Skip navigation

Monthly Archives: mayo 2011

El título de este post surge de una canción de Luis Alberto Spinetta del año 1988, esta canción cuenta la muerte de un niño en un estadio de fútbol por el impacto de una bengala, una historia trágica que destrozo una vida y una familia.

Unos cuantos años después, exactamente el 30 de diciembre del 2004, 194 personas mueren en una sala de conciertos llamada República Cromañon por el fuego que origina una bengala en unas telas decorativas del lugar, es el suceso con mayor cantidad de muertos en un concierto de rock en el mundo. La imbecilidad vuelve a reinar.

Lógicamente uno supone que después de semejante tragedia tanto las autoridades como el pueblo toman conciencia del riesgo que conllevan ese tipo de artefactos en un evento con público, pues al parecer no es así. La estupidez humana no conoce limites y el 30 de abril de 2011 otra vida se trunco por una bengala durante un concierto del grupo La Renga, una vez mas la idiotez infinita gana en número de muertos.

Ya escribí en este blog sobre el suceso Cromañon, el embrutecimiento de la música en Argentina, la crueldad involuntaria de un pueblo víctima de una falta de educación digitada desde el poder. Pero mas allá de esto no puedo entender como tanto los músicos, los políticos de turno y el mismo público se sigue justificando de las formas mas ridículas e insólitas, siento una inmensa vergüenza por la suma de estupideces que leí para “justificar” el uso de bengalas durante un concierto.

Siento una profunda tristeza, veo un pueblo incapaz de madurar y una falta absoluta de criterio, el arte esta muy lejos de semejantes actos de barbarie, y ante situaciones como esta siento una profunda vergüenza de ser argentino, y tener que dar explicaciones por los subnormales de siempre.

Mi mas sentido pésame a la familia de Miguel Ramírez.