Skip navigation

Tag Archives: Jimi Hendrix

Music_Vinyl_records_014636_

Hoy me llegaba a través de twitter (gracias @blutaski) la crítica de El País sobre el último trabajo de los Strokes, esta básicamente destroza la última obra de Julian Casablancas y CIA, y con razón, el disco es realmente miserable.

Esto me empujó hacia el blog y a escribir, de una buena vez por todas, mi razonamiento sobre el fracaso que sufren muchas bandas a partir de su tercer disco, mucho se ha escrito sobre este tema, pero mi ego puede seguir sufriendo injustamente si no vuelco de una buena vez por todas mi reflexión aqui.

Primer disco.

La mayoria de las bandas llegan a este después de al menos 5 años de escenarios menores, giras miserables, cuartos de hoteles piojosos (pero inspiradores) y mucho sufrimiento. Un productor de oído avesado descubre que ese sonido es lo que los coolhunters y trendsetters necesitan descubrir. El cantante/autor viene acumulando canciones desde su más tierna adolescencia que hablan de una infancia sin juguetes, el divorcio de los papis y alguna novia que lo abandonó (y ahora ella llora viendo a su ex en la tele).

El guitarrista ya descubrió que puede tocar sin mirar donde pone los dedos, y el batería y el bajista siguen haciendo lo suyo. Se publica el disco y es un bombazo, llega algo de dinero y todos son felices.

Segundo disco.

Después de un primer año de excesos narcóticos, giras decentes, habitaciones de hoteles 4 estrellas (más higiénicas pero con menos vida) grupies a rabiar y Levi’s regalándole la ropa, llega el momento de entrar al estudio a grabar el segundo (y esperado) disco de la banda.

Nuestro cantante/autor descubre que el año se le pasó volando y que entre tanta coca y tanta amante desquiciada no tuvo demasiado tiempo para componer… ¡No hay problema! Todavía quedan algunas canciones decentes que descartaron del primer disco, más un par contando la experiencia de este último año (suelen ser las más flojitas) y listo el pollo, a meterse otro tiro y a grabar, que esto esta chupao.

El guitarrista ya se siente hijo directo de Jimi Page, pasa de ser un muchacho tímido a una loca glamorosa que ya beso a más de una chica (y quizás tambien a algún chico) se compra una Fender Jaguar (más por como le queda puesta que por su sonido) y empieza a alargar sus solos unos minutos más, digamos unos 17 por canción.

Se publica el disco, recibe buenas críticas (no tan excelentes como su primera obra) y se plantea una gira internacional, salen en la portada de la Rolling Stone y todos felices.

El bajista y el batería siguen haciendo lo suyo.

Tercer disco.

Después de dos años de recorrer varios países en jet privado, habitaciones de hotel suntuosas y la mejor cocaína del planeta nuestro cantante/autor vive en una mansión/loft/Atico señorial en constante estado de fiesta, su entorno lo mantiene ajeno de la realidad y el camina en una nube de pedos constante, incapaz de quedarse solo ni un minuto (la paranoia es asi) nuestra estrella solo quiere que sus caprichos se hagan realidad, tiene una novia/modelo que solo esta con el por su dinero y por su camello (al que se tira a escondidas). Su mejor amigo es un bulldog francés.

El guitarrista ya se siente el padre de Jimi Hendrix, cansado de sus 45 guitarras ahora se entrega al sitar y al didgeridoo que lo hacen sentir más cerca de la madre tierra, tiene una sinfonía en su cabeza y la quiere grabar con la filarmónica de Londres. Solo viste túnicas y teciopelo.

El bajista intentó colar un tema y lo miraron con asco, el batería sigue haciendo lo suyo.

Y llego el momento de grabar lo obra consagratoria, el tercer disco. Ya no queda ni un tema de aquel primer cuaderno y la inspiración es muy difícil de encontrar cuando cagas en un vater de mármol de carrara, entonces se encierran en una macía la banda al completo (y el camello) a buscar la inspiración. Se meten setas, hablan con los animales y con Dios, gastan el triple del presupuesto programado y después de 9 meses publican su obra. un disco conceptual donde lo que importan no son los instrumentos sino sus silencios.

Esta suele diferenciarse completamente de sus dos trabajos anteriores, suele ser la”obra madura” para ellos y un regular/malo para la prensa, sus fans sienten que se alejaron de la senda y van en busca de ese “nuevo sonido” que los vuelva a divertir, la discográfica los abandona (por eso los contratos suelen ser de 3 discos) pero se queda con los derechos editoriales para seguir viviendo de sus “greatest hits” cada 5 años.

Nuestro cantante autor considera que la que falló fue su banda y que (después de pasar por rehab) llegó el momento de publicar su disco solista. Es un truño monumental.

El guitarrista se dedica a crear soundtracks de películas que no existen en el sótano de la casa de su madre, vive de las escasas regalías de sus discos.

El bajista y el bateria siguen haciendo lo suyo.

A partir del 1.34 lo mismo antes dicho, pero en 1 minuto de video (tanx @fatynap)

Anuncios

El post de hoy se trata exclusivamente de un top 5 de covers, espero sean de vuestro agrado y también espero vuestras listas, Abrazo a todos.

5. Legião Urbana – on the way home/rise

Solamente un maestro como Renato Russo y sus Legião Urbana podían combinar a Neil Young con los PIL y para colmo de males… en acústico!!! Una belleza.

4. Hurt –  Johnny Cash

Un clásico moderno en la voz de un clásico eterno, el lamento de Trent Reznor cobra otra dimensión cuando el hombre de negro canta esos versos, nunca voy a estar lo suficientemente agradecido con Rick Rubin por ser el productor que recupero del olvido a uno de los músicos más grandes del siglo 20. El video es increíble.

3. Wild Horses  – Flying Buritto Brothers

Aquí Gram Parsons y sus secuaces se adueñan del clásico de los Rolling Stones y lo hacen tan propio que ya no sabemos a quien pertenece la canción, espero que la disfruten tanto como yo.

2. Hey Joe – Willy de Ville

Jimi Hendrix en plan mariachi y que suene bien? solo fue posible gracias al gran maestro De Ville, lo perdimos este año, pase por la puerta del hospital donde murió en NY y se me piantó un lagrimón recordando los buenos momentos que me hizo pasar con sus canciones, el rinde homenaje al gran Jimi y yo le rindo a el mi humilde recuerdo.

1. Hallelujah – Jeff Buckley

Las bellas oraciones de Leonard Cohen en la voz de un ángel como Jeff Buckey deberían ser de escucha obligatoria para toda la humanidad, John Cale tiene otra gran versión de este tema, pero Jeff me puede y me arranca lágrimas con tanta facilidad que merece ser mi favorito.

212910703_3001a3fa2f1

Photo by Bacteriano

Los libros, los discos y el cine son mis formas favoritas de consumir arte, a los primeros va dedicado este post.

De niño ya disfrutaba de la lectura, las novelas de Emilio Salgari o Julio Verne fueron mi primer acercamiento a la palabra escrita, pero el enganche total empezó aproximadamente a los 18 años, y como no podía ser de otra manera en mi vida la música tuvo mucho que ver con el material a elegir. Si tuviera que situar la primera vez que un libro llegó a mi vida gracias a las canciones este sería “El extranjero” de Albert Camus. El motivo del acercamiento fue la letra de la canción “Killing An Arab” de The Cure, me lo presto mi amigo Fernando y lo leí de un tirón en una noche, se puede decir sin lugar a dudas que entre en el mundo del existencialismo gracias a Robert Smith.

Pero no puedo negar que la mayor influencia en mi vida literaria fue Jim Morrison, gracias a el llegue a Kerouac, Burroughs, Celine, Blake, Rimbaud, Stendhal y Ginsberg, la generación beatnik y los poetas clásicos se presentaban ante mi gracias al Rey lagarto, nunca voy a terminar de estar agradecido por abrir ante mi las puertas de la percepción y de la obra de estos maestros de la literatura.

Los músicos argentinos también aportaron su granito de arena, llegué a Artaud por Spinetta y a Bukowski por Fito Páez, “Polaroid de Locura Ordinaria” es el bello homenaje que le dedicó Fito al mas entrañable de los escritores vagabundos de este mundo.

También se da el caso inverso, Auster, Houellebecq, Hornby o Thompson son para mi como escritores rockeros, cada uno con su estilo pero todos elevando mi espíritu de la tierra gracias a sus palabras. Descubrir sus libros es para mi comparable a la primera escucha de un disco de Jimi Hendrix o Led Zeppelin, una sensación maravillosa e insuperable.

Si no conocen a alguno de los autores mencionados en este post se los recomiendo a corazón abierto, sus vidas no serán las mismas después de leerlos.

prince-1.jpg Hace unos días les contaba como a mis 14 años conocí a James Brown y la influencia que este causo en mi vida, aproximadamente un año después de dicho suceso, una noche cualquiera escuchando el programa de radio “submarino amarillo” llego a mi vida un músico que me enseño a meterme los prejuicios en el culo, pero que a su vez solo puedes amarlo u odiarlo, la canción con la que apareció en mi vida se llama “Lets go Crazy” y su autor e interprete no es otro que el impresionante Prince.
Recuerdo que ya era tarde y mi madre empezó a gritarme por el volúmen al que estaba escuchando la canción, yo estaba flipando frente a la radio sin poder creer lo que estaba sonando, era una canción increíble, como si Jimi Hendrix se hubiera metido en otro cuerpo, el punteo final de guitarra era infernal, a partir de ese momento tenía que saber quien era ese monstruo.
Recuerdo la primera vez que vi una imagen suya, sentí vergüenza. Entendamos que los adolescentes tienden a sufrir prejuicios lógicos de la etapa por la que están pasando, pero eso era demasiado, el aspecto andrógino de este tipo molestaba mas que el de Boy George, ni hablar cuando me empecé a enterar de lo que decían sus letras, el tipo era sexualmente explicito, entendamos que es el único lenguaje que puede acompañar semejantes canciones.
Desde el ‘82 al ‘94 aproximadamente fue una factoría de canciones imparable, una mejor que la otra, músicos de todos los estilos lo veneran y lo consideran un genio, negar el talento y el valor artístico de su obra sería un poco ridículo.
El tipo nunca dejo de editar discos, se pelea con las discográficas, se cambia el nombre, hace películas infumables y ultra horteras. Todas extravagancias que solo sirven para mantener vivo su mito y su permanencia en el mundo de la música pop, que tanto necesita de este tipo de payasadas para seguir funcionando.
El año pasado fui a pasar mi cumpleaños a Londres y tuve la oportunidad de verlo en vivo. Fue uno de los shows mas increíbles de mi vida, tocó mas de dos horas y media y repaso casi toda su carrera, yo no podía creer lo que estaba viendo, el tipo me confirmo en vivo que todos estos años de fidelidad con su obra no fueron en vano.
Prince para mi es tan importante como los Beatles, quizás no marco a una generación (entendamos que su éxito comenzó en los 80) pero sus melodías, su forma de cantar y tocar la guitarra no son de este mundo. Aquí los dejo con el video de la canción que cito al principio del post, ya es un clásico, y si extrañamente alguno de Uds. no la conoce les sugiero que se entreguen al placer del mundo Prince, no los defraudará.

27_club_poster.jpgSolamente en el rock puede darse algo tan morboso como el 27 club, a esta entidad pertenecen Jimi Hendrix, Kurt Cobain, Brian jones, Janis Joplin y Jim Morrison, todos estrellas de rock que murieron a esa edad.
En un post anterior de este blog, mi querido amigo Morsa a la Deriva comentaba lo siguiente: “Yo estoy de acuerdo en que muchos artistas tienen el don de trasformar su dolor en energía creativa. Sin embargo, es importante que dejemos claro que si bien muchos talentosos han sido desgraciados, la desgracia no garantiza el éxito.” Yo estoy completamente de acuerdo con este comentario, no por ser un joven depresivo guitarrista te llegará un contrato discográfico caído del cielo, quizás y solo quizás, esto sucederá si tienes una pizca del talento de Nick Drake o Kurt Cobain.
Hay algunas situaciones que el rock supo reflejar de manera muy simpática, los divorcios, los nacimientos y los amores sanadores.
Sabemos que muchos clásicos surgieron de divorcios, Blood on the tracks de Bob Dylan, Sea Change de Beck son claros ejemplos de discos que reflejaron la pena del artista de una manera maravillosa, los de resurrecciones amorosas no suelen correr con la misma suerte, tienden a ser blandos y demasiado ñoños para el gusto de los fans que suelen dar la espalda al artista cuando esta enamorado… Celos quizás?
Y los de nacimientos siempre tienden a ser grandes relatos del descubrimiento de la vida, la belleza, la pureza y demás cuestiones. De este tipo de trabajos rescato el demente disco electrónico que grabo el cantante de Café Tacuba junto con su mujer bajo el nombre de Sizu Yantra, unas nanas muy tecno acompañadas de unos dibujos Animados muy simpáticos que imagino serán las delicias de ese niño.
Lo terrible es cuando el disco es la prueba viva de que el artista esta fatal y tiene pensado pasarse al otro barrio. El Pink Moon de Nick Drake o el ultimo de Elliot Smith (no se lo querían editar, se suicido y , oh sorpresa, se publicó!) la sensación de impotencia ante tanto dolor convierte a esas canciones en clásicos culposos, que nos atormentan de la misma manera que nos dan placer.
Para cerrar me gustaría citar a Hernan Casciari cuando cuenta que la hermana de Astor Piazzolla se quejo que su hermano no mando ni siquiera flores al velatorio de su padre. al igual que Hernán creo que hizo algo un poco mas interesante, se encerró en su hotel de Nueva York durante 2 días y al salir tenia compuesta una bonita pagina musical llamada Adiós Nonino, que considero humildemente que es un poco mas sentida que un ramo de rosas.