Skip navigation

Tag Archives: Música

12853968365_a8af4806b9_o

Photo By Mario De La Renta

“Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña” Esta frase que escucharon tantísimas veces en su vida está muy en línea con nuestra propuesta inicial de Tupperdisc, nosotros llevamos la música en vinilo a donde la gente esta, y en algunos casos creamos el evento para que la gente venga. A un año del primer encuentro podemos decir orgullosos que el experimento funciona a las mil maravillas. Muchos fueron los momentos que compartimos en 2013 y muchos más los que se sucedan en este 2014.

Pero como conformarnos no es algo que se nos dé muy bien, le dimos una vuelta de tuerca más al asunto, y así surgió la idea de crear El Club del Vinilo de Tupperdisc.

La idea es muy sencilla, nosotros enviamos a nuestros seguidores una reseña de un disco seleccionado 15 días antes de su lanzamiento. A partir de ese momento quien quiera el disco en cuestión se pone en contacto con nosotros y lo enviamos el mismo día del lanzamiento para que lo reciba en la comodidad de su hogar, o lo pueda venir a buscar al evento Tupperdisc donde hagamos la presentación en sociedad del mismo. No podéis negar que lo ponemos sencillo.

Quien encargue el disco no solo recibirá la preciada joya, esta irá acompañada de algún regalo extra que iremos contando proximamente.

Empezaremos con una humilde lista de correo pero prometemos ir creciendo a medida que avance el año.

Y para los que quieran decir dentro de unos años “yo estuve ahí cuando empezaron” tenemos ya listo nuestro primer lanzamiento. El día 17 de marzo se publicó la edición vinilo de ’Holly’, el esperadísimo segundo trabajo del gran Nick Waterhouse.

Pueden hacer sus encargos a tupperdisc@gmail.com

Y los esperamos  a todos el día 20 de marzo en la fiesta Nick Waterhouse en Madklyn.

A no olvidarse que la gira del amigo Waterhouse por españa comienza el día 27 de este mes en Santiago de Compostela (Sala Capitol), continúa el 28 en Madrid (Copérnico) pasando por Valencia (La3 Club) el 29 para cerrar con gloria el día 30 en Barcelona (Music Hall). Demás está decir que tienen una enorme oportunidad para descubrir en vivo todo el talento de este enorme artista.

Pues lo dicho, empezamos esta segunda etapa con nervios y emoción. A petarle de discos la montaña a Mahoma.
Y recuerden #NoVinylNoLife.

Music_Vinyl_records_014636_

Hoy me llegaba a través de twitter (gracias @blutaski) la crítica de El País sobre el último trabajo de los Strokes, esta básicamente destroza la última obra de Julian Casablancas y CIA, y con razón, el disco es realmente miserable.

Esto me empujó hacia el blog y a escribir, de una buena vez por todas, mi razonamiento sobre el fracaso que sufren muchas bandas a partir de su tercer disco, mucho se ha escrito sobre este tema, pero mi ego puede seguir sufriendo injustamente si no vuelco de una buena vez por todas mi reflexión aqui.

Primer disco.

La mayoria de las bandas llegan a este después de al menos 5 años de escenarios menores, giras miserables, cuartos de hoteles piojosos (pero inspiradores) y mucho sufrimiento. Un productor de oído avesado descubre que ese sonido es lo que los coolhunters y trendsetters necesitan descubrir. El cantante/autor viene acumulando canciones desde su más tierna adolescencia que hablan de una infancia sin juguetes, el divorcio de los papis y alguna novia que lo abandonó (y ahora ella llora viendo a su ex en la tele).

El guitarrista ya descubrió que puede tocar sin mirar donde pone los dedos, y el batería y el bajista siguen haciendo lo suyo. Se publica el disco y es un bombazo, llega algo de dinero y todos son felices.

Segundo disco.

Después de un primer año de excesos narcóticos, giras decentes, habitaciones de hoteles 4 estrellas (más higiénicas pero con menos vida) grupies a rabiar y Levi’s regalándole la ropa, llega el momento de entrar al estudio a grabar el segundo (y esperado) disco de la banda.

Nuestro cantante/autor descubre que el año se le pasó volando y que entre tanta coca y tanta amante desquiciada no tuvo demasiado tiempo para componer… ¡No hay problema! Todavía quedan algunas canciones decentes que descartaron del primer disco, más un par contando la experiencia de este último año (suelen ser las más flojitas) y listo el pollo, a meterse otro tiro y a grabar, que esto esta chupao.

El guitarrista ya se siente hijo directo de Jimi Page, pasa de ser un muchacho tímido a una loca glamorosa que ya beso a más de una chica (y quizás tambien a algún chico) se compra una Fender Jaguar (más por como le queda puesta que por su sonido) y empieza a alargar sus solos unos minutos más, digamos unos 17 por canción.

Se publica el disco, recibe buenas críticas (no tan excelentes como su primera obra) y se plantea una gira internacional, salen en la portada de la Rolling Stone y todos felices.

El bajista y el batería siguen haciendo lo suyo.

Tercer disco.

Después de dos años de recorrer varios países en jet privado, habitaciones de hotel suntuosas y la mejor cocaína del planeta nuestro cantante/autor vive en una mansión/loft/Atico señorial en constante estado de fiesta, su entorno lo mantiene ajeno de la realidad y el camina en una nube de pedos constante, incapaz de quedarse solo ni un minuto (la paranoia es asi) nuestra estrella solo quiere que sus caprichos se hagan realidad, tiene una novia/modelo que solo esta con el por su dinero y por su camello (al que se tira a escondidas). Su mejor amigo es un bulldog francés.

El guitarrista ya se siente el padre de Jimi Hendrix, cansado de sus 45 guitarras ahora se entrega al sitar y al didgeridoo que lo hacen sentir más cerca de la madre tierra, tiene una sinfonía en su cabeza y la quiere grabar con la filarmónica de Londres. Solo viste túnicas y teciopelo.

El bajista intentó colar un tema y lo miraron con asco, el batería sigue haciendo lo suyo.

Y llego el momento de grabar lo obra consagratoria, el tercer disco. Ya no queda ni un tema de aquel primer cuaderno y la inspiración es muy difícil de encontrar cuando cagas en un vater de mármol de carrara, entonces se encierran en una macía la banda al completo (y el camello) a buscar la inspiración. Se meten setas, hablan con los animales y con Dios, gastan el triple del presupuesto programado y después de 9 meses publican su obra. un disco conceptual donde lo que importan no son los instrumentos sino sus silencios.

Esta suele diferenciarse completamente de sus dos trabajos anteriores, suele ser la”obra madura” para ellos y un regular/malo para la prensa, sus fans sienten que se alejaron de la senda y van en busca de ese “nuevo sonido” que los vuelva a divertir, la discográfica los abandona (por eso los contratos suelen ser de 3 discos) pero se queda con los derechos editoriales para seguir viviendo de sus “greatest hits” cada 5 años.

Nuestro cantante autor considera que la que falló fue su banda y que (después de pasar por rehab) llegó el momento de publicar su disco solista. Es un truño monumental.

El guitarrista se dedica a crear soundtracks de películas que no existen en el sótano de la casa de su madre, vive de las escasas regalías de sus discos.

El bajista y el bateria siguen haciendo lo suyo.

A partir del 1.34 lo mismo antes dicho, pero en 1 minuto de video (tanx @fatynap)

Guadalupe-Plata2

Hace unos cuantos meses, mi querido amigo Gonzalo (AKA @musicamaldita) me presentó a los Guadalupe Plata, y con su característica paz espiritual (años trabajando en este chiste llamado industria musical) me dijo “no seas bolú, escucha a estos pibes”. Yo asentí obedientemente y me entregué al maravilloso y ditorsionado sonido de los bluseros de Jaén como si no hubiera un mañana.

Realmente los chicuelos me resultaron simpáticos. Hacen blues en tiempos anodinos y su forma de tocar era muy respetuosa con la más pura tradición, pero con un matiz, el delicado acento flamenco que solo las almas (y orejas) sensibles logran percibir. La sensación que me quedaba era la de estar frente a una gema escondida reservada para el disfrute de unos pocos. Era blues, y eso nunca fue carne de radio fórmula, ni siquiera en el mercado indie que a todo aquel amigo de lo diferente lo mira con buenos ojos.

Pero las vueltas del destino (y de radio 3 entre otros pocos) hizo que estos muchachos pasaran a ser interesantes para las gafas de pasta, las camisas a cuadros y las barbas pobladas. Quizás sus geniales videoclips o su entidad como banda fueron los responsables de aportar valor (y hype) para enamorar al rebaño de la modernidad. A tanto llegó el asunto que las dos fechas de conciertos en la sala Sol de Madrid se convirtieron en Sold Out, un pequeño milagro en tiempos de crisis, favorecido por el cada vez más limitado aforo que establece nuestra querida amiga Ana, la de la Botella.

La cuestión es que nos encontramos dos musicólogos de la vieja escuela (o sea, cuarentones y gordos) una noche de viernes cualquiera a la espera de otro recital más… Que maravillosamente equivocados estábamos.

Lo que sucedió la noche del viernes 22 de febrero es un hito en nuestras vidas. Los Guadalupe Plata dieron un concierto memorable que quedará grabado en nuestra memoria para siempre. Mi sensación personal fue como ver a los Allman brothers mezclados con Pescado Rabioso y los Doors al mismo tiempo, un trip de blues sexual, animal e interminable. Estos muchachos crearon un mantra del que no se podía (ni se quería) escapar. Hacia mucho tiempo que no disfrutaba de un concierto como el que ofrecieron los Guadalupe Plata en Madrid. Blues en estado puro, sin artilugios, sin maquillaje.

Después de casi dos horas de música maravillosa la conclusión fue la una sola El blues son tres notas, pero por suerte son las tres que más me gustan.

Aqui una joyita para que entiendan de que va el asunto.

Después de llevar trabajando mas de un año en este mundo de la Web mi insoportable ego me obligo a comenzar un blog. Y aquí estamos.
Lo había intentado antes, cuando solo Internet era una parte nada fundamental de mi vida, un solo post sobre un básico top five y nada mas, no entendía, no me anime. No sabia.
Ahora vivo conectado a Internet mas de la mitad de mi día (modestamente) y mas allá de mi trabajo conocí un mundo interesante, genial y caótico. Eso si, básicamente extraño y lleno de confusión, esto hace que me sienta tan identificado que no pueda evitar estar enganchado.
El tema recurrente será la música. Todo el que me conoce sabe que no puedo vivir sin ella, y los que no lo irán descubriendo. Soy un músico frustrado y la única forma que encontré de neutralizar esa amargura es escuchando, investigando, descubriendo y casi siempre sobrevalorando artistas.
Lógicamente para mi generación la forma que tomo este arte se llamo rock, pero luego con los años llego algo de jazz y con la desilusión amorosa el tango. Pero en ambas áreas estoy en pañales, el tema que domino bastante es aquel que comenzó a mediados del siglo XX y que continua al día de hoy, algo marchito y comercial pero siempre presente.
Probablemente hablare mas del pasado que del futuro. No creo descubrir nada diciendo que el periodo mas fructífero se dio entre los años 60 y 70. Por otra parte hubo gente que durante los 80 y 90 lograron hacer cosas grandes, casi todo ellos consiguieron esto escapando a los solos de saxo y los sintetizadores.
Y probablemente esto sea mas que un blog porque la imagen también es otra parte fundamental de mi vida y trabajo en ella desde hace ya mas de 18 años. Pero no nos adelantemos y dejemos fluir el asunto, a ver que pasa.
Espero poder superar este primer post.

P.D. : todo parecido con Nick Hornby es real, obvio y lógico, a el esta dedicado este blog.