Skip navigation

Monthly Archives: julio 2008

Brasil es un país absolutamente musical, el ritmo logra hermanar clases sociales tanto como el fútbol. Si tenemos en cuenta la impresionante capacidad magnética que tienen la Bossa Nova y la Samba podemos empezar a entender de que estamos hablando.

Y uno de los artistas fundamentales de los últimos tiempos que logro revalorizar esta tradición es el gran Seu Jorge.

Nuestro amigo comenzó su paso por la música con el grupo Farofa Carioca allá a finales del siglo XX, luego publicó sus primeros discos solistas, “Samba esporte Fino” y “Cru“, con estos trabajos logro llegar tanto al público como a la crítica. Pero yo (y muchos otros mas) llegamos a su arte gracias al cine. Lo conocí como uno de los protagonistas de la tremenda película “Ciudad de Dios“, una especie de Pulp Fiction ambientado en las fabelas de Rio de Janeiro, pero su consagración en la gran pantalla llego con su personaje en la película de Wes AndersonLife Acuatic” donde sentado solo con su guitarra acústica interpretaba versiones libres de clásicos de David Bowie en la cubierta del barco, todos nos enamoramos del personaje y posteriormente de su trabajo “The Life Aquatic – Studio Sessions“, que es sencillamente memorable.

Publicó recientemente su último disco “América Brasil O Disco“, un trabajo realmente recomendable que continua en la idea de profundizar en las raíces y la tradición de la música de su país.

Pero el que me gustaría destacar es el disco en vivo que grabo junto a Ana Carolina, se titúla “Ana & Jorge Ao Vivo” este es un trabajo de amor, una combinación perfecta entre ambos artistas, la sensación que me transmite es como si los estuviera escuchando mientras se enamoran el uno del otro, altamente disfrutable.

Y los voy a dejar con una de las canciones de este trabajo, una versión de un tema de Damien Rice, personalmente opino que supera con creces a la original, y la frase, “Eu não sei parar de te olhar” (no puedo dejar de mirarte) se convirtió en un mantra dentro de mi cabeza.

Este post esta dedicado a mi amigo Oliver, otra víctima de Ana & Jorge Ao Vivo.

el video va con traducción de la letra, enjoy!!!

Para los humildes humanos de a pie las separaciones son un proceso muy difícil, doloroso y tremendo, el conflicto personal cobra unas dimensiones tan absolutas que nos impide ejecutar acciones cotidianas con normalidad. Comemos mal, los horarios dejan de existir, la resaca es eterna y aún así el dolor no desaparece.

Cuando esto le sucede a nuestros entrañables amigos los artistas vemos que llevan todos estos pesares de una manera similar, el pequeño detalle que los diferencia de nosotros es el factor talento. De esta manera su catarsis casi siempre se ve reflejada en obras maravillosas que nos sirven para mitigar (o amplificar) nuestras dolencias amorosas. Luego se vuelven a enamorar y la cagan sacando discos de una jovialidad insoportable, pero eso es tema para otro post.

En este blog ya se cito en otras ocasiones el clásico disco de divorcio “Blood on the Tracks” de Bob Dylan, o el infinitamente depresivo “Sea Change” de Beck.

Pero ahora me voy a centrar en la obra de artistas de habla hispana, básicamente para  poder transmitir este dolor a aquellos que no dominan la lengua sajona y así puedan codificar claramente el mensaje.

Un gran ejemplo es el “Honestidad Brutal” de Andrés Calamaro. 37 canciones que describen todos los posibles estados de ánimo que acarrea la separación. En este disco encontramos de todo. Dolor extremo, euforia, derrota, inseguridad, caos emocional y farmacéutico y mil vértigos mas. Canciones tremendas como “Los Aviones”, “Aquellos Besos”, “No son Horas” son la prueba sonora de las emociones mezcladas que provoca semejante situación.

Otro gran disco en español sobre separaciones es “Esta Boca es Mía” de Joaquín Sabina. Muchas de las canciones de este disco son crónicas perfectas sobre la ruptura, pero en lo personal mi favorita es “Ruido”, una canción del canario Pedro Guerra que Sabina supo versionar maravillosamente, pocas letras relatan tan bien la crisis del divorcio, una pequeña obra de arte.

Y para cerrar este post me quedo con el último trabajo de Gabo Ferro, se titula “Amar, Temer, Partír”, en este disco el artista nos cuenta y canta en 12 canciones su proceso y su evolución desde el momento de la separación hasta el renacer amoroso. Esta grabado en vivo, acompañado solo por su guitarra, su hermosa voz y su tremenda e increíble lírica.

Para aquellos que leen este blog y viven en Buenos Aires les recomiendo de corazón que vayan a sus conciertos, son una gran experiencia emocional. A los que viven en España el artista probablemente este girando por nuestras tierras por el mes de octubre, desde aqui se avisará con el debido tiempo. Y a los que viven en cualquier otro lugar del mundo les aconsejo que se hagan de toda su obra porque sencillamente es maravillosa, mas allá de vuestro estado emocional. No importa si se encuentran plenamente enamorados o con el corazón sangrando en una mano, Gabo siempre tiene una sabia palabra para cada momento.

La frase que titula este post surgió de un personaje de Roberto Gomez Bolaños, uno de los comediantes mexicanos mas influyentes en toda América Latina.

Siempre existió una fascinación en mi vida por la cultura mexicana, cuando era pequeño veía apasionadamente las películas de Santo o Blue Demon en los sábados de súper acción de canal 11 y flipaba  con esos superhéroes de pacotilla. De ahí mi entrañable relación con el Chimichurri Asesíno, héroe de los niños y terror de los malechores.

Luego los años y la llegada de la globalización me permitieron conocer música pop/rock de otras regiones de América, de esta manera llegue a gente como Los Jaguares, Control Machete, Plastilina Mosh y mis favoritos, los Cafe Tacuba.

Esta banda tiene una característica muy particular, casi todas sus canciones están asociadas a momentos buenos de mi vida. Viajes placenteros, cumpleaños propios y ajenos, conversaciones en Misiones con mi amigo Pablo (gracias por traer a mi vida el disco “Re”) y muchísimas circunstancias mas en que la asquerosa alegría estaba acompañada por las canciones de esta gente.

Realmente son una de las mejores bandas de Latinoamérica, mas allá de tristes agentes de marketing que los denominan ” Los Radiohead” de México yo los considero una pieza fundamental del sonido que revolucionó la música en los años 90, ellos fueron uno de los principales grupos que se encargaron de quitar los prejuicios al rock, no sentir verguenza por el folklore y revalorizar el pop bien entendido.

Hay discos que ya son clásicos se mire por donde se mire, el mejor ejemplo es “Re”, este trabajo entra en esa maravillosa categoría de discos que son buenos en casi la totalidad de sus canciones, muchos de sus himnos surgieron de esta obra.

Yo nunca los había visto en vivo, pero el lunes pasado gracias a mi amigo Roger (mexicano de pura cepa) logré disfrutar de esta increíble banda en un garito de malasaña en el que no cabían mas de 1000 personas, una experiencia única.

El asunto contaba con muchos factores a favor, la banda esta pasando por un gran momento, y poder verlos en una situación tan íntima le daba un valor agregado importantísimo. Otro detalle a favor era la companía amiga contenedora, Mas allá de gente cercana como Rodrigo, Lorena y Roger el lugar estaba invadido de un público que conocía al dedillo la obra de estos músicos, la posibilidad de fracaso era nula.

Y los artistas nos dieron lo que queríamos, lo mejor de su repertorio para saciar nuestra sed, y lo genial era ver que ellos disfrutaban tanto como nosotros, la sensación general era de cercanía con la gente. Nos devolvieron el fuego y la energía de los años mozos, pero quizás este factor que le estoy adjudicando a la banda en realidad me estaba afectando a mi en particular.

Estos tíos me regalaron muchas canciones geniales, “Eres“, “El Baile y el Salón”, “Esa Noche“, “Avientame” y muchísimos hits que quedaran guardados en mi memoria el resto de mi vida.

Si no tuvieron el placer de conocerlos se los recomiendo, les aseguro que no se arrepentirán.

P.D.:Esta es una de las mejores canciones de amor gay de la historia

Boris Vian

La falta de norte y las dificultades espacio/temporales me impiden el ejercicio de la concentración y la memoria, pero esto no quita que me sienta obligado para con Uds. a la hora de suministrarles la dosis correcta de música para vuestros bellos oídos, entonces vamos con unas humildes recomendaciones.
Empecemos con uno de aquí, o sea España. El personaje en cuestión se hace llamar The New Raemon y publicó hace unos días su primer trabajo “A Propósito de Garfunkel”. Con semejante título uno se siente ya motivado para sumergirse en el mundo de nuestro nuevo amigo y, para ser sinceros, no decepciona en ningún momento. Un cantautor avant garde tan simpático como pretencioso y sabemos que estos dos atributos tienden a garantizar el éxito, al menos en ciertos bares de Malasaña, barrio del que disfruto cada día mas.
Sigamos con unos de allí, o sea Argentina. Estos muchachos son de lo mejorcito que se dio últimamente por mis viejos pagos, estamos hablando de Los Alamos y su último trabajo “El Fino Arte de la Venganza” (otro tremendo título). Me parece su mejor trabajo hasta la fecha, estos chicos saben hacer Folk Psicodélico desde el culo del mundo, y que mejor ejemplo que “Problemas”  track que abre el disco y que invita a la relajación en el sentido mas narcótico de la palabra.
Y ahora uno que ya no sabemos si es de allí o de aquí, estamos hablando del músico devenido en payaso mediático antes conocido como Andy Chango. Parece ser que nuestro entrañable y comiquísimo amigo se decidió a centrarse nuevamente en lo que mejor sabe hacer y después de un trabajo exhaustivo de investigación y traducción se decidió a publicar su nuevo disco, un tributo a Boris Vian.

Tengo que decir que este disco me engancho desde la primera escucha, el repertorio elegido es una verdadera maravilla, la traducción argentinizada de la obra del maestro francés es divertidísima, y para completar la faena los invitados a esta placa son el dream team argento español de los últimos tiempos (Fito Páez, Ariel Rot y Calamaro entre otros). personalmente recomiendo la versión de “Viva el Progreso” es una verdadera maravilla.

Pues nada amigos míos espero disfruten de los artistas antes citados, pronto volveré y seré Milone nuevamente.
Un abrazo a todos.

P.D. como no hay video decente del material mencionado en el blog, los dejo en la simpática compania del amigo Boris.

Estos días estoy atravesando circunstancias particularmente difíciles en mi vida que me mantienen un poco alejado del ocio recreativo de compartir mis experiencias y conocimientos musicales con todos Uds. Pero ver en vivo a Amy Winehouse merece al menos el intento.

El contexto donde pude disfrutar de semejante experiencia no fue el más propicio para sus delicados matices vocales, sus pícaras miradas y todo su garbo. El escenario fue un aséptico festival llamado Rock in Rio Madrid (¿?) al que asistieron aproximadamente 75.000 personas. Era triste ver como aplaudian y se alegraban cada vez que nuestra delicada y rota estrella cogía una copa de vino para beber unos sorbos, sentía que le pedían a gritos “mátate y danos el gusto de una puta vez”.

Si hay algo que me jode es la gente que llegó a Amy solo porque esta de moda y es nuestra estrellita autodestructiva de turno, Amy Winehouse es el equivalente a Billie Holiday en su época. Su vida ya no le pertenece a nadie y al mismo tiempo es de todos, y por este determinante motivo solo encuentra sosiego en el dolor.

Pero escucharla cantar es un placer único, su actuación esta plagada de sutilezas y de torpezas, la gente se reía cuando caminaba bamboleándose, se acomodaba las tetas en el vestido o cogía la guitarra como si fuera la primera vez, yo disfrutaba viendo como jugaba con su pelo o le daba la intención exacta a sus letras y de su mirada esquiva al público que la idolatra y la consume, en el sentido mas estrcito de la palabra.

Espero de corazón que Amy se recupere en la medida de lo posible, y pase de ser una estrella de moda. Y tengo la esperanza que si eso sucede ella nos pueda entregar nuevo material tan rico y vivo como el  ya clásico  “Back to Black” y de esta manera poder seguir disfrutando de sus canciones.

Cuidemos a Amy, es muy frágil y no creo que podamos conseguir repuesto.

Me gustaría poder contarles alguna de mis historias musicales pero lamentablemente en este momento estoy en silencio.

Espero poder volver pronto a entretenerlos como siempre.

Un abrazo a todos.