Skip navigation

Tag Archives: Beatles

spotify-logo1

Si en el año 1985 me decían que con solo escribir en una maquina el nombre de mis músicos favoritos aparecía ante mi toda su discografía hubiera pensado que mi sueño mas deseado se convertía en realidad. En aquellos años de mi vida poder tener a mi disposición toda la música del mundo era un anhelo muy grande, 24 años después este sueño pasa a ser una realidad y su nombre es Spotify.

También hay que entender un poco el contexto, allá por el año ’85 la industria musical era otra cosa, imaginen que los grabadores de doble cassette eran el peligro mas grande de las discográficas, los artistas ganaban mucho dinero con la venta de sus discos y los sellos editores mucho mas todavía, pero como Uds. saben eso ya no sucede y el panorama musical ahora es muy diferente.

Con la aparición del P2P y el MP3 la industria musical sufrió un golpe bestial, pero después de la tormenta viene la calma y al parecer las cosas empiezan a tomar un nuevo curso, y parece que Spotify es la posible solución a tanta locura.

La interfase esta claramente copiada de iTunes y esto hace que su navegación, búsqueda de artista, disco o canciones sea sencilla, cómoda y rápida. Hay dos versiónes de este software, una gratuita con publicidad cada 3 o 4 canciones (depende la hora, de noche la publicidad es mas espaciada) y una versión sin publicidad a 9 euros x mes.

Pero no todo son flores, todavía muchos de los grandes artistas no firmaron con ellos, no hay canciones ni de los Beatles, ni de AC/DC ni de Metallica por citar algunos ejemplos, pero seguro que esto se solucionara en breve.

Realmente yo estoy fascinado desde hace unos meses con este producto, entre otras cosas me permite compartir listas, pasarle canciones a mis amigos y evitar comprar o bajarme artistas antes de escucharlos, realmente se acerca mucho a mis sueños adolescentes de una fonoteca mundial de libre acceso, veremos como evoluciona el asunto.

Y para aquellos que no lo conozcan tengo 8 invitaciones para Uds. los interesados pueden enviarme un mensaje privado a mi dirección de Twitter @martinmilone.

Anuncios

04_dylan_lg

Y llegó el momento, es difícil pero no puedo dilatar esto mucho más. Ya toca hablar de Bob Dylan.

Esto es un marrón en toda forma, entendamos que me estoy metiendo con uno de los más grandes, más respetados y más odiados del mundillo rockpopero, y para colmo de males no soy un conocedor de su obra a rajatabla, pero después de tantos años de rock en mi vida empiezo a entender el hombre que hay detrás del mito.

El detonante de este post fue leer su autobiografía “Cronicas”. Un libro muy interesante que cuenta en primera persona la génesis del personaje. Una de las cosas más maravillosas que tiene el libro es leer como Bob fue recogiendo elementos de muchas influencias diferentes para construir una identidad propia, si a este libro le sumamos el documental de Scorsese “No Direction Home” podemos empezar a ver la punta del ovillo.

Yo llegué a Dylan por otros, como la mayor parte de mi generación. Durante años escuché muchas canciones de su repertorio interpretadas por personajes de todo tipo; de Nick Cave a Sonny and Cher, pasando por Guns and Roses, U2, Rolling Stones y demás bestias del ambiente, y siempre sentía que me gustaba más Dylan en la voz de otra gente. Pero llegó un momento que tuve que abrir mi corazón al gran Bob, y cuando eso sucede ya no hay vuelta atrás.

Tengo mis favoritas. “Hurricane”, “Simple Twist of Fate” o “Ballad of a Thin Man” son las que ocupan un lugar especial en mi vida, pero cuando uno empieza a internarse en el mundo Dylan pasa lo mismo que con Zappa, su producción es tan grande y variada que uno no puede quedarse con solo una parte, lo quiere todo y cuando más lo conoces más se mete en tu vida y no lo puedes quitar de tus oídos.

Cuenta la leyenda que el gran cambio de la historia de la música pop sucedió cuando Lennon y Dylan se conocieron, parece que la conversación entre ellos fue algo así:

– Dylan:

” A ver si te empiezas a preocupar por las letras…”

A lo que Lennon respondió:

” Y que tal si tu le metes guitarra eléctrica a tus canciones”,

Meses después de esta conversación vino el famoso grito de “Judas” para el eléctrico Bob y el lisérgico y maravilloso Sgt Pepper para John, el resto de la historia ya la conocemos todos.

Se que en estos tiempos tan neo posmodernos pedirle a los jóvenes que escuchen a un viejuno con voz nasal no es tarea fácil, pero lo recomiendo, si empiezan ahora van a poder disfrutar de la obra de este genio durante más tiempo en su vida.

Como última recomendación sugiero que se hagan con el disco “I’m Not there” es el soundtrack de una peli basada en la vida del gran Bob, allí encontrarán grandes canciones en la voz de lo mejorcito del patio indie en este momento, una buena forma de acercarse con cautela al universo Dylan.

Me llamo Pablo de segundo nombre por culpa de Paul McCartney. No es tan grave como llamarte Ringo pero no mola tanto como Jorge o Juan… es lo que hay.

Durante años odie llevar el nombre del beatle mas blando. El no se preocupo por la paz en el mundo o se involucró profundamente con la cultura oriental y las causas nobles, solo era responsable de la canción mas versionada del mundo (Yesterday) y de la segunda cara mas idiota de la banda, por favor Ringo no me odies.

Fueron necesarios demasiados años en mi vida para poder empezar a entender que Paul no era tan boludo y John no era tan absolutamente genial.

Cuando tenía aproximadamente 21 años empecé a involucrarme seriamente con los Beatles, hasta esa fecha era como una especie de obligación familiar, pero llegó un momento donde era necesario entender el porque del fenómeno cultural más grande del siglo XX, no podía ser todo tan simple, básico y fresco, esta historia seguro ocultaba algo detrás y eso era lo que me proponía descubrir.

Cuando comencé el análisis sobre la obra artística de los Beatles fue fundamental saber que el amigo Paul en los inicios de la banda era el único capaz de afinar un instrumento. Esto es un estigma, el sencillo pero fundamental hecho lo convierte en el responsable de educar al soberano, de esta manera el sonido de la banda parte de su conocimiento sobre la raíz de la música , y eso no es poco.

Que se entienda que no estoy menospreciando la labor del resto, soy absolutamente consciente que la química entre esos cuatro sujetos fue fundamental para dejar la inmensa e indeleble huella que su obra representa a este mundo, pero es necesario reconocer estos méritos en su justa medida y forma, y de eso se trata este post.

Sabemos que firmaban sus canciones  bajo la dupla Lennon/McCarney,  pero a estas alturas del partido sabemos como funcionaba el equilibrio de esta balanza, tuvimos que esperar hasta el White Album para “blanquear” a cada uno de los fab four, y a partir de ahi los resultados saltan a la vista, “Martha My Dear” o “Rocky Racoon” son claros ejemplos de lo antes mencionado.

Y luego cuando la magia se acabo (te odiamos Yoko… es una broma!!!) nuestro amigo tuvo grandes momentos con los Wings como tambien los tuvo desastrozos en solitario, nunca perdonare ni a Paul ni a Stevie Wonder por someternos a una canción tan odiosa como Ebony and ivory.

Pero como todos nos volvemos viejos y con la edad (en algunos casos) llega la reflexión, el amigo Pablo se mando hace unos años un discazo llamado Chaos and Creation in the Backyard una obra despojada, increible y genial que les recomiendo de corazón, un disco que me hizo sentir muy orgulloso de mi segundo nombre.

prince-1.jpg Hace unos días les contaba como a mis 14 años conocí a James Brown y la influencia que este causo en mi vida, aproximadamente un año después de dicho suceso, una noche cualquiera escuchando el programa de radio “submarino amarillo” llego a mi vida un músico que me enseño a meterme los prejuicios en el culo, pero que a su vez solo puedes amarlo u odiarlo, la canción con la que apareció en mi vida se llama “Lets go Crazy” y su autor e interprete no es otro que el impresionante Prince.
Recuerdo que ya era tarde y mi madre empezó a gritarme por el volúmen al que estaba escuchando la canción, yo estaba flipando frente a la radio sin poder creer lo que estaba sonando, era una canción increíble, como si Jimi Hendrix se hubiera metido en otro cuerpo, el punteo final de guitarra era infernal, a partir de ese momento tenía que saber quien era ese monstruo.
Recuerdo la primera vez que vi una imagen suya, sentí vergüenza. Entendamos que los adolescentes tienden a sufrir prejuicios lógicos de la etapa por la que están pasando, pero eso era demasiado, el aspecto andrógino de este tipo molestaba mas que el de Boy George, ni hablar cuando me empecé a enterar de lo que decían sus letras, el tipo era sexualmente explicito, entendamos que es el único lenguaje que puede acompañar semejantes canciones.
Desde el ‘82 al ‘94 aproximadamente fue una factoría de canciones imparable, una mejor que la otra, músicos de todos los estilos lo veneran y lo consideran un genio, negar el talento y el valor artístico de su obra sería un poco ridículo.
El tipo nunca dejo de editar discos, se pelea con las discográficas, se cambia el nombre, hace películas infumables y ultra horteras. Todas extravagancias que solo sirven para mantener vivo su mito y su permanencia en el mundo de la música pop, que tanto necesita de este tipo de payasadas para seguir funcionando.
El año pasado fui a pasar mi cumpleaños a Londres y tuve la oportunidad de verlo en vivo. Fue uno de los shows mas increíbles de mi vida, tocó mas de dos horas y media y repaso casi toda su carrera, yo no podía creer lo que estaba viendo, el tipo me confirmo en vivo que todos estos años de fidelidad con su obra no fueron en vano.
Prince para mi es tan importante como los Beatles, quizás no marco a una generación (entendamos que su éxito comenzó en los 80) pero sus melodías, su forma de cantar y tocar la guitarra no son de este mundo. Aquí los dejo con el video de la canción que cito al principio del post, ya es un clásico, y si extrañamente alguno de Uds. no la conoce les sugiero que se entreguen al placer del mundo Prince, no los defraudará.