Skip navigation

Monthly Archives: julio 2009

etano2

Este espacio suele estar reservado al placer y el disfrute de la música, pero  hoy tengo un dolor muy grande dentro que no puedo ni quiero callar.
Basta de muerte, basta de sangre.

Anuncios

Mercedes Sosa

Si tengo que elegir una voz que interprete la música Argentina para que el mundo entero la escuche, esa es la voz de Mercedes Sosa.

Su canto es incuestionable, se puede estar de acuerdo o no con su ideología política o con sus declaraciones, pero cuando su voz suena la emoción es absolutamente inevitable, la escuche quien la escuche.

Su versión de “La Cigarra” de María Elena Walsh era un bálsamo en los años duros de la Argentina y cuando la democracia dijo presente su voz canto el “Solo le pido a Dios” de León Gieco al mundo entero, con solo escucharla cantar la lágrima de la emoción surge involuntariamente, doy fe de ello.

Y este post surge a partir de escuchar su último trabajo, dos discos de duetos (Cantora 1 y 2) un trabajo absolutamente maravilloso, la companía es de lo mas variopinta, desde mis amados Charly Garcia y Luis Alberto Spinetta a mi detestada Shakira, pero todos acompañando el arte de la gran Mercedes.

Personalmente opino que los mejores momentos son las versiones de “Barro tal vez”, “Desarma y Sangra”, “Deja la Vida volar” y la increíble versión de “Zona de Promesas” con Gustavo Cerati.  Este duo hace 20 años era absolutamente inimaginable.

Los que tienen Spotify lo pueden escuchar allí, y los que no les recomiendo que se hagan de este material porque es un trabajo enorme, genial y lleno de amor. Una vez mas, gracias Mercedes por tanto arte.

luna

Hace unos días mi amigo Diego me preguntaba vía mail si tenía pensado escribir algo respecto al “man on the moon” en ese momento no entendí a que se refería, días después ya mas cerca del efemérides en cuestión caí en la cuenta de que se cumplen 40 años de la llegada del hombre a la luna, a partir de ese momento el tema empezó a dar vueltas en mi cabeza.

Yo nací ese año y lógicamente ese sencillo motivo ya le da una relevancia extra en mi vida, pero con el tiempo me fui enterando de otras cosas que lo convierten en un año genial en la historia de la música.

En 1969 se publican los dos primeros discos de Led Zeppelin, Abby Road de los Beatles, se estrena la opera rock Tommy de The Who, los Rolling Stones publican Let It Bleed y los Doors graban el maravilloso e incomprendido (en su momento) The Soft Parade. En Argentina se edita el primer disco de Almendra, obra fundamental para entender la evolución del rock en mi país.

Y no se si sucede en otros países del mundo, pero en Argentina se estipuló que el 20 de julio es el “día del amigo”, la leyenda cuenta que se designo ese día porque la humanidad de unió frente a los televisores para ver como el hombre pisaba por primera vez la luna, mas allá de creerse o no el asunto ese día es la excusa perfecta para encontrarse, reír, emborracharse y exaltar un sentimiento tan bonito como es la amistad.

Así que aprovecho este día para saludar a las personas que quiero y amo en mi vida, a todos y cada uno de ellos les dedico la siguiente canción con todo mi corazón. Gracias por darle sentido a mi vida.

Felíz día!!!

Rock-Roll-072-Creedence-Clearwater-Revival

Cuenta la leyenda familiar que mi mamá me ponía Creedence Clearwater Revival de pequeño para que me durmiera plácidamente en mi cuna, parece que el efecto que eso causo en mi vida fue una adicción incontrolable a la música en general y a Rock & Roll en particular. Otro de los tantos motivos por el que le estaré agradecido a mi querida madre de por vida.


Pero ante todo seamos sinceros, Creedence Clearwater Revival es la banda menos cool del planeta, en mi país natal se asociaba a taxistas, colectiveros y camioneros, las chicas que bailaban al ritmo desenfrenado de sus melodías eran odiadas por sus amigas pero adoradas y deseadas por sus amigos, las canciones de esta banda eran de gran aceptación en los círculos mas obreros y marginales y su música era considerada rústica y sin demasiados matices. Pero si somos mas sinceros todavía no podemos negar que cuando empiezan a sonar los primeros acordes de maravillas como “Suzie Q” o “Green River” la patita se empieza a mover sola y no hay forma de que se quede quieta.


Tambien entendamos que estos muchachos surgen en un momento en que la música pop estaba empezando a volverse compleja, para la época de su primer trabajo ya sonaban bandas como Velvet Underground, The Doors o Jefferson Airplaine. De repente en ese contexto sonoro plagado de psicodelia aparecen estos cuatro peludos en sus camisas de leñador a marcarse el rock mas clásico y puro del mundo, y justamente en esa simpleza radica su éxito, no sobra ni falta nada, es solo rock & roll y no solo nos gusta, nos encanta.


Y este post surge como consecuencia de algo horrible, el lunes 13 de julio de 2009 lo recordaré como el día que me perdí de ver a John Fogerty en vivo. Lo peor del asunto es que amigos míos de orejas tan pulidas de rock como yo dijeron “presente” y solo con escuchar sus relatos del concierto lloro desconsolado abrazando la esperanza de que el maestro decida repetir próximamente por estas tierras.

Este post solo estará completo cuando mi amigo Mr. G escriba su comentario describiendo su visión de tan mítico concierto, yo mientras tanto seguiré orando a los dioses sagrados del rock que me concedan el deseo de poder ver en vivo a semejante pedazo de rock viviente.



2543640222_74b7ffa06c

Hay muchas cosas que olvide en lo que llevo de vida, algunas de ellas muy importantes, pero jamás voy a olvidar la primera vez que escuché a Seru Giran.

Fue la banda más grande de la historia de pop/rock en mi país. Charly García, David Lebón, Pedro Aznar y Oscar Moro fueron los Beatles argentinos, y siendo completamente sincero (esto no significa objetivo) ellos son más importantes en mi vida que los Fab Four.

Tenía 10 años y toda la inocencia que conlleva esa cifra. Mis primos mayores eran mis referentes musicales, y una tarde de sábado en el barrio de Vicente López sonó por primera vez en mis oídos la banda más grande que podía imaginar, el disco en cuestión era “La Grasa de las Capitales” y nunca en mi vida olvidare lo que sentí cuando escuché por primera vez en mi vida canciones como “El perro Andaluz” o la temible “Viernes 3AM” (entendamos que una canción sobre el suicidio es un poco fuerte para una persona que lleva solo una década en este barrio) a partir de ese momento el enganche fue inmediato.

Es fundamental decir esto cada vez que hablamos de esta banda para que se entienda su importancia en el contexto histórico. Eran los únicos que durante los años más duros de la historia de mi país fueron capaces de relatar el dolor, la tortura, la desaparición y la muerte en mano de los genocidas responsables de la útima dictadura militar. Por una vez el arte cumplía una función no burguesa, denunciaba y gritaba sutilmente que el dolor era nuestro presente y la muerte nuestra realidad. Los argentinos no eran ni derechos ni humanos, eran víctimas de los asesinos que hundieron nuestro país en la miseria y el dolor,  y para ellos por más que pasen los años hay un solo grito. Ni olvido, ni perdón.

Maravillas como “Llorando en el Espejo” o “Cinema Verite” me ayudaron a entender que era eso de empezar a vivir. Era la banda perfecta, amaba a todos sus integrantes y sus canciones eran la solución para hacer de este mundo un lugar mejor, y entonces después de 5 maravillosos años ocurrió lo inevitable, se acabo la magia.

Al maravilloso Pedro Aznar lo convoco a sus filas el músic de jazz/rock Pat Metheny y el canto de sirenas fue muy fuerte, Charly Garcia y David Lebon pedían a gritos ser solistas y el pobre Oscar Moro (si exsiste un Dios espero que lo tenga en su gloria) sufrió del síndrome Ringo Starr (aunque el disco que saco con Beto Staragni fue inmenso) la magia se acabó y a mi el corazón se me partió en mil pedazos, los Beatles criollos se separaron y no estaba Yoko para descargar la ira sobre ella…Porca miseria.

El tiempo pasó, 10 años después y con mucha pasta de por medio la banda decidió reunirse. Yo no había tenido el privilegio de verlos juntos en su momento de gloria. Mi corazón palpitaba fuerte y rápido ante la posibilidad de ver en vivo a la banda mas grande en la historia. Pero un atisbo de razón me devolvió rápidamente a la realidad, yo no tenía 12 años ni ellos la energia motora de aquella época, y no me equivoque.

Los conciertos fueron un poco patéticos (estoy siendo amable, los quiero demasiado) y la prueba viva es la película “Peperina”. todo un desborde de miserias y vicios tristes, la segunda década infame se había cargado aquello que más quería (entre otras cosas) pero a esa altura ya coleccionaba la suficiente cantidad de heridas como para que el dolor no fuera tan grave.

Pero como el tiempo lo cura todo, mi dulce memoria selectiva se encargo de anular la parte oscura y solo quedarse con el disfrute de aquellos maravillosos 5 discos de su etapa inicial. Creo que fueron los primeros que separé cuando me vine a vivir a España, y cada vez que los escucho, como lo estoy haciendo ahora mismo, se me pianta un lagrimón que me recuerda que quedan un par de cosas en todo este asunto, todo ese maravilloso arte y el recuerdo en mi corazón.

festival_django_reinhardt_08

El domingo pasado tuve la suerte de asistir (gracias Anita!!!) al cierre de la 30º edición del festival Django Reinhardt en Samois s/Seine. Si escuchar jazz de calidad es un placer hacerlo a orillas del río Sena es algo insuperable.
No conocía a los músicos que tocaban ese día, destaco y recomiendo especialmente a dos, primero a Andreas Öberg & Charlie-Sourisse, fue una sorpresa decubrir a estos artistas y poder comprobar en vivo su enorme talento.
Y el mejor momento para mi fue la actuación de Martin Weiss, con su violín logra emocionar hasta el corazón más duro, fue para mi el descubrimiento mas importante de todo el festival.

Un punto a destacar del evento es que muchos de sus asistentes eran fervientes admiradores del “sonido Django” y en los descansos entre las actuaciones de los artistas que estaban arriba del escenario se podía seguir disfrutando de la música gracias a ellos, los que estaban abajo, con la gente.

Creo que este evento es un gran homenaje a uno de los mejores guitarristas de jazz de la historia. Después de escuchar su música se entiende porque el personaje de Sean Penn en la película de Woody Allen “Sweet and lowdown” se desmayaba cada vez que lo escuchaba.

Los dejo aquí con uno de sus clásicos, enjoy!!!