Skip navigation

64150_10151464790043880_1036150784_n

“Alguien dijo una vez
que yo me fuí de mi barrio,
¿Cuándo? …Pero cuándo?
Si siempre estoy llegando.”

Anibal Troilo – Nocturno a Mi Barrio

Decir que Bowie es solo un músico sería limitarlo, mutilarlo, quitarle su parte más interesante. Existe un antes y un después en la historia de la cultura popular a partir de su aparición en escena. Podría asegurar – sin temor a equivocarme- que todos nosotros,  de forma consciente o inconsciente, somos placenteras víctimas de su enorme legado.

Y esto lo pude comprobar (reafirmar) personalmente en la exhibición “Bowie is here” en el Victoria & Albert de Londres. Una retrospectiva sobre su vida y su obra absolutamente exquisita. El espacio elegido para esta muestra es tan grandilocuente como la estrella en cuestión. Y el diseño multimedia es la cereza que corona el pastel. Maravilloso es poco.

Los patrocinadores de tan magno evento son Gucci (la moda y Bowie son sinónimos) y Sennheiser (sound and vision… ¿te dice algo? ) y este último es una parte fundamental de la exhibición. Cuando llegas a la muestra te hacen entrega de unos bonitos cascos conectados a un receptor, a partir del momento que entras a la primera sala comienza la aventura sonora, un recorrido a base de canciones, audios, entrevistas y demás efectos te acompaña hasta el final de la muestra. Este gigantesco track va cambiando a medida que avanzas en la muestra, el diseño sonoro estuvo a cargo de Tony Visconti, un viejo e inseparable aliado de Bowie.

En ese viaje vemos gran parte de los elementos que construyeron el mito, sus influencias y todo aquello que formó parte de su vida artística. Claramente no es tarea sencilla condensar la enorme trayectoria de este artista en dos salas del Victoria & Albert, pero debo reconocer que la muestra esta excelentemente curada, y los hitos más importantes estan representados perfectamente. Vamos, que la muestra funciona tanto para los “fan from hell” como yo y para los paracaidistas habituales del arte.

Los dejo con un detalle muy simpático que tiene la muestra en su trayecto final. Una tabla periódica mostrando sus influencias, sus contemporáneos y sus “copycats”. Es inevitble verla y tomar conciencia que Bowie estuvo (y estará) presente en nuestra vida más alla de gustos o disgustos.

Bowie nunca se fue, el siempre esta llegando a nuestras vidas.

Los dejo con un par de videos para que puedan intuir de que va el asunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: