Skip navigation

Monthly Archives: diciembre 2012

Spinal-Tap-this-is-spinal-tap-27913347-460-276

Mi regalo de fin de año para todos Uds. es esta lista. Algunas de las películas aqui citadas ayudan a superar la comilona bestial de noche vieja o para recuperarse apaciblemente de la tremenda resaca del dia 1, conocido internacionalmente como el “Día mundial del alka seltzer”

Feliz año para todos.

10. Quadrophenia

Porque esta y no Tommy? Las dos me parecen maravillosas obras de arte de los Who, pero con esta tengo especial debilidad. Las Lambrettas y Vespas customizadas, el vestuario, la historia, la batalla en Brighton y muchas cosas más. Una maravilla de peli que nos demuestra que The Who y los chaquetones verdes no pasarán nunca de moda.

9. Almost Famous

Esta peli es como el sueño de pibe perfecto. Tienes 15 años en los setentas, te conviertes en reportero de la Rolling Stone y te vas de gira con una banda de rock y sus groupies, aunque parezca una ficción perfecta esta basada en la vida del director Cameron Crowe.

Notable elenco, me gusta destacar a Phillip Seymour Hoffman en el papel de Lester Bangs, y un breve pero genial Hunter Thompson interpretado por Rainn Wilson (antes de ser famoso por su personaje de Dwight en The Office)

8. The Doors

Oliver Stone retrata como nadie el ascenso y la caída de Jim Morrison, en mi etapa de fanatismo total llegué a ver esta película más de 15 veces en el cine (ni cuento las posteriores). Val Kilmer nació para hacer del Rey Lagarto, es para mi su mejor papel ever. Una gran pelicula con una espectacular banda sonora.

7. Singles

Volvemos a Cameron Crowe, esta es una comedia romántica que cuenta las aventuras y desventuras de un grupo de solteros en los ’90, pero más precisamente en Seattle durante el nacimiento del movimiento grunge. Su soundtrack esta en mi top 5 de los mejores del cine, es genial ver actuar a Eddie Vedder o Chris Cornell, seguro que tu novia no se va a quejar si eliges ver esta.

6. The Blues Brothers

Un Joven John Landis intenta controlar a un elenco de salvajes y lo logra con un sobresaliente. La pelicula donde más patrullas de policía ví chocar en mi vida. Graciosa, disparatada y el mejor Belushi dándolo todo, cameos de James Brown, Ray Charles, Steven Spielberg and many, many more… Si no la viste no pierdas un minuto más de tu vida.

5. Anvil

Este documental es sencillamente una maravilla. Una banda heavy que conoció el esplendor y la admiración tanto de fans como de sus contemporáneos lo pierde todo, y desde la nada (y 20 años después) vuelven al ruedo. Seguramente esta manipuladísimo y hay muchas cosas guionadas, pero es tan precioso en su decadencia que es imposible no disfrutar, sencillamente imperdible.

4. This is Spinal Tap

El mejor falso documental de la historia, todos los cliches del rock estan aqui, bateristas que explotan, backstages que son laberintos y todo el sarcasmo posible sobre el mundo del rock y sus managers. Si necesitas algo para partirte de risa esta película es la ideal.

3. The Song Remains the Same

La banda más grande de rock de la historia en su momento más alto, esta película era absolutamente necesaria. Una especie de Spinal Tap, pero de verdad. Otra película que perdí la cuenta de la cantidad de veces que la ví, lo tiene todo, rock, mística y a un Robert Plant que se sale de sus pantalones, literalmente.

2.The Wall

Esta es la más jodida, si estas de bajón no pases por aqui. Pero negar que es una de las más grandes obras tanto del cine como de la música sería ridiculo. Alan Parker recrea el mundo de Pink de una manera increíble, un joven (y muy poco conocido por entonces) Bob Geldof interpreta al traumado y complejo personaje creado por Roger Waters, una obra maestra. Imperdible, pero estando de buen rollo con la vida please.

1.High Fidelity

Y la palma se la lleva esta maravilla de la megalomania, que sería del rock sin sus fanaticos, sin esos que nos dejamos la piel (y la pasta) es sus discos, sus merchandisings y toda esa porquería. Una historia sencilla de un tipo sencillo que necesita complicarlo todo. Decir que me siento reflejado en Rob Gordon es tan obvio como que quiero ser el dueño de Vinyl championship. Dirige Stephen Frears sobre el libro de Nick Hornby. Sencilla, pero absolutamente genial.

Captura de pantalla 2012-12-21 a la(s) 21.20.53

Recuerdo aquel día del ’87 como si fuera hoy. Estaba en casa de mis padres con la que era mi novia por aquel entonces haciéndonos carantonias (amo esa palabra) y cuando estábamos por ponernos al tema más seriamente sonó el teléfono. Con el enfado lógico por la interrupción amorosa respondo y del otro lado se escucha la voz de mi tía (la más sensacionalista de la familia) contándome que en las noticias dicen que murió Luca Prodan. Colgué, se lo dije a mi chica y los dos nos quedamos helados, nos abrazamos en silencio sin poder hacer nada. Sabíamos que Luca era un tipo extremo, pero no esperábamos que nos dejara tan pronto.

Voy más atrás todavía y vienen a mi mente las madrugadas del ’84, el programa de radio Cuero Pesado pinchando “La rubia tarada” y yo flipando en colores. Todo era nuevo para mi, el sonido, la letra, y esa voz que cantaba en un español rarísimo. No entendía nada pero seguro que estaba de acuerdo con ellos. Unos días después me recuerdo viendo la portada del primer disco de Sumo “Divididos por la felicidad” en la disquería que estaba en Serrano y Santa fe, empezaba la historia mas breve pero determinante del rock de mi país.

Por aquellos años la Argentina vivía una alegría democrática feroz después de 6 años de oscuridad. El pop asomaba tibiamente entre los pesos pesados del rock progresivo y la canción protesta, pero el punk todavía era un gran desconocido para la mayoría de los jóvenes australes. Ahí es donde aparece pateando el tablero Sumo, una mezcla perfecta de New Wave, Punk y Reagge única e irrepetible.

Cantaban en inglés a 2 años de perder el honor en Malvinas!!! El cantante no era un melenas barbudo, era un pelado italiano, educado en Escocia con cara de loco y ropa andrajosa. A mis 15 años el mensaje de este sujeto hizo que empezara a cuestionarme cosas que hasta ese momento eran sentencias, y no me refiero a patear bolsas de basura y hacer fuck you a la policía, Luca me hizo entender que habia mucho más que el barrio, el colegio y la bandera.

Actuaban en discotecas cutres (como todos los grupos por aquellos años), se peleaban en los festivales con todo dios, tenian pocos amigos y en vivo eran más happenings que conciertos, pero definitivamente eran imbatibles. Si los tuviera que comparar con una banda clásica definitivamente sería con The Doors, no por el sonido, sino por la provocación constante y lo revolucionario de su actitud.

Si quieren saber más de Luca y su tremenda banda busquen y rebusquen, hay documentales buenos, películas malas y mil entrevistas.  Yo solo quiero recordar desde aqui al pelado a 25 años de aquel día que se hinchó las pelotas y fue al otro barrio, y darle las gracias, por abrir mi cabeza, mis oídos y mi corazón.

Aquí el playlist con su obra, enjoy!

2012-digital-music

La cosecha de discos del 2012 fue realmente buena y variopinta. Esta lista recoge los que para mi son los mejores del año.

10. Danzing in the Moonlight – Ken Stringfellow

Este se coló justito al final (pobre Donald Fagen, le quitó su puesto) después de disfrutar de un concierto increíble en Siroco me puse a escuchar su último trabajo y realmente es una maravilla. Pop elegante que se acerca tanto a un Andrew Bird como a un Todd Rundgren, piezas delicadas que te hacen la vida mucho más fácil y bonita.

9. Lorenism – Tame Impala

El disco de estos chicuelos es genial, un collage sonoro que por momentos me recuerda a bandas como los ya clásicos Beta Band o Flaming Lips. Un disco que por sobre todas las cosas es divertido. Si esto fuera un concurso de belleza ellos claramente serían “Miss Simpatía” No es la más guapa, pero si la más marchosa.

8. The Bravest Man in the Universe – Bobby Womack

La vuelta del maestro fue por la puerta grande, de la mano de Damon Albarn crearon uno de los discos más “modernos” de año. Personalmente opino que la voz de Mr. Womack esta en su punto más alto. Y duetos con Lana del Rey o Gil Scott heron hacen el resto. Gracias por volver al ruedo Bobby!

7. Dispossession – Mike Wexler

Uno de los mejores descubrimientos del año, un disco de climas que nada  plácidamente entre las aguas de Nick Drake y Massive Attack, altísimamente recomendado. Uno de esos que de solo escucharlo te baja la ansiedad.

6. Big Moon Ritual/ The Magic Door – Chris Robinson

Aqui hago trampa, son dos discos, pero para mi es uno, único y largo. El ex Black Crowes en un desborde de inspiración lanzó estas dos gemas. La mayor parte de las canciones no baja de lso 6 minutos y son suites musicales deliciosas. Ideal para los sábados por la tarde.

5. Out of the Game – Rufus Wainwright

Para este disco también se saludan dos potencias, el gran Rufus y Mark Ronson hicieron posible este disco, que si te dicen que se grabó en 1974 tu te lo crees perfectamente, pop del bueno por donde se lo mire.

4.El Camino – The Black Keys

Que decir de este par de bestias que ya no se haya dicho? Su último trabajo es una pieza de relojería de rock y hits, un disco impecable, potente y por sobre todas las cosas roquero hasta el dolor.

3.Blundebluss – Jack White

Definitivamente creo que hay un antes y un despúes de la música a partir de este disco, Jack White vuelve a inventar el sonido de moda utilizando los acordes de siempre, y se marca el disco más potente y variopinto del año, una pieza magistral, ya es un clásico.

2. Life is People  – Bill Fay

La vuelta de un grande por la puerta más grande, este disco es un trabajo de amor y profesionalidad, todo en el disco es perfecto, arreglos, interpretación, melodía, de esos que no puedo parar de escucharlos una y otra vez.

1. Locked Down – Dr. John

Y el primer puesto se lo lleva el maestro eterno, con producción de Dan Auerbach (Black Keys) lo moderno se mezcla con lo clásico y ya no sabes donde esta el límite. Definitivamente el mejor trabajo del año y uno de los más grandes en la extensa discografía del Doctor.

Y con esto y un bizcocho cerramos el año, y si el mundo se acaba el 21 dale play aqui para despedirte a lo grande escuchando estos discos.

Imagen

Estoy en condiciones de afirmar que una de las pocas buenas cosas que pasaron en este 2012 son los discos que se editaron, al margen de mi frívolo comentario hay que reconocer que el nivel artístico y de calidad es el más alto en mucho tiempo, al menos esto nos llena de orgullo y satisfacción a los que amamos y necesitamos la música para seguir viviendo.

Como siempre el criterio utilizado para esta selección es estrictamente personal y emocional, las circunstancias por las que elegí estas canciones estan directamente vinculadas a como me hizo vibrar cada una de estas preciosidades durante el año en cuestión.

Venga, vamos al lío.

10. Ula Ula – Illya Kuryaki & The Valderramas

La vuelta de los Kuryaki era necesaria, si no fuera por estos (ex)pendejos que rompieron el molde allá por los ’90 hoy no exsitiría ni Calle 13, ni Bomba Estéreo, ni nigunas de estas bandas que hacen ese collage de géneros que tanto nos gústan. Los chicos están de regreso y su primer corte es muy, pero que muy bueno.

9. Hoy No Me Encuentro – Leiva

Los que ya me conocen saben que siento debilidad por este sujeto, el que empezó haciendo teen rock bajabragas se convirtió en uno de los mejores solistas del actual panorama musical mainstream en España. Su primer disco post Pereza es una fábrica de hits (gracias Calamaro por todo lo aprendido) Elijo esta pieza que seguramente para muchos sea la menos interesante del disco, pero para mi es una maravilla a todo nivel, arreglos, melodía y voz. A disfrutar!

8. Correcto – Jero Romero

Esta es una de esas que te llega de rebote, pero en el momento justo y a la hora indicada. Sencilla, despojadísima y con una letra maravillosa. El disco a la primera escucha parece todo igual, a la décima se te mete en vena y no puedes parar.

7. No Digas Quizás – Kevin Johansen

La vuelta de Kevin Johansen a los estudios dió sus frutos, y muy sabrosos. Un disco doble y absolutamente genial, creo que es el mejor de su trayectoria. Una mezcla de latinidad hermosa y equilibrada, disfrute de principio a fin.

6. El Afán – Alex Ferreira

El segundo LP de Alex es una preciosura, más allá de que conozco su obra y su persona de una manera muy cercana no es un enchufado en esta lista. Se gana su puesto a pulso y ritmo. Nota: el videoclip “apócrifo” de esta canción es una verdadera retro maravilla.

5. Buen Soldado – Francisca Valenzuela

Y en el hemisferio de la lista (amo ser cursi) nos encontramos con un hitazo, una de esas canciones que escuchas una vez y ya la tienes en vena, más allá de esta gema en particular, el último disco de Francisca Valenzuela esta muy bien, altamente recomendable.

4. Dame La Razón – Marlango

Y por fin los Marlango se decidieron a cantar en español, esta canción es de esas que te erizan la piel, te recuerda cosas bonitas y te hace creer que no todo esta perdido. Al menos eso es lo que despierta en mi, la voz de Leonor Watling se vuelve mucho más dulce cuando las palabras que salen de su boca son en nuestra lengua, hitazo por donde se lo escuche.

3. Risas Enlatadas – The New Raemon

Este tipo es la pera. Con cada disco nuevo que publica más me engancho con su obra. Maneja unos niveles de sensibilidad y lírica que me parecen increíbles. Definitivamente uno de los mejores discos del año, y si esta canción no te emociona ni un poquito fíjate si sigues teniendo el corazón en el lugar adecuado.

2.Nadie Por Las Calles – Love Of Lesbian

Puedo decir sin temor a equivocarme que el último disco de los Love of Lesbian es el que más escuche este año, me costo mucho elegir solo una canción (la otra opción era “Oniria e Insonmia”) pero debo reconocer que este himno particular lo canté (más de una vez) a gritos atravesando Madrid en Vespa. Emoción pura, de esa que te hincha el pecho y te hace sonreír.

1. Tierra – Xoel López

Y el primer puesto de mi lista es para el gran Xoel López. Su primer trabajo post etapa Deluxe es una maravilla, se escucha en cada canción un poquito del arte aprendido de cada lado del charco, solo un tipo con una sensibilidad enorme puede componer una belleza como esta. Definitivamente es la canción del año.

Aqui estan estos son, si los quieren escuchar todos juntitos, click aquí.

kenstringfellow_wideweb__430x354

De eso que estás en el curro y te llega un Whatsapp invitandote a un concierto en el Siroco, un tal Ken Stringfellow,  como es habitual en estos casos tu dices que si. Primero porque la persona que te invita es tu eterno cómplice de conciertos (AKA @musicamaldita) y eso es garantía de calidad, y segundo porque el lema “No music, no life” es mi dogma y mi razón de vivir.

Mientras picamos unas rocas de parmesano y bebemos un joven ribera en el Palma 60, mi amigo me recuerda que este muchacho era uno de los músicos de REM que vimos en vivo allá por el 2001, y que formo parte de los Posies y de los reformados Big Star, a estas alturas sus credenciales mejoraban minuto a minuto. Y lo mejor del asunto es que el artista en cuestión estaba saboreando manjares ibéricos a un metro de nosotros con una sonrisa de oreja a oreja. La noche ya prometía.

Un piano, una guitarra y todo su arte fueron suficientes para cautivar a los allí presentes. Versiones despojadas de sus canciones hicieron las delicias de nuestros oídos. Al menos la mitad las interpretó sin microfono, el escenario era invisible para el, bajaba y se mezclaba con todos nosotros, nos cantaba mirandonos a los ojos y compartiendo sus historias, parecía más una charla de bar con un colega que un concierto de rock.

Esta noche descubrí canciones maravillosas, conocí a un artista que desconoce la palabra ego, que entiende que el público es gente y la trata con inédita cercanía y absoluto respeto, un sujeto que sabe de poses pero también de sonrisas, una gran persona que, por las vueltas de la vida, se convirtió en un genial músico.

Les recomiendo que se animen a escuchar sus discos a corazón abirto, y que si tienen la oportunidad de verlo en vivo no se lo pierdan por nada en el mundo, es probable que descubran a la persona que vive detrás del artista, y eso sucede pocas veces en la vida.