Salte la navegación

Tag Archives: Lenny Kravitz

En la música hay personajes que trascienden el arte a través de la polémica, gente que es considerada grande por algunos y miserable por otros. En el mundo anglo el personaje ideal para describir este efecto sería Prince, algunas personas lo consideran un genio absoluto y otros no lo pueden soportar, en el mundo hispano creo que un buen ejemplo es el protagonista de este post, el señor Enrique Bunbury.
Hace unos días fui a mi primer concierto del Aragonés y me confirmo lo que ya sabía. Es un artista enorme de pies a cabeza. Realmente brindó un espectáculo absolutamente genial y rebosante de arte, talento y magia, y les puedo asegurar que estas características no abundan últimamente por estos pagos.
La excusa fue la presentación de su último trabajo “Helville de Luxe”. Un disco excedido, exagerado pero absolutamente genial y necesario. La ocasión fue perfecta para disfrutar de versiones renovadas de clásicos de su repertorio como “Infinito”, “El Extranjero”, “Canto (el mismo dolor)” o “El Rescate”, todas tan grandilocuentes como su persona en escena.

Si tuviera que encontrar una vara con que medir su personaje en las tablas solo sería comparable con dos iconos de la cultura española, Rocío Jurado o Raphael (Bunbury compuso para el la canción “Desmejorado”) inmensos, talentosos y populares al mismo tiempo.
Y mucho de todo esto que a mi me fascina es lo que desata criticas y mofas en torno a su persona, personalmente considero que un artista es un ser integral, y que por sobre todas las cosas se alimenta de su personaje (ejemplos claros  de esto son genios como Woody Allen o Peter Sellers).
El escándalo que acompaño el lanzamiento de su último trabajo tuvo que ver con el plagio, y para hacer honor a la verdad los fundamentos en los que se basaron me resultan al menos pobres. Llevamos años escuchando a replicantes como Lenny Kravitz o Jamiroquai y nadie se queja, y ellos se “inspiraron” de los grandes de una forma obscena, pero Bunbury convierte en canción citas de poetas y todo el mundo se tira encima de el. Pero si el rock siempre manoteo del mundo de la prosa y la poesía!!! Yo no considero que eso sea malo, es simplemente dejarse influenciar por el talento ajeno para que surja el propio. Si no fuera por el rock yo jamás hubiera conocido a maestros como Camus, Kerouac o Bukowski.
Mas allá de polémicas domesticas el sujeto controla mucho el ritmo emocional de un concierto, todo esta ultra medido, empezando en las luces, pasando por su vestuario y acabando en las calaveras de su micro, es todo actitud y sabemos que este es uno de los pilares principales que sostiene esta maquinaria  negocio/artística llamada rock’n’roll.
Y nos encanta, y disfrutamos, y nos sentimos bien tratados y eso a mi me alcanza, no busco mas en un concierto, letras que me den consuelo, justifiquen mis actos y me aporten una sonrisa o una lágrima si es necesario, y después de mas de mil conciertos en mi vida gente como Bunbury lo sigue consiguiendo.
Bravo por el, y gracias a conciertos como este sigo apostando por el rock’n’roll.