Skip navigation

La frase que titula este post surgió de un personaje de Roberto Gomez Bolaños, uno de los comediantes mexicanos mas influyentes en toda América Latina.

Siempre existió una fascinación en mi vida por la cultura mexicana, cuando era pequeño veía apasionadamente las películas de Santo o Blue Demon en los sábados de súper acción de canal 11 y flipaba  con esos superhéroes de pacotilla. De ahí mi entrañable relación con el Chimichurri Asesíno, héroe de los niños y terror de los malechores.

Luego los años y la llegada de la globalización me permitieron conocer música pop/rock de otras regiones de América, de esta manera llegue a gente como Los Jaguares, Control Machete, Plastilina Mosh y mis favoritos, los Cafe Tacuba.

Esta banda tiene una característica muy particular, casi todas sus canciones están asociadas a momentos buenos de mi vida. Viajes placenteros, cumpleaños propios y ajenos, conversaciones en Misiones con mi amigo Pablo (gracias por traer a mi vida el disco “Re”) y muchísimas circunstancias mas en que la asquerosa alegría estaba acompañada por las canciones de esta gente.

Realmente son una de las mejores bandas de Latinoamérica, mas allá de tristes agentes de marketing que los denominan ” Los Radiohead” de México yo los considero una pieza fundamental del sonido que revolucionó la música en los años 90, ellos fueron uno de los principales grupos que se encargaron de quitar los prejuicios al rock, no sentir verguenza por el folklore y revalorizar el pop bien entendido.

Hay discos que ya son clásicos se mire por donde se mire, el mejor ejemplo es “Re”, este trabajo entra en esa maravillosa categoría de discos que son buenos en casi la totalidad de sus canciones, muchos de sus himnos surgieron de esta obra.

Yo nunca los había visto en vivo, pero el lunes pasado gracias a mi amigo Roger (mexicano de pura cepa) logré disfrutar de esta increíble banda en un garito de malasaña en el que no cabían mas de 1000 personas, una experiencia única.

El asunto contaba con muchos factores a favor, la banda esta pasando por un gran momento, y poder verlos en una situación tan íntima le daba un valor agregado importantísimo. Otro detalle a favor era la companía amiga contenedora, Mas allá de gente cercana como Rodrigo, Lorena y Roger el lugar estaba invadido de un público que conocía al dedillo la obra de estos músicos, la posibilidad de fracaso era nula.

Y los artistas nos dieron lo que queríamos, lo mejor de su repertorio para saciar nuestra sed, y lo genial era ver que ellos disfrutaban tanto como nosotros, la sensación general era de cercanía con la gente. Nos devolvieron el fuego y la energía de los años mozos, pero quizás este factor que le estoy adjudicando a la banda en realidad me estaba afectando a mi en particular.

Estos tíos me regalaron muchas canciones geniales, “Eres“, “El Baile y el Salón”, “Esa Noche“, “Avientame” y muchísimos hits que quedaran guardados en mi memoria el resto de mi vida.

Si no tuvieron el placer de conocerlos se los recomiendo, les aseguro que no se arrepentirán.

P.D.:Esta es una de las mejores canciones de amor gay de la historia

Anuncios

4 Comments

  1. Doctor, un concierto fuera de serie, de esos que en unos años vamos a poder presumir en plan “Yo estuve ahi”

    En plan Spam-light, he escrito mi correspondiente entrada en mi nuevo blog del que aqui les dejo el enlace, para que me lo critiquen, que está en Beta

    Abrazos!

  2. Retomo el camino de las recomendaciones de tu post anterior y sugiero, desde Argentian, a Lisandro Aristimuño: cantautor nacido en Viedma que suena muy diulce con intrumentos que no son propios del rock. Te podés bajar el disco en http://www.lamusicaesdelaire.blogspot.com
    Ah, Los Álamos una delicia. Realmente, de lo mejor del under local. ¿Escuchaste a Doris?

  3. Si el concierto este del que hablan fue uno de esos grandes conciertos, sin duda dentro de diez años habrá decenas de miles de personas que presumirán al decir “yo estuve ahí”. Es así, hay que joderse…
    como siempre, un placer pasar a visitarlo, muy rico todo,

    un abrazote bien grandote, de Morsa,

  4. Mattt:

    El amigo Lisandro se merece tremendo post, es uno de los nuevos talentos de la madre patria.

    Roger & Morsa: el famoso “Yo estuve ahí” también es un buen tema para un post, por ejemplo, si todos los que dicen que vieron a Mano Negra en obras en el ’92 fueran ciertos el pequeño estadio de la avenida Libertador tendría facultades extraordinarias de expandirse hasta lograr el tamaño del estadio River Plate.
    Pero lo que si es cierto es que Roger et moi vimos a los Café Tacvba en un garito minúsculo de Malasaña.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: