Skip navigation

El alcohol hizo mucho bien y mal a la música moderna. Gracias a la ligereza de palabra que este provoca al mínimo exceso muchos artistas pudieron sacar lo mejor de su pluma. Otros se pasaron de rosca significativamente y amanecieron flotando en piscinas o ahogados en sus propios vómitos. La delgada linea que divide al bebedor social del alcohólico suele desparecer a la brevedad, ni hablar con 300.000 discos vendidos.
Pero no solo el Rock es víctima de los etílicos. El jazz, el blues o el tango también supieron nutrirse de los efectos disipadores de personalidad que suelen presentarse cuando se abusa de licores, anises o mismamente de cerveza barata.
Claros ejemplos de lo antedicho son “La Ultima Curda”, “Jockey Full Of Bourbon”, “I Drink Alone” y mil canciones mas que nos remiten a lo mismo , la apología a estar pedo.
Cualquiera de los que me conoce sabe que soy un bebedor, disfruto mucho del alcohol, sirve para dar emoción a la conversación, risa fácil a las tímidas y desinhibir aún más a las desvergonzadas de costumbre. Lo ideal es no perder los papeles (cosa que no siempre ocurre). Uno de mis temores mas recurrentes es amanecer en un lugar desconocido junto a una desconocida y saber su nombre porque lo llevo tatuado en una de mis nalgas. Este pensamiento paranoico me persigue desde mi primera borrachera.

También el alcohol es ideal para el consuelo, el problema es que puede llegar a convertirse en nuestra única compañía cuando la sensación de felicidad no esta cerca nuestro, lo ideal es evitar que esto suceda para no tener que formar parte de un grupo sentado en círculo contando los días que llevamos limpios y confesando nuestras miserias.
Un claro ejemplo de ex alcohólico que sigue siendo talentoso es Tom Waits. Si escuchamos y leemos sus letras desde el primer disco hasta Frank Wild Years vemos que las copas casi siempre ocupan un lugar de privilegio, pero a partir de su matrimonio con Kathleen Brennan el asunto cambia, Tom se limpia y empieza a componer parte de la música más extrema que se hizo en los últimos años del siglo XX, el maestro logro vencer a los demonios.
Mi idea con este post no es la de moralizar, solo mostrar la diferencia entre arreglar las cosas o emparcharlas.
Pero no me hagan caso, debo estar borracho mientras escribo esto.

Anuncios

4 Comments

  1. Tambien J.Cash luego de conocer/casarse/juntarse? con June Carter paso de matar aguilas en extincion por manejar borracho a ejemplar varon de bien.
    Lo del tatoo… mientras que no diga Silvia me parece que esta bien; los papeles no se pierden, se caen y se vuelven a encontrar.

  2. La cuestión es que muchas veces no se sabe cuando navegas entre perder y no los papeles, Tom Waits es un claro ejemplo entre muchos. Buen post Dr

  3. “And the carpet needs a haircut…”

  4. Todo hay que decirlo: pocos fines son más nobles que el de “desninhibir aún más a las desvergonzadas”.
    Brindo por las desvergonzadas y por sus desinhibiciones.
    Ah, y porque todo hay que decirlo: muy buen post.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: