Skip navigation

Captura de pantalla 2012-12-21 a la(s) 21.20.53

Recuerdo aquel día del ’87 como si fuera hoy. Estaba en casa de mis padres con la que era mi novia por aquel entonces haciéndonos carantonias (amo esa palabra) y cuando estábamos por ponernos al tema más seriamente sonó el teléfono. Con el enfado lógico por la interrupción amorosa respondo y del otro lado se escucha la voz de mi tía (la más sensacionalista de la familia) contándome que en las noticias dicen que murió Luca Prodan. Colgué, se lo dije a mi chica y los dos nos quedamos helados, nos abrazamos en silencio sin poder hacer nada. Sabíamos que Luca era un tipo extremo, pero no esperábamos que nos dejara tan pronto.

Voy más atrás todavía y vienen a mi mente las madrugadas del ’84, el programa de radio Cuero Pesado pinchando “La rubia tarada” y yo flipando en colores. Todo era nuevo para mi, el sonido, la letra, y esa voz que cantaba en un español rarísimo. No entendía nada pero seguro que estaba de acuerdo con ellos. Unos días después me recuerdo viendo la portada del primer disco de Sumo “Divididos por la felicidad” en la disquería que estaba en Serrano y Santa fe, empezaba la historia mas breve pero determinante del rock de mi país.

Por aquellos años la Argentina vivía una alegría democrática feroz después de 6 años de oscuridad. El pop asomaba tibiamente entre los pesos pesados del rock progresivo y la canción protesta, pero el punk todavía era un gran desconocido para la mayoría de los jóvenes australes. Ahí es donde aparece pateando el tablero Sumo, una mezcla perfecta de New Wave, Punk y Reagge única e irrepetible.

Cantaban en inglés a 2 años de perder el honor en Malvinas!!! El cantante no era un melenas barbudo, era un pelado italiano, educado en Escocia con cara de loco y ropa andrajosa. A mis 15 años el mensaje de este sujeto hizo que empezara a cuestionarme cosas que hasta ese momento eran sentencias, y no me refiero a patear bolsas de basura y hacer fuck you a la policía, Luca me hizo entender que habia mucho más que el barrio, el colegio y la bandera.

Actuaban en discotecas cutres (como todos los grupos por aquellos años), se peleaban en los festivales con todo dios, tenian pocos amigos y en vivo eran más happenings que conciertos, pero definitivamente eran imbatibles. Si los tuviera que comparar con una banda clásica definitivamente sería con The Doors, no por el sonido, sino por la provocación constante y lo revolucionario de su actitud.

Si quieren saber más de Luca y su tremenda banda busquen y rebusquen, hay documentales buenos, películas malas y mil entrevistas.  Yo solo quiero recordar desde aqui al pelado a 25 años de aquel día que se hinchó las pelotas y fue al otro barrio, y darle las gracias, por abrir mi cabeza, mis oídos y mi corazón.

Aquí el playlist con su obra, enjoy!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: