Skip navigation

Monthly Archives: marzo 2010

Hoy se cumplen 34 años del inicio de la más sangrienta dictadura que vivió mi país, un día de recuerdo en la memoria del espanto, un día que solo puedo asociar al dolor.

Durante más de siete años los genocidas se dedicaron a asesinar, torturar, violar y secuestrar a 30.000 estudiantes, profesores, políticos, escritores, obreros, monjas y gente como tu o como yo. Currantes, sobrevivientes de un país en el que siempre fue difícil vivir, pero en aquellos años era mucho más fácil morir.

Y no contentos con esto también se dedicaban a robar, a destrozar la educación, acabar con la cultura, censurar la política, hambrear al pueblo y borrarlo del mapa. Sumirlo en la ignorancia e intentar domesticarlo con un mundial de fútbol que solo se puede comparar a niveles de hipocresía con las últimas olimpíadas en China. Unos festejaban mientras otros torturaban y mataban en centros de detención clandestina. Estos cadáveres se enterraban en fosas comunes o sencillamente se tiraban al Río de la Plata desde aviones. La gente sencillamente desaparecía.

Y al final, para completar la faena, en el año 1982 decidieron que estaba bien hacer una guerra contra Inglaterra para terminar de masacrar y traumar a una generación entera. Soldaditos de un servicio militar obligatorio con apenas 18 años y sin entrenamiento, servían de carne de cañón a Generales que jugaban a ser grandes con sus vasos de scotch y sus putas mediáticas sentadas en sus rodillas.

En el año 1983 por la presión internacional, los conflictos internos de poder y un cambio de paradigma político (las dictaduras ya no eran tan útiles para el gobierno de EEUU) volvió la democracia a la Argentina y con ella la ilusión de un País mas justo y soberano. Se juzgo a las bestias y se las encarceló. Luego unas miserables leyes de punto final y obediencia debida permitieron que muchos de estos asesinos siguieran libres sirviendo como mano de obra barata de políticos corruptos a la hora de limpiar sus mugres. Al día de hoy estas leyes están siendo cuestionadas y se esta juzgando nuevamente a estos criminales.

Y esto es posible a que hay gente que siguió luchando. Primero fueron Las Madres de Plaza de Mayo que durante la dictadura no callaban sus voces y reclamaban por saber donde estaban sus hijos, luego Las Abuelas de Plaza de Mayo luchando por recuperar a sus nietos que habían nacido en cautiverio y fueron entregados en adopción ilícitamente (en muchos casos adoptados por los mismos que mataron a sus padres) y por último la asociación H.I.J.O.S. que siguen luchando y escrachando a los asesinos. Solo una palabra define la importancia de estos grupos en Argentina, esa palabra es MEMORIA.

Porque sin memoria no hay futuro posible, porque sin memoria no se puede educar, ni construir, porque sin memoria no somos nada.

Ni olvido, ni perdón.

Anuncios

Desde que el mundo es pop y la música un instrumento más de entretenimiento existieron productos de éxito efímero y pésima calidad, sin valor musical aparente, pero que se pegan más que las moscas a la mierda. Eso es lo que yo denomino anti música.

Antes solo eran radiables en época estival o a lo sumo las padecíamos una y otra vez en casamientos o discotecas cutres. Pero desde que el mundo es web y Youtube se convirtió en nuestra nueva ventana del horror, esta anti música esta presente todo el tiempo en nuestra vida, y nuestros amigos más morbosos se encargan de desperdigarla por el mundo. O mejor dicho, por nuestros mails, perfiles de Facebook o timeline de Twitter.

Y como uno se crió con lo bizarro no puede evitar escucharlas, y lo que es peor, disfrutar con estas bazofias deluxe. El morbo que provocan es como si te pusieras cachondo con una peli snuff. Un verdadero horror del que no se puede escapar.

Por este motivo aquí les presento mi top five de anti música, espero no lo disfruten tanto como yo.

Ayudame! – Anónimas

Un minuto con treinta y ocho segundos de dos hijas de una hiena. El culpable de que esta canción se convierta en un mantra en mi vida es @oli_n. El necesitaba compartir esta experiencia con el horror porque no podía con tanto peso sobre su conciencia. Cuando a la pequeña vaca rubia le ponen voz satánica me entra un miedo que solo se compara con ver la película El resplandor solo en un hotel vacío.

Nuevo Amanecer – La Tigresa del oriente

Una exaltación del optimismo a cargo de algo que no se como definir, lo único que tengo claro que no es ni animal ni vegetal. Un monstruo espantosamente voluptuoso canta al ritmo de un desesperante órgano una canción digna de iglesia evangelista. Lo mejor la parte es cuando se la dedica “a todos los pescadores de Perú y el mundo”… Será la famosa “sirena varada” de Bunbury?

La Tetita – Wendy Sulca

Un trauma en el mas amplio sentido. Una niña de ocho años con un agudo demoniaco dice que su madre la provoca cada vez que la ve con su tetita. El comienzo con los muñecotes y la base de “chiquitita” de Abba es un capítulo aparte, no se priven de este horror.

Torres Gemelas – Delfin Quishpe

Un clásico, creo que lo vi mas de 100 veces. Tiene detalles imperdibles como cuando señala a una de las víctimas del atentado como si fuera su chica. El link que estoy poniendo aquí lleva mas de 4 millones de visitas, es un clásico del tubo. Si alguno de Uds. se lo perdió esta es su oportunidad de disfrutar del espanto.

Watagatapitusberry – Blackpoint

Hay un antes y un después del día que mi amigo @ajpaniagua nos presento esta canción a @oli_n y a quien suscribe, creo que nos estuvimos riendo al menos 24 hs sin parar. Cuenta la leyenda urbana que el titulo de la canción sale del lenguaje callejero de Santo Domingo y que significa lo siguiente:

Wata=Leña Gata=Chica Pitus=Para tu Berry=Vagina

Lindo, no?

El lunes mi amigo Roger me recibió en la oficina con una sonrisa maléfica. Acto seguido, puso en mis manos un artículo que publicó Diego Manrique en El País titulado “El decálogo de Foster”.

Después de leerlo entendí perfectamente esa sonrisa. El muy cretino sabía que me estaba entregando oro en polvo. El artículo plantea un decálogo del rock. Las sagradas tablas del bien y el mal en la música moderna. Lógicamente esto desató en mí el deseo compulsivo y ególatra de expresar mi opinión sobre esas palabras, y este es el resultado. Espero lo disfruten.

1. Nunca sigas a un artista que describe su trabajo como “oscuro”.

Totalmente de acuerdo. Aquellos artistas que expresaron sus más profundos y perturbados pensamientos en canciones no gritaban a los cuatro vientos su oscuridad, más bien se recluían en sótanos o se estrangulaban en baños.

2. La penúltima canción es la más floja.

Como dice Manrique esto aplica al concepto del LP. Si tuviera que agregar algo es que la era CD también ayudó a cargarse la idea de disco como concepto. Antes un LP promedio eran 10 canciones, los discos compactos subieron el número a 15, por esta razón muchas canciones pasaron a ser material de relleno puro y duro.

3. Los miembros de las grandes bandas se parecen entre sí.

No tan de acuerdo, que después de tanto tiempo juntos se pegan gestos o actitudes es un hecho, pero Roger Daltrey no se parece a Pete Townshend ni Bono a The Edge.

4. Ser una estrella de rock es un trabajo de 24 horas al día.

Absoluta, total y completamente de acuerdo. Si asumes el compromiso de ser un rockero mejor que no te vea en el supermercado o cortando el césped porque dejo de creer inmediatamente en ti.

5. El grupo con más tatuajes tiene las peores canciones.

Esta idea está cargada de mala leche. Hay casos en los que la relación “Tatuajes = que desastrosa es tu música” se cumple, pero los Red Hot Chili Peppers refutan este punto.

6. Nada interesante ocurre en un escenario tras los primeros 20 minutos.

Aquí no estoy de acuerdo, soy de los que piensa que el sonido real de una banda está ajustado a partir de la tercera canción y creo que grupos como The Doors o Led Zeppelin tenían muchos de sus mejores momentos después de la primera hora de concierto.

7. El guitarrista que cambia de instrumento cada tres canciones está presumiendo de su colección de guitarras.

Real. Es más, a veces tardan tanto en cambiar de instrumento que cortan el clima y el ritmo del concierto.

8. Todos los grandes artistas se esconden detrás de su manager.

El manager. Ese gran vapuleado, detestado y odiado de la historia del rock. Creo que hay bandas que jamás hubieran visto la luz del éxito si no fuera por ellos, es un trabajo sucio pero alguien tiene que hacerlo.

9. En los grandes grupos no caben integrantes haciendo discos en solitario.

Suele suceder que después de un éxito en solitario las bandas se desarman, pero también sucede que sus ególatras discos suelen ser tan malos que vuelven a los brazos de sus compañeros como el hijo pródigo. Los trabajos en solitario de gente como Joe Perry, Mick Jagger o Bruce Dickinson son claros ejemplos que confirman mi teoría.

10. La banda de tres piezas es la expresión más pura del rock.

Para mí la formación ideal es el cuarteto y que el cantante sea un animal escénico (y una eventual segunda guitarra), pero es cierto que en el trío no hay espacio para otra cosa que no sea la música. Ejemplos como Cream,  The Police o mis amados Divididos confirman esta teoría.

Aquí están, estos son. Este post se lo dedico a Roger y al Rock and Roll. Qué sería de mí sin ellos…