Skip navigation

Es increíble el condicionamiento que genera la música en cada uno de mis actos, no imagino, ni quiero recordar, un momento de mi vida que no tenga alguna melodía acompañándome omnipresente.
No puedo imaginarme saliendo a la calle sin el ipod. Necesito estar pendiente de lo que el shuffle puede hacer con mi ánimo. Como se podrán imaginar lo ayudo bastante con playlists que rara vez puedan fallar, tengo la mala costumbre de intentar garantizar el éxito.
Necesito de música a diario, la siento como el último rasgo de inocencia en mi vida. La música no me duele, y solo convoca a mi cabeza los recuerdos que yo quiero revivir, la música es mi memoria emotiva, es la que me ayuda a entender porque sigo creyendo en un par de cosas para sentir que estoy haciendo lo correcto, la música le da sentido a mi vida.
Y lo bueno de este sentimiento es saber que no soy el único en el planeta que vive la música de esta manera, se que tengo mas de mil cómplices ahí afuera que sufren de la misma adicción, y cada vez que encuentro uno de mi especie me siento felíz y lo integro a mi vida inmediatamente. Estoy convencido que aquellas personas que viven la música de la misma manera que yo no pueden ser mala gente, no esconden malas intenciones y generalmente están algo lastimados por una realidad que tiende a superarlos, para mi y para ellos escribo este blog, para seguir encontrando gente que siente la música como la vida, Intensamente.

Anuncios

6 Comments

  1. Gracias, porque soy una de esos.

  2. yo tampoco puedo vivir sin música. La escucho cuando voy por la calle, trabajando, estudiando, e incluso muchas veces, durmiendo. Soy un músico frustrado. Debería haber seguido tocando la guitarra.

  3. Es curioso como la gran mayoría de las canciones que escucho actualmente son capaces de hacer aflorar un montón de sentimientos. Últimamente ando descubriendo nuevos caminos, y siempre es de agradecer que al oír ciertas canciones no puedas evitar esbozar un sonrisa.
    Supongo que es parte del encanto que tiene la música 🙂

  4. “…ya no sé si esta vez…
    …todo está dentro de mí…
    … y ya no puedo escapar…”
    Danke.Danke.Danke.

  5. A mí me pasa algo muy parecido con el queso. No me imagino la posibilidad de ser feliz sin él. Y para cada situación hay un tipo de queso distinto. Igual que con la música, ¿no?

    Y no es que busque contradecirte, pero como te quiero intentaré ponerte sobre aviso de algunos peligros de la vida: he conocido a mucho hijo de puta, cagagor o cagón o incluso cagones cagadores (estos últimos, sin duda, son los más peligrosos) que adoraban la música. Yo no me andaría por ahí fiando de la gente tan rápido.

    Te abrazo sobre mi corazón,

    La Morsa.

  6. Absolutamente la música es memoria emotiva, ella nos recuerda todo lo que vivimos, nos resguarda del olvido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: