Skip navigation

Tag Archives: James Brown

Spinal-Tap-this-is-spinal-tap-27913347-460-276

Mi regalo de fin de año para todos Uds. es esta lista. Algunas de las películas aqui citadas ayudan a superar la comilona bestial de noche vieja o para recuperarse apaciblemente de la tremenda resaca del dia 1, conocido internacionalmente como el “Día mundial del alka seltzer”

Feliz año para todos.

10. Quadrophenia

Porque esta y no Tommy? Las dos me parecen maravillosas obras de arte de los Who, pero con esta tengo especial debilidad. Las Lambrettas y Vespas customizadas, el vestuario, la historia, la batalla en Brighton y muchas cosas más. Una maravilla de peli que nos demuestra que The Who y los chaquetones verdes no pasarán nunca de moda.

9. Almost Famous

Esta peli es como el sueño de pibe perfecto. Tienes 15 años en los setentas, te conviertes en reportero de la Rolling Stone y te vas de gira con una banda de rock y sus groupies, aunque parezca una ficción perfecta esta basada en la vida del director Cameron Crowe.

Notable elenco, me gusta destacar a Phillip Seymour Hoffman en el papel de Lester Bangs, y un breve pero genial Hunter Thompson interpretado por Rainn Wilson (antes de ser famoso por su personaje de Dwight en The Office)

8. The Doors

Oliver Stone retrata como nadie el ascenso y la caída de Jim Morrison, en mi etapa de fanatismo total llegué a ver esta película más de 15 veces en el cine (ni cuento las posteriores). Val Kilmer nació para hacer del Rey Lagarto, es para mi su mejor papel ever. Una gran pelicula con una espectacular banda sonora.

7. Singles

Volvemos a Cameron Crowe, esta es una comedia romántica que cuenta las aventuras y desventuras de un grupo de solteros en los ’90, pero más precisamente en Seattle durante el nacimiento del movimiento grunge. Su soundtrack esta en mi top 5 de los mejores del cine, es genial ver actuar a Eddie Vedder o Chris Cornell, seguro que tu novia no se va a quejar si eliges ver esta.

6. The Blues Brothers

Un Joven John Landis intenta controlar a un elenco de salvajes y lo logra con un sobresaliente. La pelicula donde más patrullas de policía ví chocar en mi vida. Graciosa, disparatada y el mejor Belushi dándolo todo, cameos de James Brown, Ray Charles, Steven Spielberg and many, many more… Si no la viste no pierdas un minuto más de tu vida.

5. Anvil

Este documental es sencillamente una maravilla. Una banda heavy que conoció el esplendor y la admiración tanto de fans como de sus contemporáneos lo pierde todo, y desde la nada (y 20 años después) vuelven al ruedo. Seguramente esta manipuladísimo y hay muchas cosas guionadas, pero es tan precioso en su decadencia que es imposible no disfrutar, sencillamente imperdible.

4. This is Spinal Tap

El mejor falso documental de la historia, todos los cliches del rock estan aqui, bateristas que explotan, backstages que son laberintos y todo el sarcasmo posible sobre el mundo del rock y sus managers. Si necesitas algo para partirte de risa esta película es la ideal.

3. The Song Remains the Same

La banda más grande de rock de la historia en su momento más alto, esta película era absolutamente necesaria. Una especie de Spinal Tap, pero de verdad. Otra película que perdí la cuenta de la cantidad de veces que la ví, lo tiene todo, rock, mística y a un Robert Plant que se sale de sus pantalones, literalmente.

2.The Wall

Esta es la más jodida, si estas de bajón no pases por aqui. Pero negar que es una de las más grandes obras tanto del cine como de la música sería ridiculo. Alan Parker recrea el mundo de Pink de una manera increíble, un joven (y muy poco conocido por entonces) Bob Geldof interpreta al traumado y complejo personaje creado por Roger Waters, una obra maestra. Imperdible, pero estando de buen rollo con la vida please.

1.High Fidelity

Y la palma se la lleva esta maravilla de la megalomania, que sería del rock sin sus fanaticos, sin esos que nos dejamos la piel (y la pasta) es sus discos, sus merchandisings y toda esa porquería. Una historia sencilla de un tipo sencillo que necesita complicarlo todo. Decir que me siento reflejado en Rob Gordon es tan obvio como que quiero ser el dueño de Vinyl championship. Dirige Stephen Frears sobre el libro de Nick Hornby. Sencilla, pero absolutamente genial.

Photo by @ranablue (mil gracias belleza)

Hay músicos que actúan, actores que cantan y modelos que piensan. Pero pocas veces se da el caso de verdaderos animales de la escena que son buenos en todo lo que hacen. Una de esas excepciones era mi querido John Belushi.

Cuenta la leyenda que en su Chicago natal era un niño aplicado y buen deportista, jugaba al fútbol americano en la universidad y era todo un ejemplo de vida. Hasta que un día se hinchó las pelotas y decidió dedicarse a ser la bestia mediática mas tremenda de los años ’70 en USA.

En 1973 Se muda a NY a formar parte del National Lampoon’s Lemmings, de cuyo elenco surgió parte de la primera camada de actores que protagonizaron ese enorme éxito televisivo llamado Saturday Night Live, un programa cómico que se emite hasta el día de hoy y que es la cuna de muchos de los mejores comediantes de Estados Unidos de los últimos 30 años. Por su plató desfilaron maestros del humor como Dan Aykroyd, Bill Murray, Mike Myers, Chevy Chase, Adam Sandler y nuestro gordo favorito. En este escenario es donde nace el mito.

Podía pasar de Mozart a Ray Charles con solo cambiar las gafas y la actitud. De tintorero Samurai al Capitán Kirk de Star Trek. Improvisaba, creaba, se desbordaba en escena, todo esto sucedía en vivo en el prime time de los sábados para toda América. Las condiciones estaban dadas para que este talentoso joven con trastorno del ego se sintiera el puto amo del universo. Si a este cóctel le sumamos que los amiguitos de juerga de aquella época eran personajes como Keith Moon, Mick Jagger, Jack Nicholson y demás fauna salvaje la cosa se va poniendo buena.

Pero el tema central de este post es uno de sus personajes en particular, el gran Jake Blues. Un bluesman que acompañado de su hermano Elwood (Dan Aykroyd) recorren el país fugandose de la pasma y haciendo el mejor R&B que exsiste sobre la faz de la tierra. El dúo en SNL tuvo tanto éxito que  llegaron a filmar “The Blues Brothers”, una película dirigida por (en aquel entonces) el joven director John Landis. Con un elenco variopinto que va desde Carrie Fisher (nuestra amada Princesa Leia) al mismísimo Steven Spielberg. El filme es un kaos organizado que sirve de excusa para escuchar actuaciones de la banda, y de músicos clásicos y enormes del género como Ray Charles, James Brown o Aretha Franklin. Creo que la vi más de 30 veces y no creo que me muera sin verla otras 30 veces más.

Como la cosa funcionó muy bien la banda se consolido, de ella formaban parte muchos de los mejores músicos de sesión de aquella época (Matt Murphy, Steve Cropper, Murphy Dunne, por citar algunos). Grabaron dos discos en vivo que son verdaderas joyas y contienen muchas de las mejores versiones que escuche en mi vida de Clásicos como “Soul Man” ,”I Can’t Turn You Loose“, “Do You Love Me”, “Everybody Needs Somebody to Love“. En plena era disco estos sujetos hacían la música mas impresionante y visceral que habia parido América alguna vez.

Nuestro amigo lo daba todo, cantaba con el corazón y actuaba con el alma. Pero fue tal la entrega que un día no pudo más, un cóctel de cocaína y heroína se lo llevo al otro barrio, en su breve pero intensa vida nos dejo muchas de las mejores actuaciones del SNL, un puñado de películas y tres discos clásicos impresindibles que les recomiendo desde lo mas profundo del corazón, palabra de Bluesman.

Aquí los dejo con un playlist con lo mejor de ellos que encontré en spotify. Enjoy!!!

Hace un tiempo escribí sobre las primeras escuchas de esas canciones que quedan grabadas en nuestra mente mas allá de la trascendencia comercial y la siempre excesiva rotación radial. Y lógicamente todas esas canciones están asociadas a diferentes espacios. Barrios, plazas o calles sirvieron de locación para que esas melodías se presenten en nuestras vidas.
Un ejemplo en mi vida es la Avenida Cabildo, especialmente el perímetro que va desde la calle Echeverría hasta Monroe, en 5 calles transcurrió una gran parte de mi vida adolescente. Era lugar de encuentro, de formación cultural, de vanguardia, de amores y catástrofes, básicamente todo aquello que suele ser nuestro único interés cuando se empieza a vivir.
Esta avenida para mi es The Cure, Ramones, Madness, U2, Tears For fears, Echo and the Bunnymen, Simple Minds, New Order y solo son algunos ejemplos representativos. No puedo escuchar canciones de estos grupos sin relacionarlas con La galería Churba, la discoteca Star Light y el olor de la pizzería Burgio, un lugar al que jamas se atrevió a entrar un inspector de bromatología.
Otro lugar inolvidable es la casa donde vivía mi amigo Camilo con sus tías en el barrio de Nuñez , era un templo donde cualquier noche de la semana uno era bien recibido, allí escuchábamos a los Doors hasta el agotamiento, la literatura se combinaba con hamburguesas de Rojo y Negro y partidas de Black Jack con Javier, nuestro tahúr particular. Para mi Jim Morrison no es Sunset Strip ni Venice Beach en Los Angeles, es Libertador a la altura del estadio Obras Sanitarias.
Otro recuerdo que tengo grabado en mi memoria es mi casa natal en el barrio de Palermo viejo, cuando la calle Armenia se llamaba Acevedo. Allí el rey durante mi infancia fue el vinilo, recuerdo que ponía el disco “I Robot” de Alan Parsons Project, me recostaba en el suelo de madera y me colocaba bestialmente los altavoces pegados a mis oídos intentando que la música entre profundamente a mi cerebro. Creo que esas fueron mis primeras experiencias psicotrópicas involuntarias…
Y hoy día no podría imaginar la sala de edición de MobuzzTV sin música de fondo, ya existen clásicos de ese espacio, allí sonaron mas de mil veces canciones como “Los olvidados” de Sidonie, “Sunny” en la tremenda versión de James Brown, “Good Vibrations” de Brian Wilson o “Por Mi tripa” de los Pereza. Y mas de una vez, cuando el cansancio, el hartazgo, las malas noticias o la adversidad se hicieron presentes en ese lugar, cualquiera de los allí trabajamos supimos poner la canción adecuada en el momento exacto, y este es un recuerdo que me quiero guardar para siempre.

(Sony no me deja poner el video original, lo siento)

Hoy nuestro fiel amigo nos lleva de viaje al lado mas negro de la música, y nos habla de sus estrellas predilectas en el firmamento del soul y el funk.
Comienza con Stevie Wonder y una magnifica interpretación de su clásico “Superstition“, el viaje continua de la mano de Curtis Mayfield, la canción que acompaña el relato es “Freddie’s Dead“.

Este nuevo bloque comienza con Isaac Hayes y una tremenda versión en vivo de “Walk on By“, seguimos con Marvin Gaye y su canción “Inner City Blues“. La cosa se pone infernal con la llegada de James Brown y una incendiaria versión de “Good Foot“.

Y cerramos este capítulo con dos grandes artistas, Primero el genial Sly Stone y su “Family Affair” y nos despedimos con Gil Scott Heron y la tremenda “The Bottle“.

Espero que disfruten de esta entrega, keep in touch.

prince-1.jpg Hace unos días les contaba como a mis 14 años conocí a James Brown y la influencia que este causo en mi vida, aproximadamente un año después de dicho suceso, una noche cualquiera escuchando el programa de radio “submarino amarillo” llego a mi vida un músico que me enseño a meterme los prejuicios en el culo, pero que a su vez solo puedes amarlo u odiarlo, la canción con la que apareció en mi vida se llama “Lets go Crazy” y su autor e interprete no es otro que el impresionante Prince.
Recuerdo que ya era tarde y mi madre empezó a gritarme por el volúmen al que estaba escuchando la canción, yo estaba flipando frente a la radio sin poder creer lo que estaba sonando, era una canción increíble, como si Jimi Hendrix se hubiera metido en otro cuerpo, el punteo final de guitarra era infernal, a partir de ese momento tenía que saber quien era ese monstruo.
Recuerdo la primera vez que vi una imagen suya, sentí vergüenza. Entendamos que los adolescentes tienden a sufrir prejuicios lógicos de la etapa por la que están pasando, pero eso era demasiado, el aspecto andrógino de este tipo molestaba mas que el de Boy George, ni hablar cuando me empecé a enterar de lo que decían sus letras, el tipo era sexualmente explicito, entendamos que es el único lenguaje que puede acompañar semejantes canciones.
Desde el ‘82 al ‘94 aproximadamente fue una factoría de canciones imparable, una mejor que la otra, músicos de todos los estilos lo veneran y lo consideran un genio, negar el talento y el valor artístico de su obra sería un poco ridículo.
El tipo nunca dejo de editar discos, se pelea con las discográficas, se cambia el nombre, hace películas infumables y ultra horteras. Todas extravagancias que solo sirven para mantener vivo su mito y su permanencia en el mundo de la música pop, que tanto necesita de este tipo de payasadas para seguir funcionando.
El año pasado fui a pasar mi cumpleaños a Londres y tuve la oportunidad de verlo en vivo. Fue uno de los shows mas increíbles de mi vida, tocó mas de dos horas y media y repaso casi toda su carrera, yo no podía creer lo que estaba viendo, el tipo me confirmo en vivo que todos estos años de fidelidad con su obra no fueron en vano.
Prince para mi es tan importante como los Beatles, quizás no marco a una generación (entendamos que su éxito comenzó en los 80) pero sus melodías, su forma de cantar y tocar la guitarra no son de este mundo. Aquí los dejo con el video de la canción que cito al principio del post, ya es un clásico, y si extrañamente alguno de Uds. no la conoce les sugiero que se entreguen al placer del mundo Prince, no los defraudará.

061225_james_brown_rip_b.jpg Cundo tenía aproximadamente 14 años se estreno la película Rocky III, fuimos con unos amigos al cine y promediando la primera parte (pelea de Ivan Drago Vs Apollo Creed) en el momento que se presentan los boxeadores aparece un señor con un traje extremadamente llamativo bailando como un poseso y cantando una canción patriotera pero con un ritmo infernal. Ese señor era James Brown y ese momento fue mi ingreso inocente al mundo del Funk.
Y fue gracias al Acid Jazz y el Rap que la música negra mas sexual del mundo resurgió de las cenizas.
Por estos años comenzó mi viaje profundo por el mundo negro del funk y el blaxploitation, recuerdo que compré “What’s Going On” el día que Kurt Cobain intento suicidarse en Italia (logro su objetivo meses después) y llegaron a mi vida personajes como Marvin Gaye, Curtis Mayfield, Bill Withers, Isaac hayes, The Meters, Funkadelic y montones de músicos que le pusieron verdadero ritmo al sexo. Empecé a fascinarme con toda la cultura negra, escuchar a Gill Scott Heron y su “Revolution will be not televised” me ponían los pelos de punta, aprendí mucho sobre Malcolm X, los panteras negras y me enamore de las pelis de Spike lee, como siempre arte sumó mas arte.
Pero volvamos al padrino, una vez que James Brown entra en tu vida no sale nunca más, el tipo tuvo una vida turbia, horrible, su comportamiento fue reprochable por donde se lo mire, pero su arte es absolutamente genial, supo sacar lo mejor de cada músico que lo acompaño, tuve la suerte de poder verlo en vivo y la experiencia fue increíble, la banda no paró de tocar un segundo, una lección de funk que jamás olvidare.
Y al día de hoy no faltan en mi iPod canciones profundamente negras de aquella época, viajando por Europa siempre busco discos perdidos o compliados funk de bandas poco conocidas, Londres y Barcelona son ciudades ideales para encontrar joyas de este genero.
Y para terminar los dejo con una joyita que llego a mis manos gracias a mi amigo Pocho, el me hizo escuchar esta tremenda versión de Sunny, un clásico de los 60, en la voz y el ritmo del padrino, disfruten cada segundo porque es imperdible.