Skip navigation

Monthly Archives: octubre 2008

En la música hay personajes que trascienden el arte a través de la polémica, gente que es considerada grande por algunos y miserable por otros. En el mundo anglo el personaje ideal para describir este efecto sería Prince, algunas personas lo consideran un genio absoluto y otros no lo pueden soportar, en el mundo hispano creo que un buen ejemplo es el protagonista de este post, el señor Enrique Bunbury.
Hace unos días fui a mi primer concierto del Aragonés y me confirmo lo que ya sabía. Es un artista enorme de pies a cabeza. Realmente brindó un espectáculo absolutamente genial y rebosante de arte, talento y magia, y les puedo asegurar que estas características no abundan últimamente por estos pagos.
La excusa fue la presentación de su último trabajo “Helville de Luxe”. Un disco excedido, exagerado pero absolutamente genial y necesario. La ocasión fue perfecta para disfrutar de versiones renovadas de clásicos de su repertorio como “Infinito”, “El Extranjero”, “Canto (el mismo dolor)” o “El Rescate”, todas tan grandilocuentes como su persona en escena.

Si tuviera que encontrar una vara con que medir su personaje en las tablas solo sería comparable con dos iconos de la cultura española, Rocío Jurado o Raphael (Bunbury compuso para el la canción “Desmejorado”) inmensos, talentosos y populares al mismo tiempo.
Y mucho de todo esto que a mi me fascina es lo que desata criticas y mofas en torno a su persona, personalmente considero que un artista es un ser integral, y que por sobre todas las cosas se alimenta de su personaje (ejemplos claros  de esto son genios como Woody Allen o Peter Sellers).
El escándalo que acompaño el lanzamiento de su último trabajo tuvo que ver con el plagio, y para hacer honor a la verdad los fundamentos en los que se basaron me resultan al menos pobres. Llevamos años escuchando a replicantes como Lenny Kravitz o Jamiroquai y nadie se queja, y ellos se “inspiraron” de los grandes de una forma obscena, pero Bunbury convierte en canción citas de poetas y todo el mundo se tira encima de el. Pero si el rock siempre manoteo del mundo de la prosa y la poesía!!! Yo no considero que eso sea malo, es simplemente dejarse influenciar por el talento ajeno para que surja el propio. Si no fuera por el rock yo jamás hubiera conocido a maestros como Camus, Kerouac o Bukowski.
Mas allá de polémicas domesticas el sujeto controla mucho el ritmo emocional de un concierto, todo esta ultra medido, empezando en las luces, pasando por su vestuario y acabando en las calaveras de su micro, es todo actitud y sabemos que este es uno de los pilares principales que sostiene esta maquinaria  negocio/artística llamada rock’n’roll.
Y nos encanta, y disfrutamos, y nos sentimos bien tratados y eso a mi me alcanza, no busco mas en un concierto, letras que me den consuelo, justifiquen mis actos y me aporten una sonrisa o una lágrima si es necesario, y después de mas de mil conciertos en mi vida gente como Bunbury lo sigue consiguiendo.
Bravo por el, y gracias a conciertos como este sigo apostando por el rock’n’roll.

Anuncios

by .:fotomaf:.

Ayer estaba hablando con una amiga en un Beers & Blogs y ella me decía que todos los años elige una canción para escuchar en el día de su cumpleaños, me contaba con lujo de detalles los requisitos que tenia que reunir. La importancia de la letra, la situación, el momento donde escucharla y muchas cosas mas. Esto que a muchos le puede parecer una locura a mi me resulta sumamente bello y reafirma mi idea sobre la relevancia de las canciones en la vida de la gente.
A veces también sucede que no hay un motivo aparente pero se dan rituales de este tipo, en mi caso todas las veces que vote en Argentina tenia que entrar al cuarto oscuro escuchando Iggy Pop. Al día de hoy no tengo idea de porque la iguana debía ser lo que sonara de fondo mientras ejercía mi sufragio, pero no podía hacerlo si no sonaba, “Lust for Life”, “Candy” o “Cry For Love
Es evidente que las canciones son determinantes a la hora de darle mas emoción a un recuerdo, ellas visten a la memoria con sus mejores galas o sus peores ropajes según la situación, pero ese condicionamiento nos ayuda a mantener viva aquella vivencia pasada por mas placentera o dolorosa que sea.
Por eso querida Chechi, estoy totalmente de acuerdo contigo en que te dejes la piel buscando la canción perfecta para cada cumpleaños, a ti te dedico este post y la próxima canción.

P.D. ; gracias Mauro por tan bella foto

Hoy comienza un viaje a la emotividad, vuelvo a Buenos Aires para pasar allí una semana desbordante de vértigo, ansias, risas, locura y emoción, creo que no me va a quedar tiempo para dormir.
La excusa esta vez es la boda de mi hermano del alma, 25 años de profunda amistad son sobrados motivos para estar viviendo ese importante acontecimiento de su vida en directo. Por esto y por otras circunstancias tendré el pecho funcionando a corazón abierto durante el tiempo que pase en mi ciudad, y esa constante  sensación de que la lágrima esta a punto de brotar en cualquier momento.
Esta vez creo que la nostalgia va a ocupar un lugar muy importante en mi viaje, mi vida cambio demasiado y ahora ciertos recuerdos pesan mas que otros, lugares compartidos, nuevas ausencias y un volver a empezar que nunca llega.

Un protagonista fundamental en esta historia es el barrio, ese que solo vive en el recuerdo pero que late al ritmo de mi corazón. Ese que fue testigo de lujo de mi amor mas puro y de mi dolor mas profundo, el mismo que me vio jugar, reír y llorar, ese lugar que por mas que ahora lo disfracen con chafalonerías sigue siendo duro como sus adoquines, ese barrio que es mio, y solo mio.
Así que este Porteño de ley los deja pero promete volver, porque nunca se fue, siempre esta llegando.