Skip navigation

Monthly Archives: febrero 2008

109173275_86328d034d.jpgAllá por el año 1986 en Argentina empezaron a generarse toda clase de tribus urbanas, después de la dictadura todo joven se sentía con ganas de ser libre y salir a la calle vestido como le saliera de los huevos. Empezaron a aparecer, Punks, Skins, una moda local llamada “Cubanos” que mezclaba el corte de pelo Mullet con los Rolling Stones circa 1981 de una manera muy bizarra, pero la tribu mas llamativa de todas eran los Dark.
Esta tribu prolifero por la popularidad de la banda The Cure en Argentina, Vengo un país que acostumbra fanatizarse con ciertos grupos a niveles extremos (Ramones y Megadeth son claros ejemplos) bandas que afuera tocaban en salas pequeñas allí llenaban estadios.
Yo sin llegar a ser un dark en el look me sentía identificado musicalmente con ese estilo, gracias a ellos llegue a bandas como Bauhaus, Joy Division o los enormes Echo & the Bunnymen. Y una banda en particular que fue mi cortina amorosa durante años, los maravillosos Cocteau Twins.
Recuerdo que tenía un amigo que se llamaba Jorge pero todos lo apodábamos Goma, en el grupo lo despreciaban bastante ya que el personaje era un poco ruin, para mi no era mala gente y coincidíamos mucho en los gustos musicales.
Un día este muchacho me trae una cinta maltrecha que ya había soportado unas mil grabaciones, cuando me la entrega me dice “es como si cantara un ángel”. La lleve a casa y cuando la puse confirme lo que me decía, lo que sonaba no era de este mundo bajo ningún aspecto. la voz, la instrumentación, lo etéreo de su sonido, era algo absolutamente único y genial.
El disco en cuestión era “Treasure” y como su nombre indica era un tesoro real y concreto. Mas allá de lo maravilloso que era este trabajo como obra artística el efecto que causaba su escucha en las féminas era maravilloso, era mejor que cualquier afrodisíaco. Demás esta decir que este disco fue música de fondo de muchos de mis momentos amatorios.
La carrera de esta banda continuo con discos muy buenos (“Victorialand” es uno de ellos) y hasta conocieron La fama en los primeros 90, pero nunca llegaron a repetir la maravilla que lograron con aquel disco.

Y los recuerdos que aparecen en mi mente mientras lo escucho son dulces, amables y ajenos al odio, algo bastante parecido al amor.

Anuncios

pescado.jpgPocas cosas afectan la cabeza como los sucesos vividos en la infancia, mas allá de que esta frase sea carne de la psicología creo que guarda mucho de razón ya que al día de hoy convivo con traumas y alegrías conseguidas por aquellos años de mi vida.
Recuerdo que cuando estaba por cumplir mis 11 años abandonaba mi período “kissero” (fan de Kiss) y comenzaba el período Rock nacional (manera Chauvinista de llamar a la música rock/pop en Argentina), por esos años estaban publicando discos maravillosos como “Pensar en nada” de León Gieco, “Peperina” de Seru Giran o “Kamikaze” de Luis Alberto Spinetta.
En el día de mi cumpleaños había fiesta en casa y unos amigos de mi familia llamaron a mi madre para preguntarles que quería de regalo, mi madre sabiendo el momento histórico por el que estaba pasando su hijo les dice muy suelta de cuerpo “algo de rock nacional”. Cuando llegaron a casa me entregaron el disco “Artaud” de Pescado Rabioso. Creo que Eugenio (el amigo de la familia en cuestión) al día de hoy no es consciente de lo que ocasiono en mi vida con dicho presente.
Empezemos por el título, el poeta maldito del siglo XX por excelencia!!!, yo ni sabía aún que el cantante de Pescado Rabioso había sido Spinetta y que tenía entre mis manos uno de los mejores discos de la música rock en Argentina.
Cuando escuché la primera canción “Todas las Hojas son del Viento” empecé a sentirme incomodo. Me gustaba pero no entendía porque, al llegar al segundo track, “Cementerio club” me di cuenta de que estaría condenado de por vida a escuchar ese disco, como lo estoy haciendo mientras escribo esto.
Deje de ser niño, ya no podía pensar mas en jugar después de escuchar los llantos de “A Starosta el idiota”, mis amiguitos no podían soportar una sola escucha del disco, buscaban excusas para volver a la calle, a ser niños normales y no enfermitos que disfrutaban de frases como “si te ofrezco ser carne de tu cuerpo”.
No se si Eugenio fue el causante de un trauma o no, solo se que voy a estar eternamente agradecido por poner ese disco en mis manos tan joven y así tener mas tiempo para escucharlo durante toda mi vida.

“Sé muy bien que has oido hablar de mí
y hoy nos vemos aquí
pero la paz
en mí nunca la encontrarás”

“La Sed Verdadera” Luis Alberto Spinetta

27_club_poster.jpgSolamente en el rock puede darse algo tan morboso como el 27 club, a esta entidad pertenecen Jimi Hendrix, Kurt Cobain, Brian jones, Janis Joplin y Jim Morrison, todos estrellas de rock que murieron a esa edad.
En un post anterior de este blog, mi querido amigo Morsa a la Deriva comentaba lo siguiente: “Yo estoy de acuerdo en que muchos artistas tienen el don de trasformar su dolor en energía creativa. Sin embargo, es importante que dejemos claro que si bien muchos talentosos han sido desgraciados, la desgracia no garantiza el éxito.” Yo estoy completamente de acuerdo con este comentario, no por ser un joven depresivo guitarrista te llegará un contrato discográfico caído del cielo, quizás y solo quizás, esto sucederá si tienes una pizca del talento de Nick Drake o Kurt Cobain.
Hay algunas situaciones que el rock supo reflejar de manera muy simpática, los divorcios, los nacimientos y los amores sanadores.
Sabemos que muchos clásicos surgieron de divorcios, Blood on the tracks de Bob Dylan, Sea Change de Beck son claros ejemplos de discos que reflejaron la pena del artista de una manera maravillosa, los de resurrecciones amorosas no suelen correr con la misma suerte, tienden a ser blandos y demasiado ñoños para el gusto de los fans que suelen dar la espalda al artista cuando esta enamorado… Celos quizás?
Y los de nacimientos siempre tienden a ser grandes relatos del descubrimiento de la vida, la belleza, la pureza y demás cuestiones. De este tipo de trabajos rescato el demente disco electrónico que grabo el cantante de Café Tacuba junto con su mujer bajo el nombre de Sizu Yantra, unas nanas muy tecno acompañadas de unos dibujos Animados muy simpáticos que imagino serán las delicias de ese niño.
Lo terrible es cuando el disco es la prueba viva de que el artista esta fatal y tiene pensado pasarse al otro barrio. El Pink Moon de Nick Drake o el ultimo de Elliot Smith (no se lo querían editar, se suicido y , oh sorpresa, se publicó!) la sensación de impotencia ante tanto dolor convierte a esas canciones en clásicos culposos, que nos atormentan de la misma manera que nos dan placer.
Para cerrar me gustaría citar a Hernan Casciari cuando cuenta que la hermana de Astor Piazzolla se quejo que su hermano no mando ni siquiera flores al velatorio de su padre. al igual que Hernán creo que hizo algo un poco mas interesante, se encerró en su hotel de Nueva York durante 2 días y al salir tenia compuesta una bonita pagina musical llamada Adiós Nonino, que considero humildemente que es un poco mas sentida que un ramo de rosas.

renato_russobmp.jpg

No tengo una gran relación con mi padre, de hecho en este momento no tengo relación alguna. Mas allá de ser un personaje con el que tuve contacto durante muy poco tiempo en mi vida, el tipo fue responsable de dos momentos determinantes. El primero es la nacionalidad italiana que me permite vivir en Europa y el otro es Legião Urbana.
Quizás les resulte gratuito lo confesional de la introducción de este post, pero es necesario conocer ciertos elementos para poder entender mejor la historia. Mis padres eran dos hippies de quince años que se separaron cuando yo nací. De pequeño tuvimos muy poco contacto y nuestro reencuentro real se postergo hasta mis 21 años, a esa edad emprendí un viaje a Brasil para pasar mi primera temporada con el, allá por los primeros ’90.
Hice 48 hs. de carretera con todas las expectativas que acarreaba semejante encuentro. Y en el momento que baje del autobús y lo ví sabia que empezaba algo determinante en mi vida.
Al llegar a su casa sacamos una botella de vino y empezamos la tertulia. Poner al día tu vida a un padre que casi no conoces no es tarea fácil, Entonces – como corresponde en estos casos – pusimos música de fondo para amenizar un poco la velada confesional.
En aquel año recién acababa de publicarse el disco “V” de Legião Urbana,  y el corte de difusión era el tema “O Teatro dos Vampiros”. Recuerdo estar hablando y no poder seguir el hilo de la conversación porque estaba interesando mas en la canción de fondo que nuestras historias personales. Le pregunte a mi padre quienes eran y el me empezó a hablar maravillas de la banda y su cantante, Renato Russo.
Después de pasar tres meses allí ya dominaba el portugués y podía empezar a leer algunas cosas.  Y que mejor manera de practicar el portugués que con canciones. La primera letra que traduje fue la de dicha canción, y descubrí que lo que contaba era exactamente lo que me hubiera gustado decirle a mi padre aquella primera noche, era la declaración de intenciones perfecta, Una letra resumía una vida, y de una manera deliciosa y encantadora.
En repetidos viajes me hice de toda la discografía de la banda y me fanatice profundamente con el grupo. Sus discos son geniales, la evolución artística es tremenda, pero su fuerte son las letras. Uno esta acostumbrado a asociar el portugués brasilero a música mas ligera o de poco contenido. Renato Ruso para mi es lo que Vinicius de Moraes o Caetano Veloso fueron a la Bossa Nova, un poeta con todas las letras.
Y cuando menos te lo esperas, en los primeros días de octubre del ’96 me llega la triste noticia de que Renato Russo había muerto. Recuerdo estar caminaba por la calle Corrientes y la tristeza mas profunda me embargo. Los siguientes días no pude hacer otra cosa que escuchar sus últimos discos. Sabíamos que Renato tenia sida y el llevaba su relación con la muerte a su manera, con arte, la mejor anestesia que conozco para el dolor.
Años después de su muerte sus canciones me acompañan en el ipod y me llenan de satisfacción y placer al escucharlas.
Grabo dos discos solistas, uno en italiano y otro de versiones, entre las que destaco el cover de “Cherish” de Madonna y una hermosísima versión de “Clothes of sand” de Nick Drake que corta el aliento.
Si quieren sumar algo bueno e increíble a sus vidas, prueben con Legiao Urbana.

imagen-1.png

Creo que del año 87 al 91 el 90% de música que escuche fue la obra de The Doors, supongo que esta banda le gusta a muchos de Uds. Pero lo que nos paso a mi y a mis amigos Gabriel y Camilo no es normal.
Estábamos totalmente fascinados por Jim Morrison. Analizabamos todo el material que existía sobre el, debo reconocer que Kerouac, Baudelaire, Rimbaud y muchos escritores llegaron a mi vida gracias a Jim Morrison.
Cuando salio la película de Oliver Stone la vimos 10 veces en 10 semanas. Mas de un sábado nos quedábamos en la casa de Camilo escuchando las canciones o leyendo sus poemas.
Y a su poesía es donde quiero llegar, cuenta la leyenda (y la peli de Stone) que para su cumpleaños numero 27 los técnicos del estudio le regalaron horas de grabación y Mr. Morrison se dedicó a recitar sus poemas con mucha tranquilidad, y por lo bien que se escucha su voz creo que con mucho placer.
En el año 78 los tres restantes miembros de la banda le pusieron música a esos poemas y el disco salió bajo el nombre de An American Prayer, este Título utilizado fue el mismo del tercer libro (y último) de poemas de Morrison. La edicion en cd apareció en 1995 con un par de bonus tracks.
Personalmente considero que Ray Manzarek y Cia. le siguen sacando mucho jugo al cadáver de Jim, pero este disco me parece una maravilla, el sonido y las técnicas de grabación habían mejorado mucho desde que ellos grabaron sus primeros discos, gracias a esto se puede escuchar a un Robbie Krieger muy inspirado y la bateria de Densmore que tiene ese sonido tan particular volvía a estar detrás de las palabras de Morrison.
La sensación que trasmite es que Morrison esta ahí, mas allá de que al ser un disco conceptual uno siente que esta en una misa, bastante pagana por cierto.
Mi mujer no olvidara nunca una noche cuando estábamos de novios, llegando a mi casa, yo completamente borracho puse el cassette y le recite el disco entero. Teniendo en cuenta que mi ingles no es lo que se dice una maravilla el espectáculo debió de ser bastante grotesco.
Mas allá de esta simpática y degradante anécdota les recomiendo que escuchen este disco y se sumerjan en el mundo que crea Morrison con sus palabras.

Prefiero una Fiesta de Amigos
a una Familia Gigante (Jim Morrison Dixit)

nick_drake_portrait_from_bonanza.jpg

Todo comenzó cuando me dirigía en autobús a mi trabajo en televisión en el turno noche. Como era costumbre para mi walkman la sintonía estaba clavada en la radio Rock and Pop, mediaba el año ’98 y Eduardo de la Puente conducía un programa los viernes donde cada tanto sonaba algo interesante. Mi mente estaba en cualquier parte cuando anunció que el próximo tema era de un artista de los primeros ’70, muy poco conocido, que había grabado unos pocos discos y que uno de los motivos por los cuales fracaso en su momento fue el pánico escénico que sufría. Entonces fue cuando empecé a prestar atención.
Lo que sonó a continuación fueron los primeros acordes de “One of these things first” de Nick Drake. La maravillosa sensación que tuve al escuchar esa melodía no la puedo olvidar. La frágil voz con el piano de fondo eran una combinación perfecta, sutil, única.
Un par de dias después me acerqué a una tienda de discos en la mítica galería Bond Street y le pedí al encargado (uno de esos melómanos de toda la vida) que me recomendara algo de Drake. Le quedaban dos discos, “Bryter Later” y “Five Leaves left”. Le pregunté humildemente cual le parecía mejor, en ese momento ví en su cara esa sonrisa que se tiene ante la inocencia. Me dijo que el no podía decidirse por ninguno, que los dos eran geniales. En ese momento llegué a pnsar que se trataba de una estrategia de venta. 10 años después lo entiendo perfectamente porque me pasa exactamente lo mismo. No puedo decidirme cual de los dos me gusta mas.
Me fanatizé tremendamente con su obra (solo tiene 4 discos y uno de ellos es una compilación de cosas que quedaron grabadas antes de morir) Esos discos son clásicos eternos, piezas geniales de un artista único.

Aparte del material oficial hay un disco pirata bellísimo (con muy mal sonido) que se llama “ Tanworth in Arden 67/68” y son unas grabaciones caseras donde hay temas propios y versiones. Más allá de la baja calidad del sonido su escucha es muy agradable e íntima. deja ver perfectamente el génesis del artista.
En Madrid tuve la oportunidad de ver el documental “A skin too few” que hasta el día de hoy es el único referente audiovisual de su obra, El film comienza con gente hablando sobre  las emociones  que provoca la música  de Nick drake en sus vidas, la declaración que más me gusto es la de un sujeto que dice la siguiente frase:  “si al entrar a la habitación de una chica ve que tiene un disco de Nick Drake probablemente le pida matrimonio”.
Aquellos que conocen su obra saben de que hablo, y los que no les aconsejo de corazón que no pierdan más tiempo.

roughtrade4601.jpg

Creo que una de las cosas que más disfruto en la vida es pasarme largos ratos en tiendas de discos, revisar bateas es el único deporte que practico.
Con los años desarrolle un método de combinación de dedos para pasar los cds a gran velocidad y deslumbrar a los frikis como yo que me rodean. Soy peor que las viejas en toda estantería de rebajas que se precie, mucho de mi mejor material estaba entre discos horrorosos de T’pau o F.R. David (autor de la canción que más detesto en el mundo) a uno o dos euros/pesos.
Recuerdo que cuando vivía en Buenos Aires tenía un circuito montado de recorrida de disquerias, mis amigos me odiaban porque los hacia parar veinte veces para encontrar alguna perla entre tanta porquería.
Cuando comenzó la crisis en Argentina empezaron a cerrar las disquerias. Desde las mas pequeñas hasta el gigante Tower Records, remataban sus discos a precios ridículos. Recuerdo que salía con más de diez discos en la mano, encantado por poseer tanto arte pero espantado porque también estaban rematando el país.
Y aquí en España cada vez que tengo que hacer algo de tiempo me meto en alguna disqueria, sufrí como un condenado cuando cerraron la grandiosa Madrid Rock para poner el local mil millón de Bershka. Hace poco en una que se llama Melocotón logre juntarme con un disco que venia buscando desde hace años, “Miguel Abuelo et Nada” el disco que grabo Miguel Abuelo en Francia allá por el año 1974, mi sonrisa al salir del local era gigante.
Ahora en los tiempos del download practico mucho menos el revolver físicamente, pero creció virtualmente. La web es un lugar maravilloso para encontrar todo lo que quieras de tus artistas favoritos. Imágenes, canciones, letras, afiches y todo lo que se les pueda ocurrir. Una de mis principales intenciones con este blog es esta, darles solo un par de links básicos para que ustedes puedan empezar a revolver, buscar y hasta obsesionarse. Los enfermitos como yo se que pueden pasarse horas siguiendo material pirata de CAN o de David Ackles , y los que aun no comenzaron hagan la prueba, les aseguro que pasaran un buen rato.

Este post esta dedicado a Fabián y Marianito, dos amigos que aguantaban estoicamente esas caminatas en busca de la canción perfecta.

tom_waits_1978.jpgHace muchos años, allá por 1988, Argentina disfrutaba de una joven democracia en crisis y de uno de los mejores momentos de la emisora de radio Rock & Pop. Una emisora que me permitió descubrir mucha de la mejor música que escuche en mi vida, y entre los programas que tenia uno de mis favoritos se emitía los lunes por la noche, la mejor manera de terminar el peor día de la semana.
Se llamaba Scoop y lo conducía el periodista Sergio Marchi, y allí sonaba la música menos comercial y mas extraña del momento, entendamos que en la Argentina de aquella época casi todo era nuevo, los años de los militares hicieron que mucha música no llegara o fuera súper clandestina y al alcance de pocos. El punk, el ska y el reggae eran casi una novedad. Una noche estaba en mi pequeño cuarto y el invitado al programa era Andrés Calamaro. Ahora adorado por masas pero en aquella época pasaban un poquito de su arte. Andrés hacia sus discos con perfil bajo, producía a la mitad de las bandas nuevas de Argentina y escuchaba mucha música como buen melómano que es.
Esa noche presentaba a uno de sus artistas favoritos pinchando temas de sus discos, ese artista era Tom Waits.
Recuerdo con el enorme respeto que Calamaro hablaba sobre Waits, la admiración que sentía y la profunda descripción que hacia de su música, en el momento que sonó Downtown Train (del disco “Raindogs”) me estremecí al escuchar la voz de este personaje desconocido hasta ese momento para mi (El gran Tom empezó en los tempranos 70) y me quede completamente tarado.
La noche avanzo, yo vampirizaba cada palabra, anotaba cada título de disco o canción de la que hablaban mientras le daba al rec de mi panasonic doble casetera (tecnología de punta en aquel momento) para guardar fragmentos de la obra de este artista. El programa termino con “Tom Traubert’s Blues” y recuerdo que me quede helado frente al equipo escuchando la canción mas triste del mundo. La voz, los arreglos y hasta la duración (6.40) convertían esa pieza en la balada mas desoladora de mi historia personal.
Al día siguiente me mande grabar Raindogs y Heartattack and Vine a una disqueria amiga (era lo común para la época de la hiperinflación) y comencé el recorrido en la historia de uno de los artistas mas importantes de mi vida, y de la vida de muchos que conozco.
Hace unos años pude concretar junto con un gran amigo tan fan como yo el sueño de poder verlo en vivo, conseguir los tickets fue una aventura que me encantaría que el relate alguna vez.
La ciudad elegida fue Amsterdam, nuestra ubicación: fila 4. Waits traía de guitarrista al gran Marc Ribot (tremenda yapa!), recuerdo que antes de entrar nos temblaban las rodillas y cuando apareció en escena y lo vimos, enorme, como a punto de desarmarse dejando su garganta en los primeros acordes de “Hoist That Rag”y lo primero que vino a mi mente fue aquella noche del ’88 en mi pequeño cuarto.

“El diablo no existe, es solo dios cuando esta borracho” (Tom Waits dixit)

Después de llevar trabajando mas de un año en este mundo de la Web mi insoportable ego me obligo a comenzar un blog. Y aquí estamos.
Lo había intentado antes, cuando solo Internet era una parte nada fundamental de mi vida, un solo post sobre un básico top five y nada mas, no entendía, no me anime. No sabia.
Ahora vivo conectado a Internet mas de la mitad de mi día (modestamente) y mas allá de mi trabajo conocí un mundo interesante, genial y caótico. Eso si, básicamente extraño y lleno de confusión, esto hace que me sienta tan identificado que no pueda evitar estar enganchado.
El tema recurrente será la música. Todo el que me conoce sabe que no puedo vivir sin ella, y los que no lo irán descubriendo. Soy un músico frustrado y la única forma que encontré de neutralizar esa amargura es escuchando, investigando, descubriendo y casi siempre sobrevalorando artistas.
Lógicamente para mi generación la forma que tomo este arte se llamo rock, pero luego con los años llego algo de jazz y con la desilusión amorosa el tango. Pero en ambas áreas estoy en pañales, el tema que domino bastante es aquel que comenzó a mediados del siglo XX y que continua al día de hoy, algo marchito y comercial pero siempre presente.
Probablemente hablare mas del pasado que del futuro. No creo descubrir nada diciendo que el periodo mas fructífero se dio entre los años 60 y 70. Por otra parte hubo gente que durante los 80 y 90 lograron hacer cosas grandes, casi todo ellos consiguieron esto escapando a los solos de saxo y los sintetizadores.
Y probablemente esto sea mas que un blog porque la imagen también es otra parte fundamental de mi vida y trabajo en ella desde hace ya mas de 18 años. Pero no nos adelantemos y dejemos fluir el asunto, a ver que pasa.
Espero poder superar este primer post.

P.D. : todo parecido con Nick Hornby es real, obvio y lógico, a el esta dedicado este blog.