lo querían, los puristas del tango no aceptaban su renovación del género, lo mismo le paso al flamenco con Camarón y al jazz con Miles Davis, los genios renovadores nunca son reconocidos en su momento. La torpeza auditiva de sus contemporáneos es infinita.

Una vez que se ingresa al mundo Piazzolla es muy difícil poder salir de allí, su música no permite escapatoria alguna. Te abraza pero también te enerva, te excita y te alegra, todo esto al mismo tiempo, solo la música clásica o el jazz de genios como Monk, Davis o Coltrane lograron esto con mis emociones.

Para mi Buenos Aires suena a Piazzolla, solo con escucharlo puedo ver la calle Corrientes en blanco y negro, el obelisco y todo su universo, me remite a la fauna y flora de una ciudad nocturna y marginal, la que mas extraño porque ya no existe mas que en mis recuerdos.

El 2008 tuve la suerte de comenzarlo en Paris, por esos días mis emociones estaban un poco complicadas y mientras recorría la ciudad encontré en una tienda de discos un tesoro maravilloso, un box de 10 discos del maestro a 10 euros (a un euro por cada gema), fue el mejor regalo que la segunda ciudad del tango me podía hacer para comenzar este año que pintaba negro desde su génesis.

Recuerdo llegar al apartamento donde estábamos parando con mi mujer y poner una de las tantas versiones de Adios Nonino que traía esta cajita mágica, y que no pasaron dos minutos sin que empezáramos a llorar como niños con el corazón destrozado, con toda la angustia y la fuerza que dan el dolor y la nostalgia. Mas allá que derramábamos lagrimas personales lo que sentíamos era la música dentro de nuestro corazón, y toda esa emoción que no se puede contener, que si no sale para afuera te podes morir. Eso es Piazzolla, el músico mas increíble que pudo parir este mundo, y que por suerte para mi, nació en Mar del Plata.