Skip navigation

Monthly Archives: marzo 2011

Photo by: Oliver Nuñez

Uno de los discos que más me obsesiono en esta vida es The Wall de Pink Floyd. Llegó por primera vez a mis oídos cuando tenía unos 11 años, en ese momento no pude entender demasiado de que se trataba. La solución llegó un par de años después cuando vi el film de Alan Parker en el cine de mi barrio (Atalaya, trasnoche de sábado con mi amigo Fabian). Una hermosa mezcla de exitación, perturbación, depresión y rock and roll llegaba a mi vida para quedarse definitivamente.

A partir de ese momento The Wall me acompaño siempre. Tuve el disco en todos los formatos posibles, leía sobre  la mítica gira del 80-81 donde Roger Waters y Cia. interpretaron el disco completo con una puesta escandalosamente cara para la época. Soñaba con una máquina del tiempo que pudiera llevarme a una de esas 31 representaciones y poder disfrutar la historia del perturbado Pink con mis propios ojos y oídos. La máquina del tiempo no se inventó pero Roger Waters cumplió mi sueño un 25 de marzo de 2011, aproximadamente 19 años después de ver la película por primera vez.

Lo que sucedió anoche en el Palacio de los deportes de Madrid no lo podría definir solo como un concierto, fue una de las experiencias mas intensas e increíbles de mi vida. La puesta en escena es impecable, la dirección de arte es magistral, la tecnología brinda sus servicios para que la experiencia sea ultrasensorial. Si a este coctel le sumamos todas las ansiedades que deposité en este disco durante toda mi vida el asunto se vuelve altamente emotivo. Anoche estuve en el mejor concierto de mi vida, valió la pena esperar 19 años para que esto suceda.

Anuncios

Photo by: Rolling Stone España

Esta noche en Madrid pudimos disfrutar del primero de los tres conciertos de presentación del último disco de Nacho Vegas, La Zona Sucia.

Entendamos que Nacho ya no es ese chico taciturno que los críticos amaban y el público ignoraba, el chico triste de Gijón ahora suena en ipods de chicas que jamas leyeron la Rockdelux. El reconocimiento a tanto trabajo llegó y personalmente opino que se lo merece con creces.

La banda suena MUY potente, como este disco es más de teclados Abraham Boba destaca más que Xel Pereda. Uno de los inconvenientes de la noche fueron los problemas de sonido que no permitían un don de fluir sobre las canciones, pero cuando estas empezaban a sonar todo era sutil belleza melancólica y potencia sonora.

Tocó completo su último disco, repasó algunos de sus “hits” haciendo las delicias de los fans de la primera hora, apenas converso con el público. Quizás este es el concierto mas profesional que vi del asturiano, supongo que eso es bueno, tanto para el público como para la salud de nuestro interprete,  Nacho Vegas cala hondo en los corazones y uno siempre quiere más.

Si consiguen entradas (o ya las tienen) les aconsejo que no se pierdan la “Experiencia Vegas” No se arrepentirán.

Les dejo aquí mi playlist de Nacho, escuchar con las orejas limpias y el corazón abierto.