Skip navigation

tom_waits_1978.jpgHace muchos años, allá por 1988, Argentina disfrutaba de una joven democracia en crisis y de uno de los mejores momentos de la emisora de radio Rock & Pop. Una emisora que me permitió descubrir mucha de la mejor música que escuche en mi vida, y entre los programas que tenia uno de mis favoritos se emitía los lunes por la noche, la mejor manera de terminar el peor día de la semana.
Se llamaba Scoop y lo conducía el periodista Sergio Marchi, y allí sonaba la música menos comercial y mas extraña del momento, entendamos que en la Argentina de aquella época casi todo era nuevo, los años de los militares hicieron que mucha música no llegara o fuera súper clandestina y al alcance de pocos. El punk, el ska y el reggae eran casi una novedad. Una noche estaba en mi pequeño cuarto y el invitado al programa era Andrés Calamaro. Ahora adorado por masas pero en aquella época pasaban un poquito de su arte. Andrés hacia sus discos con perfil bajo, producía a la mitad de las bandas nuevas de Argentina y escuchaba mucha música como buen melómano que es.
Esa noche presentaba a uno de sus artistas favoritos pinchando temas de sus discos, ese artista era Tom Waits.
Recuerdo con el enorme respeto que Calamaro hablaba sobre Waits, la admiración que sentía y la profunda descripción que hacia de su música, en el momento que sonó Downtown Train (del disco “Raindogs”) me estremecí al escuchar la voz de este personaje desconocido hasta ese momento para mi (El gran Tom empezó en los tempranos 70) y me quede completamente tarado.
La noche avanzo, yo vampirizaba cada palabra, anotaba cada título de disco o canción de la que hablaban mientras le daba al rec de mi panasonic doble casetera (tecnología de punta en aquel momento) para guardar fragmentos de la obra de este artista. El programa termino con “Tom Traubert’s Blues” y recuerdo que me quede helado frente al equipo escuchando la canción mas triste del mundo. La voz, los arreglos y hasta la duración (6.40) convertían esa pieza en la balada mas desoladora de mi historia personal.
Al día siguiente me mande grabar Raindogs y Heartattack and Vine a una disqueria amiga (era lo común para la época de la hiperinflación) y comencé el recorrido en la historia de uno de los artistas mas importantes de mi vida, y de la vida de muchos que conozco.
Hace unos años pude concretar junto con un gran amigo tan fan como yo el sueño de poder verlo en vivo, conseguir los tickets fue una aventura que me encantaría que el relate alguna vez.
La ciudad elegida fue Amsterdam, nuestra ubicación: fila 4. Waits traía de guitarrista al gran Marc Ribot (tremenda yapa!), recuerdo que antes de entrar nos temblaban las rodillas y cuando apareció en escena y lo vimos, enorme, como a punto de desarmarse dejando su garganta en los primeros acordes de “Hoist That Rag”y lo primero que vino a mi mente fue aquella noche del ’88 en mi pequeño cuarto.

“El diablo no existe, es solo dios cuando esta borracho” (Tom Waits dixit)

Anuncios

12 Comments

  1. Felicidades Martín, no he oído nada sobre hombre en mi vida, pero “leyéndote” me han entrado ganas. Adelante con tu blog transmite mucha pasión por la música y buen rollo.
    Susana (colega de Marcela)

  2. hoy no estoy como para escuchar temas de Waits aunque sabes que me encanta, disfrutare el video otro dia…

  3. Milone!!
    Me gusta, me gusta… La estética, el tema, tu conocimiento, tus historias 😛
    Mucha suerte!!
    Un besote, muak! 🙂

  4. no te olvides de cocteau.

  5. Doctor, me gustaría aprovechar esta oportunidad para hacerle una pregunta. ¿Qué hay de cierto en lo que se rumorea por algunos barrios porteños, sobre todo en Barracas y Boedo, de que el viejo Tom moldeó su voz en los baños públicos de la estación Constitución, a puro vicio de hombres promiscuos y barriobajeros, allá por los tardíos 60´? ¿Qué hay de cierto entre el encuentro íntimo entre Tom y Tanguito? ¿Es verdad que se bajó en balsa desde Los Angeles, y eso inspiró a nuestro siempre estimado Tango? Y de ser así, ¿cruzó por el estrecho de Magallanes o por Panamá? En varias ocasiones escuché estas leyendas, aunque nunca les di crédito. Tal vez usted pueda ayudarme a develar (o desvelar, si lo prefiere) cuánto de fiable hay en ellas.
    Estamos de acuerdo en que las anécdotas sobre el artista son accesorias e irrelevantes, aunque no por eso a uno, que es un ser irrelevante también (y muchas veces accesorio, todo sea dicho), le dejen de interesar estas notas de color.
    Siga así, que lo estamos leyendo atentamente.
    Y lo dicho antes: cuídese.

  6. Probablemente sea una buena opción amenizar la lectura con la escucha de este y otros muchos artistas que seguramente aparecerán o no, mechados con historias, delirios y porque no otras cuestiones. Poco menos de media hora todos los lunes para hacer sangrar los oídos, destapar corazones y pasar el rato. Si quieren formar parte del club, visiten http://www.musicamaldita.multiply.com

    salud! y por muchas más historias.

    Mr G

  7. Mr G: Felicitaciones para usted tambien!!! Los gustos hay que darselos en vida.

    Querida Morsa: Todo lo que usted cuenta es cierto, lo que sucede es que la CIA trata de mantenerlo oculto, como el secreto de que las manos de Peron, en realidad, eran las de Pappo.
    Un abrazo y lo de cuidarme lo intento vagamente.

    Y Cocteau Twins tendra un capítulo seguramente, no lo dudes.

    gracias a todos por seguir aqui.

  8. ¿porque no veo el video desde pc?

  9. Wolf:
    No deberías tener ningun problema con el video, es solo un enlace a youtube, aqui te envio el link

  10. Me ha encantado el blog, engancha la forma que tenés de escribir.
    No existen los músicos frustrados, siempre surgen nuevas formas de encontrar satisfacción, como por ejemplo esta.
    Un abrazo muy fuerte para “ambos dos”.

  11. Probablemente sea Hoist the rag una de mis canciones favoritas. Siempre he sentido predilección por los artistas malditos. Como Les fleurs du mal, Waits me ha acompañado durante mucho tiempo, poniendo banda sononora a esta vida que, sin ella, casi carece de sentido.
    Te envidio (envidia sana) por haber podido ir a ese concierto y por haber vivido esas experiencias que cuentas. Ojalá Waits vuelva pronto a Europa. Tuve la suerte de ver a Nick Cave en mi ciudad hace casi un año y, no paro de imaginar, que algún día podré ver a Waits. Si toca Hoist the rag pensaré que la vida vale la pena.
    Saludos

  12. Por un momento me senti en esa habitacion descubriendo este maravilloso “Tom Traubert’s Blues”. Gracias drvicious.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: