Skip navigation

Tag Archives: @ajpaniagua

891340_430379907099288_1693483693_n

 

Hace una semana exactamente volvíamos del festival SOS 4.8, éste fue el pistoletazo de salida de la temporada festivalera en España. Disfrutamos como enanos (gracias Opel) de la experiencia al completo. Mi amigo (y compañero de ruta) Arturo Paniagua se marcó un tremendo post crónica del festival y con Lucía Pardavila mostramos parte de la experiencia en el ya clásico #SoyLuaVMAG.

Y para completar la trilogía les dejo aquí mi top five de momentos festivaleros. Si sois carne de festival, estoy seguro que al menos dos de tres cumplís.

5.  El #selfie es el Rey

En estos tiempos tan ‘Black Mirror’ es notable cómo el foco de atención cambia por completo. Antes toda estaba dirigida al artista en escena, no queríamos perdernos ni un movimiento de su actuación, luego llegaron los teléfonos con cámara y nos esmerábamos por intentar el mejor plano para conservar el momento… aunque sea con pésimo audio y a 100 metros. Ahora, lo que importa es el “yo estuve ahí y tú, no”.

4. El VIP

Ese espacio que antes era reservado sólo para unos pocos elegidos, ahora por la módica suma de 20 € la jornada es accesible al público en general. Enorme decepción la que se encuentran cuando descubren que del otro lado sólo hay humanos igualitos a ellos y alguna que otra estrellita mediática menor. Eso si, el playback exclusivo de las Nancys Rubias sólo podías disfrutarlo si estabas dentro.

3. You Got the Look

Los que ya tenemos unos (cuantos) años recordamos aquellas escenas míticas de Woodstock y toda la gente en pelotas o cubierta del lodo… pues ahora eso es impensable. El look que llevamos al festival es casi (o más importante) que las bandas que tocan. Sombreros, gorros, camisetas con leds y hasta americanas fueron parte del look del SOS 4.8. Antes muerta que indie sencilla.

2. “El” concierto

En lo personal lo que más disfruto de los festivales son las revelaciones. Descubrir a esa banda o solista que aprovecha al máximo su momento ante el gran público no tiene desperdicio. Claramente, el concierto de los Varry Brava quedará en mi memoria como la mejor fiesta del SOS4.8. Estos chicos tienen todo para triunfar y ponernos a bailar el alma.

 1. Momento groupie

Y coronando el ranking: el momento ‘Almost famous’. Compartir hotel con las estrellas es el MUST. Que tu chica llegue a la habitación y te diga que compartió ascensor con Damon Albarn, desayunar con los chicos de Neuman, cruzarte con los Kooks y escuchar a las coristas en la habitación contigua a la tuya ensayando “Tender” son esas cosas que hacen de los festivales una experiencia maravillosa y una fábrica de recuerdos únicos.

 

 

 

 

 

 

Desde que el mundo es pop y la música un instrumento más de entretenimiento existieron productos de éxito efímero y pésima calidad, sin valor musical aparente, pero que se pegan más que las moscas a la mierda. Eso es lo que yo denomino anti música.

Antes solo eran radiables en época estival o a lo sumo las padecíamos una y otra vez en casamientos o discotecas cutres. Pero desde que el mundo es web y Youtube se convirtió en nuestra nueva ventana del horror, esta anti música esta presente todo el tiempo en nuestra vida, y nuestros amigos más morbosos se encargan de desperdigarla por el mundo. O mejor dicho, por nuestros mails, perfiles de Facebook o timeline de Twitter.

Y como uno se crió con lo bizarro no puede evitar escucharlas, y lo que es peor, disfrutar con estas bazofias deluxe. El morbo que provocan es como si te pusieras cachondo con una peli snuff. Un verdadero horror del que no se puede escapar.

Por este motivo aquí les presento mi top five de anti música, espero no lo disfruten tanto como yo.

Ayudame! – Anónimas

Un minuto con treinta y ocho segundos de dos hijas de una hiena. El culpable de que esta canción se convierta en un mantra en mi vida es @oli_n. El necesitaba compartir esta experiencia con el horror porque no podía con tanto peso sobre su conciencia. Cuando a la pequeña vaca rubia le ponen voz satánica me entra un miedo que solo se compara con ver la película El resplandor solo en un hotel vacío.

Nuevo Amanecer – La Tigresa del oriente

Una exaltación del optimismo a cargo de algo que no se como definir, lo único que tengo claro que no es ni animal ni vegetal. Un monstruo espantosamente voluptuoso canta al ritmo de un desesperante órgano una canción digna de iglesia evangelista. Lo mejor la parte es cuando se la dedica “a todos los pescadores de Perú y el mundo”… Será la famosa “sirena varada” de Bunbury?

La Tetita – Wendy Sulca

Un trauma en el mas amplio sentido. Una niña de ocho años con un agudo demoniaco dice que su madre la provoca cada vez que la ve con su tetita. El comienzo con los muñecotes y la base de “chiquitita” de Abba es un capítulo aparte, no se priven de este horror.

Torres Gemelas – Delfin Quishpe

Un clásico, creo que lo vi mas de 100 veces. Tiene detalles imperdibles como cuando señala a una de las víctimas del atentado como si fuera su chica. El link que estoy poniendo aquí lleva mas de 4 millones de visitas, es un clásico del tubo. Si alguno de Uds. se lo perdió esta es su oportunidad de disfrutar del espanto.

Watagatapitusberry – Blackpoint

Hay un antes y un después del día que mi amigo @ajpaniagua nos presento esta canción a @oli_n y a quien suscribe, creo que nos estuvimos riendo al menos 24 hs sin parar. Cuenta la leyenda urbana que el titulo de la canción sale del lenguaje callejero de Santo Domingo y que significa lo siguiente:

Wata=Leña Gata=Chica Pitus=Para tu Berry=Vagina

Lindo, no?