Skip navigation

Monthly Archives: abril 2009

n30152359716_1156159_1967

Alex Ferreira es uno de los músicos mas interesantes que conocí en el último tiempo, con un estilo totalmente personal logra llegar al corazón a través de sus canciones, con sus dos primeros EP “Un Domingo Cualquiera” y “Serenata de Plástico” empezó a consolidar una trayectoria que recién comienza.

Y podrán disfrutar de su arte en vivo el próximo  martes 28 de abril en la sala Sol, la excusa es la presentación se su tercer EP “Páginas” un adelanto perfecto mientras esperamos el lanzamiento de su primer LP en septiembre. Los dos primeros EP se pueden descargar gratuitamente de su web, Les recomiendo que se atrevan a disfrutar de las canciones de este gran artista Dominicano, les aseguro que no se arrepentirán.

imagen-11

En estos días se publicó por este lado del mundo un box set llamado “obras incompletas” que contiene 6 CD y 2 DVD que reúne gran parte  de la obra de Andrés Calamaro. La compilación en cuestión comienza donde lo dejo con los Rodriguez y llega hasta su último trabajo de estudio. Lo exagerado del tamaño no es casual, es Andrés en estado puro, pero hagamos un poco de historia…

Yo conocí a este muchacho allá por el año 1982, en Argentina soplaban vientos de cambio y Los Abuelos de la Nada le quitaban el acartonamiento a un rock que se estaba cansando de protestar y tenía  ganas de empezar a bailar de una buena vez, Andrés era el joven tecladista de esta banda que reunía lo mejorcito del barrio en aquella época.

Ya en el segundo disco de este grupo el protagonismo de Andrés era tremendo, hits como “Mil Horas” o “Así es el Calor” lo confirmaban como un compositor que sabía nadar entre las aguas de la popularidad y el buen gusto.

Después de un disco en vivo con los Abuelos (de ese trabajo sale la inmensa “Costumbres Argentinas”) nuestro amigo decide empezar su carrera como solista. Su primer disco, llamado “Hotel Calamaro”, era una sucesión de hits, un disco delicioso, cercano y a la vez sofisticado. Mi canción favorita de ese trabajo es “No me pidas que no sea un inconsciente” una balada que me sirvió de excusa para conseguir más de un beso en mis años de adolescencia.

Ahí comienza una etapa que no muchos conocen de Calamaro: se convierte en el productor musical más deseado del rock argentino. El debut musical de bandas como Los Fabulosos Cadillacs o Don Cornelio y La Zona cuentan con su producción artística, y se puede decír que parte importante del sonido de la segunda mitad de los ’80 en Argentina tenía la marca registrada de Andrés.

Pero allá por el ’89 el panorama por mis viejos pagos era bastante rudo con los artistas, la hiperinflación de aquellos años no dejaba demasiado espacio para la creación, y después de publicar su mejor trabajo hasta esa fecha (el inmenso Nadie Sale Vivo de Aqui), nuestro amigo viene a España a probar suerte. Un par de años después presenta a Los Rodriguez, el dreamteam del rocanrol hispano argento. Andrés y Ariel Rot junto con el genial Julían Infante y Germán Vilella  fueron los responsables de trabajos maravillosos. Tuve la oportunidad de verlos en vivo presentando su primer trabajo en Argentina y ese concierto fue absolutamente increíble. De esta banda salieron clásicos como “Enganchate Conmigo” o la inolvidable “Sin Documentos”. Lo tenían todo y lo dejaban plasmado en cada uno de sus trabajos.

Pero Andrés es muy Calamaro para formar parte de una banda y vuelve a probar en solitario, publica una maravilla llamada “Alta Suciedad”, a partir de este trabajo empieza la segunda etapa solista de este tremendo artista, y aquí llegamos al Andrés más conocido; el excedido, el talentoso, el caótico, el compulsivo y al artista que llevó la honestidad de su arte hasta el punto más brutal, se encendió, se incendió y se supo apagar, se recuperó del susto y cual ave Fénix volvió más fuerte y tan genial como siempre.

El box set en cuestión más que un trabajo de compilación es un intento de ordenar de alguna manera el exceso de arte de este tremendo artista. Una enorme puerta de entrada para todos aquellos que aún no se entregaron al universo Calamaro.

Disfruten de su obra, disfruten del artista.

“Siempre seguí la misma dirección, la difícil, la que usa el salmón” (AC dixit)

imagen-1

Este es un post que escribí para Yuglo hace unas semanas, y como el tema me parece muy interesante, lo publico también aquí a ver que les parece a todos Uds. Espero vuestras listas. 

En la edición argentina de la Revista Rolling Stone salió publicada en la sección “Pop Life” que escribe Diego Mancusi la lista de los que el considera los “10 discos de la década”.
Ya sabemos que falta todavía bastante para  terminar este ’09 que recién comienza, pero entiendo la ansiedad de Diego (lo explica muy bien en su nota) y la comparto plenamente.
Y convirtiendo esto en una especie de meme el autor nos provoca a confeccionar las propias, aquí va la mía.

Aclaración (no es ranking, solo valen discos internacionales y no se puede repetir banda)

1.    About a Boy – Badly Drawn Boy

2.    Sea Change – Beck

3.    Modern Times – Bob Dylan

4.    Cripple Crow – Devendra Banhart

5.    Kid A – Radiohead

6.    Wolfmother – Wolfmother

7.    Louden Up Now – Chk Chk Chk

8.    Back to Black – Amy Winehouse

9.    Unearthed – Johnny Cash

10.    Veneer – José González

Hay un montón que se escapan a mi memoria en este momento, pero estos 10 representan para mi lo que fueron estos primeros 10 años del siglo XXI.

04_dylan_lg

Y llegó el momento, es difícil pero no puedo dilatar esto mucho más. Ya toca hablar de Bob Dylan.

Esto es un marrón en toda forma, entendamos que me estoy metiendo con uno de los más grandes, más respetados y más odiados del mundillo rockpopero, y para colmo de males no soy un conocedor de su obra a rajatabla, pero después de tantos años de rock en mi vida empiezo a entender el hombre que hay detrás del mito.

El detonante de este post fue leer su autobiografía “Cronicas”. Un libro muy interesante que cuenta en primera persona la génesis del personaje. Una de las cosas más maravillosas que tiene el libro es leer como Bob fue recogiendo elementos de muchas influencias diferentes para construir una identidad propia, si a este libro le sumamos el documental de Scorsese “No Direction Home” podemos empezar a ver la punta del ovillo.

Yo llegué a Dylan por otros, como la mayor parte de mi generación. Durante años escuché muchas canciones de su repertorio interpretadas por personajes de todo tipo; de Nick Cave a Sonny and Cher, pasando por Guns and Roses, U2, Rolling Stones y demás bestias del ambiente, y siempre sentía que me gustaba más Dylan en la voz de otra gente. Pero llegó un momento que tuve que abrir mi corazón al gran Bob, y cuando eso sucede ya no hay vuelta atrás.

Tengo mis favoritas. “Hurricane”, “Simple Twist of Fate” o “Ballad of a Thin Man” son las que ocupan un lugar especial en mi vida, pero cuando uno empieza a internarse en el mundo Dylan pasa lo mismo que con Zappa, su producción es tan grande y variada que uno no puede quedarse con solo una parte, lo quiere todo y cuando más lo conoces más se mete en tu vida y no lo puedes quitar de tus oídos.

Cuenta la leyenda que el gran cambio de la historia de la música pop sucedió cuando Lennon y Dylan se conocieron, parece que la conversación entre ellos fue algo así:

– Dylan:

” A ver si te empiezas a preocupar por las letras…”

A lo que Lennon respondió:

” Y que tal si tu le metes guitarra eléctrica a tus canciones”,

Meses después de esta conversación vino el famoso grito de “Judas” para el eléctrico Bob y el lisérgico y maravilloso Sgt Pepper para John, el resto de la historia ya la conocemos todos.

Se que en estos tiempos tan neo posmodernos pedirle a los jóvenes que escuchen a un viejuno con voz nasal no es tarea fácil, pero lo recomiendo, si empiezan ahora van a poder disfrutar de la obra de este genio durante más tiempo en su vida.

Como última recomendación sugiero que se hagan con el disco “I’m Not there” es el soundtrack de una peli basada en la vida del gran Bob, allí encontrarán grandes canciones en la voz de lo mejorcito del patio indie en este momento, una buena forma de acercarse con cautela al universo Dylan.