Skip navigation

Tag Archives: Lou Reed

©Evelina Sjöstedt.

Llevo ya casi 6 meses en esto del blog y cuando leo las estadísticas descubro que mi post mas visto es “Esta bueno sentirse triste”. Esto me confirma la idea que es mucho mas interesante aquello que tiene que ver con la congoja que las historias positivas, entonces pienso que no hay nada mejor que echar un poco mas de leña al fuego.
Yo tiendo a estar deprimido, y no vivo esto como una virtud sino como algo cercano al fracaso, mi voluntad para creer en el cambio o que el mundo va para mejor es nula, esto genera una necesidad de anestesia en forma de canción que me lleve a ese estado melancólico que justifique mi falta de fe, pongo a vuestra disposición un breve listado muy útil para este tipo de casos :

“She” Gram Parsons

“God Give Me The Strengh” Elvis Costello Burt Bacharach

“Perfect Day” Lou Reed

“Everybody’s Gonna Learn Sometines” versión Beck

“Time Alter Time” versión Eva Cassidy

“Simple Twist of Fate” Bob Dylan versión Jeff Tweedy

“Down River” David Ackles

“The first Day Of My Life” Bright Eyes (el video al final del post)

Estas solo forman parte de un pequeño muestrario de historias depresivas devenidas en canciones que pueden llevarles el alma al piso. Yo personalmente creo que hay que llegar a tocar fondo y recién ahí intentar coger fuerzas para volver a la superficie, y como corresponde en estos casos, la banda de sonido que acompaña el descenso tiene que ser acorde a la situación.
Obviamente sabemos que en la melancolía tiene un tremendo encanto y uno tiende a acomodarse y sentirse muy a gustito acompañado de canciones que justifican nuestra falta de fe en un futuro mejor, pero la parálisis no es un buen lugar para quedarse, hay que intentar salir y mejorar el panorama.
Pero mientras el desconsuelo este omnipresente y la tristeza sea nuestra mejor aliada, no hay nada mejor que ayudarla en su trabajo de destrozarnos el corazón regalándonos canciones que nos hagan brotar las lagrimas, nos obliguen a vestir de negro y a pasear por las calles como un perro abandonado. Un estado morbosamente ideal.

Después de una agitada semana laboral volvemos a estas páginas con mas energía, y esta vez nuestro temerario amigo eligió como tema central de su update la feria de vinilos que se esta realizando estos días en Madrid.

Aquí hace un breve repaso de sus últimas adquisiciones vinilisticas, comenzando con The Doobie Brothers y su ya clásico “What Were Once Vices Are Now Habits“.

Continúa el recorrido con la banda irlandesa U2 y considera que “The Unforgettable Fire” es el mejor trabajo, También nos acerca “Nebraska” de Bruce Springsteen, sigue con Echo & The Bunnymen y nos presenta “Ocean Rain” .

Y para cerrar este episodio dos joyitas de la música, primero el “Abraxas” de Carlos Santana y para terminar nada mejor que Lou Reed y su trabajo mas oscuro “Berlín“.

Por otra parte, nos recomienda el blog “Brevedades de una Morsa a la Deriva” y desafía al autor a un encuentro musical a cara cubierta.

Espero que disfruten de esta dosis de arte y nos vemos pronto.

La Velvet Underground es uno de los grupos mas importantes en mi vida, en lo personal hay un antes y un después en la música pop/rock a partir de ellos, ocupan en mi corazón y mis oídos el mismo lugar que Los Rolling Stones, Los Beatles, Los Doors, o Los Who.
Lou Reed y John Cale eran los protagonistas principales de la banda, sus carreras solistas demostraron lo enorme de su genialidad, pero el famoso disco de la bananita tiene otra protagonista fundamental y esa es Nico, el mito femenino mas bestia del rock junto a Janis Joplin.
Ya desde el título del primer disco de la velvet queda claro su lugar en la banda, cuenta la leyenda que Lou Reed no la soportaba y Andy Warhol (que ponía el nombre, o sea, la pasta) la impuso en la banda. No entra en mi cabeza que canciones como “Femme Fatale” o “All tomorrow parties” fueran interpretadas por otra voz. Ese inglés bestial y despojado de acento solo podía salir de la boca de este ángel alemán (o húngaro, no esta claro donde nació), esa voz seca, ausente y bestial es la indicada para esas letras y esa música.
Su belleza era tan particular como el timbre de su voz, su primer disco solista post Velvet Underground se llamo “Chelsea Girl” y en su momento no tuvo mucho reconocimiento, para mi es uno de sus mejores trabajos, contiene canciones bellísimas como “These Days” o “The Fairest of Seasons”( Wes Anderson uso estas dos canciones en su película “The Royal Tenembaums”), tuvo otros trabajos solistas muy interesantes como “The Marble Index”, “The End” y otro de mis discos favoritos “Camera Obscura”, un trabajo totalmente precursor para su época, lo mejor de este disco es una versión del clásico “My Funny Valentine” que puede partir el corazón mas duro en mil pedazos.
Lamentablemente Nico nos abandono en el año 1988, sufrió un derrame cerebral mientras paseaba en bicicleta en Ibiza, sus cenizas fueron sepultadas junto con las de su madre en una ceremonia íntima en la que sonaban sus canciones de fondo, una bella despedida.
Hace unos años editaron en CD un concierto grabado en el año 1972 en el teatro Bataclan de Paris donde se reunieron Lou Reed, John Cale y Nico 6 años después de la grabación del mítico álbum de la Velvet, este disco es una de mis joyas mas preciadas.
Los dejo con un fragmento de este concierto, espero que sea de vuestro agrado y sirva como presentación para aquellos que no conocían la obra de esta tremenda y fundamental artista.

vinilo.gif Hay canciones que nacieron para ser increíbles y perdurar en la memoria colectiva de la gente, hay otras que son buenas pero menores y solo duran una temporada, luego la cultura retro o alguna película hollywoodense de mal guión las rescata para mejorar sus historias infumables. También exíste gente como Spagna, pero realmente eso a nosotros no nos importa.
Y muchas veces tanto unas como otras ocupan un lugar muy especial en nuestro corazón por el momento en el que fueron escuchadas, El impacto que puede tener la circunstancia, la locación o el puto destino hace que las canciones se vuelvan parte nuestra para el resto de nuestras vidas.

Aqui van algunos de mis momentos fundamentales: espero despertar el ejercicio de la memoria musical en Uds.

Saliendo de ciudad universitaria mi chica en aquel momento me calza los walkman y empiezan a sonar los acordes de “When the streets have no name” de los U2, momento único y sublime.

Recién llegado de un curro agobiante, un febrero horrible hipnotizándome a oscuras en mi cuarto con el disco “Songs for Drella” de Lou Reed y John Cale.

En mi cumpleaños numero 11 escuchando “todas las hojas son del viento” del disco Artaud de Pescado Rabioso, ese tipo de regalos no se le hacen a un niño, lo marcan a fuego el resto de su vida.

En un juvenil “asalto” (peculiar manera de llamar a una fiesta adolescente en Baires) bailar muy pegado a una niña “canción de 2×3” de Charly Garcia y a partir de ese momento enamorarme de ambas.

Think for a minute” de Housemartins una madrugada de febrero contemplando Nuñez desde un balcon a corazón abierto.

Moonlight Drive” de The Doors, versión en vivo de “Alive she cried” sonando en la radio una madrugada de mis 19 años… hay un antes y un después de ese momento.

“Secret Garden” de Bruce Springsteen el 30 de abril de 1998. un “sí, quiero” que continua 10 años depués.

Imagino que ustedes deben tener montones de situaciones similares a esta, solo son ejemplos de lo que la música puede influir en nuestras vidas.