Skip navigation

pescado.jpgPocas cosas afectan la cabeza como los sucesos vividos en la infancia, mas allá de que esta frase sea carne de la psicología creo que guarda mucho de razón ya que al día de hoy convivo con traumas y alegrías conseguidas por aquellos años de mi vida.
Recuerdo que cuando estaba por cumplir mis 11 años abandonaba mi período “kissero” (fan de Kiss) y comenzaba el período Rock nacional (manera Chauvinista de llamar a la música rock/pop en Argentina), por esos años estaban publicando discos maravillosos como “Pensar en nada” de León Gieco, “Peperina” de Seru Giran o “Kamikaze” de Luis Alberto Spinetta.
En el día de mi cumpleaños había fiesta en casa y unos amigos de mi familia llamaron a mi madre para preguntarles que quería de regalo, mi madre sabiendo el momento histórico por el que estaba pasando su hijo les dice muy suelta de cuerpo “algo de rock nacional”. Cuando llegaron a casa me entregaron el disco “Artaud” de Pescado Rabioso. Creo que Eugenio (el amigo de la familia en cuestión) al día de hoy no es consciente de lo que ocasiono en mi vida con dicho presente.
Empezemos por el título, el poeta maldito del siglo XX por excelencia!!!, yo ni sabía aún que el cantante de Pescado Rabioso había sido Spinetta y que tenía entre mis manos uno de los mejores discos de la música rock en Argentina.
Cuando escuché la primera canción “Todas las Hojas son del Viento” empecé a sentirme incomodo. Me gustaba pero no entendía porque, al llegar al segundo track, “Cementerio club” me di cuenta de que estaría condenado de por vida a escuchar ese disco, como lo estoy haciendo mientras escribo esto.
Deje de ser niño, ya no podía pensar mas en jugar después de escuchar los llantos de “A Starosta el idiota”, mis amiguitos no podían soportar una sola escucha del disco, buscaban excusas para volver a la calle, a ser niños normales y no enfermitos que disfrutaban de frases como “si te ofrezco ser carne de tu cuerpo”.
No se si Eugenio fue el causante de un trauma o no, solo se que voy a estar eternamente agradecido por poner ese disco en mis manos tan joven y así tener mas tiempo para escucharlo durante toda mi vida.

“Sé muy bien que has oido hablar de mí
y hoy nos vemos aquí
pero la paz
en mí nunca la encontrarás”

“La Sed Verdadera” Luis Alberto Spinetta

Anuncios

7 Comments

  1. Doctor, buena elección. Yo no sé si con la música conviene hacer clasificaciones, pero en caso de hacer una, no limitaría a Artaud al conjunto de “grandes discos del rock argentino” sino, simplemente, al de “grandes discos”.

    Otra cosa: lo imagino a usted, con once años, jugando con los autitos mientras que con vocación de castrati aflauta la voz para entonar la “Cantata de los puentes amarillos” y, le aseguro, empiezo a entender muchas cosas.

    Última cosa: ahora que escucho la Cantata, justamente para empezar a entenderlo, me pregunto: el pasaje donde dice:

    “y en el mar naufragó
    una balsa que nunca zarpó
    mar aquí, mar allá”

    ¿Es un abierto enfrentamiento con nuestra otra gran luminaria de la música, el tan querido “Tango”?, ¿eh? Eche luz sobre este interrogante, doctor, eche luz. Háblenos sobre el costado provocador de Luis Alberto.

  2. La mejor medicina disponible para la enfermedad causada por Artaud el poeta y por el disco homónimo de Pescado Rabioso (y, con viento a favor, para librarse del culto a Spinetta) es asomarse al inescapable proyecto del poeta Luis Almirante Brown en este link

    Este medicamento es de venta libre.

  3. Dear Morsa:
    No creo que haya enfrentamiento alguno, Tanguito fue una estrella fugaz en el firmamento del rock, y el merito real de la Balsa es de Nebbia.

    Camilo:
    Sabes que Spinetta es uno de los grandes para mi, pero puedo decir que Almirante Brown sabe combinar mejor que nadie lo sublime con lo popular.

    Abrazos a todos.

  4. Muy piola tu vieja!

  5. muy buen post 🙂
    un abrazo y gracias a dios fue pescado rabioso y no palito ortega

  6. Hey…Bienvenido al Club! Me llamo “Lorena” por Jugo de Lúcuma de INVISIBLE y las escenas de mi más tierna infancia tienen como banda sonora, la etapa más Artaudiana de Spinetta…y soy normal!!!!…solo de vez en cuando “..Oigo trinos, voces, oigo maaaas…” jajajajaja

  7. Lukum@: una alegría leer tu comentario, me alegra sentirme hermanado contigo gracias aun artista como Spinetta, se que no somos los únicos ni estamos solos en este mundo, te mando un abrazo.


One Trackback/Pingback

  1. By El Flaco « Bajo la influencia on 20 May 2008 at 12:56 am

    […] en Uncategorized En uno de mis primeros post les contaba la historia de un disco que me regalaron al cumplir los 11 años que me cambio completamente la cabeza, esa fue mi manera de entrar en la obra de uno de los […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: