Skip navigation

Tag Archives: Fito Páez

Un par de semanas antes de terminar este eterno 2011 Enrique Bunbury y Fito Páez se ponen de acuerdo (sospecho que de forma involuntaria) para editar cada uno un disco de versiones. Quizás por falta de creatividad, necesidad de exfoliar sus personajes o simplemente porque les da la gana, estos grandes se dedican a versionar a otros grandes, y por lo pronto no les sale nada mal.

Empecemos por Bunbury. Como el que escribe estas palabras es muy fan, la objetividad de las mismas desaparece por completo: esto significa que el disco le parece buenísimo. Empezando por el repertorio elegido y terminando con la interpretación de estos clásicos americanos (de USA para abajo) Bunbury tiene esa capacidad de apropiarse de las canciones y convertirlas en propias. Los que conocemos al aragonés errante sabemos que hace años que nuestro artista está fascinado con los ritmos tradicionales de América latina y en esta obra hace gala de su profundo conocimiento. Muy en la línea que comenzó con ‘Viaje a Ninguna Parte’ este disco alegrará a los fans de su etapa solista, decepcionará a los heroicos y será vapuleado por los de siempre.

Ahora vamos a por Páez, la obra de Fito a estas alturas ya es enorme, con una cantidad de altibajos notables el  rosarino se entregó al placer y editó un disco de versiones de lo más ecléctico, de Jaces Brel a Chico Buarque pasando por Charly García y Nino Bravo. El resultado de este collage es bastante irregular, pero no se puede negar que los puntos altos son muy altos, creo que los momentos en que más flojea es cuando quiere superar al repertorio, hay canciones que con ser correctamente interpretadas ya tienes el éxito garantizado, y los que conocemos a Fito sabemos que su impronta a veces resulta un poco (muy) cansina.

Aquí están, estos son, espero los disfruten.

212910703_3001a3fa2f1

Photo by Bacteriano

Los libros, los discos y el cine son mis formas favoritas de consumir arte, a los primeros va dedicado este post.

De niño ya disfrutaba de la lectura, las novelas de Emilio Salgari o Julio Verne fueron mi primer acercamiento a la palabra escrita, pero el enganche total empezó aproximadamente a los 18 años, y como no podía ser de otra manera en mi vida la música tuvo mucho que ver con el material a elegir. Si tuviera que situar la primera vez que un libro llegó a mi vida gracias a las canciones este sería “El extranjero” de Albert Camus. El motivo del acercamiento fue la letra de la canción “Killing An Arab” de The Cure, me lo presto mi amigo Fernando y lo leí de un tirón en una noche, se puede decir sin lugar a dudas que entre en el mundo del existencialismo gracias a Robert Smith.

Pero no puedo negar que la mayor influencia en mi vida literaria fue Jim Morrison, gracias a el llegue a Kerouac, Burroughs, Celine, Blake, Rimbaud, Stendhal y Ginsberg, la generación beatnik y los poetas clásicos se presentaban ante mi gracias al Rey lagarto, nunca voy a terminar de estar agradecido por abrir ante mi las puertas de la percepción y de la obra de estos maestros de la literatura.

Los músicos argentinos también aportaron su granito de arena, llegué a Artaud por Spinetta y a Bukowski por Fito Páez, “Polaroid de Locura Ordinaria” es el bello homenaje que le dedicó Fito al mas entrañable de los escritores vagabundos de este mundo.

También se da el caso inverso, Auster, Houellebecq, Hornby o Thompson son para mi como escritores rockeros, cada uno con su estilo pero todos elevando mi espíritu de la tierra gracias a sus palabras. Descubrir sus libros es para mi comparable a la primera escucha de un disco de Jimi Hendrix o Led Zeppelin, una sensación maravillosa e insuperable.

Si no conocen a alguno de los autores mencionados en este post se los recomiendo a corazón abierto, sus vidas no serán las mismas después de leerlos.

Boris Vian

La falta de norte y las dificultades espacio/temporales me impiden el ejercicio de la concentración y la memoria, pero esto no quita que me sienta obligado para con Uds. a la hora de suministrarles la dosis correcta de música para vuestros bellos oídos, entonces vamos con unas humildes recomendaciones.
Empecemos con uno de aquí, o sea España. El personaje en cuestión se hace llamar The New Raemon y publicó hace unos días su primer trabajo “A Propósito de Garfunkel”. Con semejante título uno se siente ya motivado para sumergirse en el mundo de nuestro nuevo amigo y, para ser sinceros, no decepciona en ningún momento. Un cantautor avant garde tan simpático como pretencioso y sabemos que estos dos atributos tienden a garantizar el éxito, al menos en ciertos bares de Malasaña, barrio del que disfruto cada día mas.
Sigamos con unos de allí, o sea Argentina. Estos muchachos son de lo mejorcito que se dio últimamente por mis viejos pagos, estamos hablando de Los Alamos y su último trabajo “El Fino Arte de la Venganza” (otro tremendo título). Me parece su mejor trabajo hasta la fecha, estos chicos saben hacer Folk Psicodélico desde el culo del mundo, y que mejor ejemplo que “Problemas”  track que abre el disco y que invita a la relajación en el sentido mas narcótico de la palabra.
Y ahora uno que ya no sabemos si es de allí o de aquí, estamos hablando del músico devenido en payaso mediático antes conocido como Andy Chango. Parece ser que nuestro entrañable y comiquísimo amigo se decidió a centrarse nuevamente en lo que mejor sabe hacer y después de un trabajo exhaustivo de investigación y traducción se decidió a publicar su nuevo disco, un tributo a Boris Vian.

Tengo que decir que este disco me engancho desde la primera escucha, el repertorio elegido es una verdadera maravilla, la traducción argentinizada de la obra del maestro francés es divertidísima, y para completar la faena los invitados a esta placa son el dream team argento español de los últimos tiempos (Fito Páez, Ariel Rot y Calamaro entre otros). personalmente recomiendo la versión de “Viva el Progreso” es una verdadera maravilla.

Pues nada amigos míos espero disfruten de los artistas antes citados, pronto volveré y seré Milone nuevamente.
Un abrazo a todos.

P.D. como no hay video decente del material mencionado en el blog, los dejo en la simpática compania del amigo Boris.

Casi siempre que tienen que relacionar Argentina con algún personaje famoso hacen referencia a Maradona, el Che o Evita. Pero para muchos que nacimos entre los últimos años de los ‘60 y los primeros ‘80 nos sentimos más identificados con otro personaje, el enorme Charly Garcia.
Charly estuvo presente en casi toda mi vida. Un par de años después de mi nacimiento edita su primer disco con Sui Generis, y su último material lo registró el año pasado (Kill Gil aún no fue editado oficialmente pero se consigue fácilmente en la red) el bigotudo bicolor me acompaña desde hace 35 años aproximadamente.
Personalmente creo que su mejor etapa es la que comprende de 1978 a 1991. No creo que exista en el mundo un artista tan fructífero y creativo, tanto a nivel letras como a nivel musical. Empezando con “La Grasa de las Capitales” y llegando hasta “Filosofía barata y Zapatos de Goma” el tipo se encargó de regalarnos muchas de las mejores canciones del rock en español.
Si Charly hubiera nacido en USA o UK probablemente hubiera sido una estrella a la altura de Lennon, O quizás se hubiera conformado con parecerse a Todd Rundgren, un tremendo talento a las sombras del gran público. Me inclino mas por la primera opción.
Sin querer parecer exagerado creo que tiene más de 50 canciones geniales, a nivel mundial me sobran los dedos de una mano para poder decir esto de otros artistas.
Su arte logro traspasar las barreras de la dictadura logrando que su mensaje llegue directamente a la gente. Si están leyendo esto y no nacieron en Argentina la mejor manera para conocer más sobre los años oscuros de mi país se pueden enterar escuchando toda la obra de Seru Giran y sus dos primeros discos solistas: “Yendo de la Cama al living” y “Clics modernos”.
En cierta medida Charly es como David Bowie, siempre se adelantó a su época, nadie lo pudo imitar jamás. Fito Páez lo intentó durante años pero solo logró ser un triste esbozo. Hay muchos García, pero Charly hay uno solo.
La parte triste de esta historia comienza a partir del año 1992, nuestro genio particular se desbordó y su personaje paso de loco lindo a peligroso. No tanto para los demás (excepto para algún que otro asistente personal, periodista o su propio hijo) sino con su persona. Publicó discos caóticos y desbordados, “Say no More” o “El aguante” son una prueba clara (aún así contienen algunas canciones geniales), personalmente creo que se hincho las pelotas de todo, que pego la vuelta y se dijo a si mismo “no juego más”.
A partir de 2002 tuvo un breve y bonito renacer en los discos “Influencia” y “Rock and Roll Yo”. Creo que son sus dos últimas gemas. Estos discos tienen bastante del Charly que me acompaño durante mi juventud.
Días antes de venir a vivir a España presentó el disco Influencia en el estadio Luna Park, como era de esperar mi situación emocional no era la mejor (para variar) y temía que arruinara el concierto (1 de cada 3 se lo carga con sus brotes) pero muy por el contrario comenzó el show en paz y con una de mis canciones favoritas “desarma y sangra”, fue un bálsamo para mis emociones mezcladas de aquel momento.
También tuve la suerte de poder verlo actuar en Madrid. Hacia 17 años que no tocaba aquí y dio un concierto maravilloso, ver a 3 generaciones disfrutando de sus clásicos fue altamente gratificante.
La intención de este humilde post no es otra que rendir homenaje a uno de los artistas más importantes de mi vida, y si alguno de los lectores de este blog no conoce a Mr. García los invito a sumergirse en su arte, estoy seguro que no se arrepentirán.