Salte la navegación

Daily Archives: febrero 14th, 2008

imagen-1.png

Creo que del año 87 al 91 el 90% de música que escuche fue la obra de The Doors, supongo que esta banda le gusta a muchos de Uds. Pero lo que nos paso a mi y a mis amigos Gabriel y Camilo no es normal.
Estábamos totalmente fascinados por Jim Morrison. Analizabamos todo el material que existía sobre el, debo reconocer que Kerouac, Baudelaire, Rimbaud y muchos escritores llegaron a mi vida gracias a Jim Morrison.
Cuando salio la película de Oliver Stone la vimos 10 veces en 10 semanas. Mas de un sábado nos quedábamos en la casa de Camilo escuchando las canciones o leyendo sus poemas.
Y a su poesía es donde quiero llegar, cuenta la leyenda (y la peli de Stone) que para su cumpleaños numero 27 los técnicos del estudio le regalaron horas de grabación y Mr. Morrison se dedicó a recitar sus poemas con mucha tranquilidad, y por lo bien que se escucha su voz creo que con mucho placer.
En el año 78 los tres restantes miembros de la banda le pusieron música a esos poemas y el disco salió bajo el nombre de An American Prayer, este Título utilizado fue el mismo del tercer libro (y último) de poemas de Morrison. La edicion en cd apareció en 1995 con un par de bonus tracks.
Personalmente considero que Ray Manzarek y Cia. le siguen sacando mucho jugo al cadáver de Jim, pero este disco me parece una maravilla, el sonido y las técnicas de grabación habían mejorado mucho desde que ellos grabaron sus primeros discos, gracias a esto se puede escuchar a un Robbie Krieger muy inspirado y la bateria de Densmore que tiene ese sonido tan particular volvía a estar detrás de las palabras de Morrison.
La sensación que trasmite es que Morrison esta ahí, mas allá de que al ser un disco conceptual uno siente que esta en una misa, bastante pagana por cierto.
Mi mujer no olvidara nunca una noche cuando estábamos de novios, llegando a mi casa, yo completamente borracho puse el cassette y le recite el disco entero. Teniendo en cuenta que mi ingles no es lo que se dice una maravilla el espectáculo debió de ser bastante grotesco.
Mas allá de esta simpática y degradante anécdota les recomiendo que escuchen este disco y se sumerjan en el mundo que crea Morrison con sus palabras.

Prefiero una Fiesta de Amigos
a una Familia Gigante (Jim Morrison Dixit)